Suma Cruz

Ayer falté a mi cita con vosotros y es que no consigo ponerme al día. Me han salido varios proyectos de obra y decoración (o están en vías de serlo si es que aprueban los presupuestos, crucemos los dedos); por otro lado, mis hijas acaban de empezar el instituto porque las fiestas del pueblo terminaron el martes. El mismo día, el seguro pintó el garaje y el cuarto de la plancha debido a la inundación que sufrí este verano, tengo que llamar para que vuelvan, menudo cuadro tengo ahí abajo, el cuarto de la plancha ya está operativo, pero en el garaje me han hecho una chapuza integral. No culpo al pintor, el seguro no puede mandar a un solo hombre a currar durante 12 horas seguidas (esto es literal) y pensar que las cosas quedarán bien, no se han tapado las grietas, hay pegotes por todas partes y en lugar de ser la pared blanca parece que tengo estuco gris, vaya que se ha quedado monísimo :-( Ando como pollo sin cabeza, con mil cosas rondando mi cerebro que al final me hacen ser menos productiva de lo que quisiera. Y perdón por el rollo, pero qué bien viene desahogarse por aquí. Voy con lo os venía a contar.

Ayer por mañana bicheando por Instagram me topé con este vídeo de Westwing, que os pido que veáis (tan sólo os robará un par de minutos pero todo lo que yo pueda describiros en mi post, lo tenéis resumido ahí). Quizás la casa no sea del gusto de todos vosotros, o no os sintáis identificados, pero esto es lo que yo llamo una vivienda con personalidad, una casa con “duende”, de las que cuando entras identificas a la persona con el espacio.

Susana Cruz es la propietaria de la firma de joyas Suma Cruz. Si nuestra Reina Doña Leticia se fijó en ella para lucir sus diseños, no tengo que explicar hasta dónde ha llegado de alto empresarialmente hablando. Y aunque sus joyas y tocados son maravillosos, con ese aire antiguo, vintage y refinado, no vengo a hablaros de joyas sino de su casa con la que me topé y me quedé en shock.

Dentro de ella encontramos un universo de fantasía, de colecciones, de arte por doquier, piezas compradas por impulso que más tarde terminan por encontrar ubicación en su casa. Diría que son pocas las personas capaces de hacer esto con acierto y sobre todo con objetos tan originales, pero está claro que ella tiene vista.

Aunque ha creado distintos rincones en casa donde sentirse a gusto dependiendo de la actividad que vaya a realizar en cada momento, su pieza favorita es la mesa roja de bambú del comedor. No digo que no sea original, que lo es, pero a mí más me lo han parecido los dormitorios, sobre todo el infantil. En cuanto a filosofía estoy con ella, no soy de amueblar las habitaciones de bebé al completo puesto que necesitan muy poco y realmente el tiempo pasa rápido, es mejor invertir cuando son algo más mayores. Desde luego ella ha creado un espacio donde cualquier niño querría pasar horas jugando, es una habitación de cuento y lo que más me gusta es que no falta el arte, ni el moderno ni tampoco el clásico, porque no tienen por qué ser incompatibles con las zonas de juegos, las pizarras, los tipees o cualquier cosa que queramos poner en ellas.

El dormitorio principal también me parece súper original, ¿podríais dormir con unos cabezudos a los pies de la cama? yo no lo tengo claro, pero no puedo decir que el conjunto no me guste. Proceden de la tienda Gastón y Daniela de Madrid (al igual que el papel pintado), una vez adornaron el escaparate de la tienda y fueron retirados, Susana Cruz los adquirió en la tienda Rue Vintage 74.

Si queréis conocer un poco más, bajo las imágenes os he dejado unos links de un par de entrevistas muy interesantes con muchas más imágenes y de nuevo el vídeo de Westwing donde ella misma nos lo cuenta. Cambiando de tema y hablando de Westwing os contaré que si queréis daros un capricho pinchando en este link obtendréis un cupón de descuento de 20€ para vuestra primera compra, un pequeño aliciente para superar la cuesta de septiembre y preparar la casa para el otoño.

