Blanc D’Ivoire

De nuevo el encanto y la delicadeza del estilo francés, de la mano de Blanc D’Ivoire. No sé ni cómo había olvidado esta firma, más bien creo que estaba convencida de que ya había escrito sobre ella, y es que en mi casa tengo tres piezas nada despreciables de la misma. La cómoda y mesilla de la habitación de mi hija mayor y una butaca en el salón.

Me resulta curioso que bajo el nombre de esta firma se encuentra una diseñadora de moda, Monic Fischer. Quizá por ello tiene tanto éxito, ya que imprime un aire diferenciador a sus colecciones, como la gama de colores inéditos que Blanc d’Ivoire presenta. Sus colecciones se definen como armoniosas, delicadas, bellas, pero también prácticas, en su filosofía está el no querer “casas museo” sino las que se adaptan a la vida cotidiana de aquellos que las habitan.

En cuanto a materiales y acabados, doy fe de que son de buenísima calidad. Volviendo a mi propia experiencia, para la habitación de mi hija compré cuando nació una cómoda y una mesilla seducida por una increible pátina en un verde poco común, más bien apagado. Cierto es que no era muy infantil, pero sí algo que le serviría hasta que fuera mayor; sólo he tenido que cambiar los tiradores para adaptarla a su edad, y el resultado ha sido asombroso.

(más…)