Os dejo, no sin antes deciros que mañana es el cumpleaños de mi hija mayor, no puedo creer que cumpla 15 años, ¿dónde fue a parar el tiempo? ¡Madre mía!

¡Feliz fin de semana! 

Imágenes: Nuevo Estilo, Con Botas de Agua, Westwing

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Antes de que se nos vaya el verano…

Las vacaciones han terminado, al menos para la mayoría de los mortales, sólo son unos pocos los que reservan sus días de descanso para septiembre, esto es un hecho. Y además el verano va llegando a su fin.

De repente en mi buzón de correo sólo encuentro mails presentándome las nuevas colecciones de otoño e invierno 2019-2020 y seguro que a muchos de vosotros os apetece perderos entre suaves y mullidas mantas, amorosos terciopelos, colores cálidos y apagados, o se os antoja la visión de una chimenea encendida,… pero yo sin embargo, me sigo aferrando al sol. Tampoco es que me guste vivir en un eterno 40 grados, eso no, pero el tiempo que está haciendo ahora es perfecto para mí. Me quedaría entre los 20 y 30 todo el año, parece que la que nació en Canarias fui yo y no mi marido :-)

Por otro lado y ya que el tiempo no se puede detener, quisiera de una vez volver a la rutina, que aunque no lo creáis por aquí aún no se ha dado el caso. Mis hijas empezaron ayer el instituto, pero sólo un par de horitas para hacer el reparto de clases, tutores y profesores. Hoy tienen clase normal, pero esta noche empiezan las fiestas del pueblo, así que otra vez vacaciones, cinco días de asueto, por si no hubieran tenido ya bastante ¿os lo podéis creer? Moraleja, hasta el miércoles de la semana que viene no empieza mi rutina normal.

Hoy os iba a hablar de tendencias para la próxima temporada, pero como sigo aferrándome a lo que me queda de anarquía veraniega os he traído una casa que respira precisamente eso, verano por sus cuatro costados.

La vivienda a la que han llamado Maison Amour, se sitúa en Jávea, pueblo del que me han hablado siempre muy bien pero al que nunca he tenido ocasión de ir. Fue construida en los sesenta por el arquitecto Manuel de Jorge y reformada posteriormente la interiorista Jessica Bataille. La casa conserva sus materiales originales, como los suelos de piedra natural o los grandes ventanales de madera de iroco que permiten disfrutar de las vistas al mar.

No han escatimado en color ni en estilos, sobre el blanco inmaculado de la casa destacan piezas en tonos rosas, turquesas, azules, verdes o amarillas, todas ellas entre lo vintage, lo mediterráneo, piezas recuperadas y eco. A parte queda la cocina de corte industrial, donde el acero es el protagonista pero que no resulta fría gracias a la mezcla con la madera.

La terraza es como un segundo salón, creo que sería mi parte favorita de la casa. Me gusta la idea de la alfombra plastificada (de Vical Home en Jessica Bataille), para tapar ese suelo horrendo y que se deteriora con facilidad (lo siento pero es el mismo que el de mi terraza, así que os hablo con uso de razón). En el salón interior, todo el protagonismo se lo lleva el escritorio antiguo pintado de rosa que contrasta con un ambiente predominantemente blanco tanto en paredes como en los sofás.

Me encantan los dormitorios, sobre todo el primero con su cama-barco, que aunque a priori pudiera parecer un diseño con mucho peso visual, este se ha aligerado gracias a su decapado en blanco. Las mesillas también han sido recuperadas y pintadas. El segundo dormitorio es una declaración de intenciones, la tabla de surf no da lugar a dudas de que nos encontramos en una casa frente al mar.

Imágenes vía Mi Casa Revista

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Naturaleza Muerta

Así encontré literalmente la naturaleza de mi jardín al llegar de vacaciones, muerta. Y yo que tanto me preocupaba en mi ausencia por mis plantas de interior, pues sólo tuve una baja, la pilea peperomioides, que ya he procedido a reponer. Cabía esperar este resultado, es una planta delicada y aunque la dejé con el viejo truco del cordón que llega a un cubo con agua para que se auto abasteciese, no funcionó. Pero dentro de mis plantas de interior, la considero un mal menor.

Pero ainsss! no me esperaba lo que iba a descubrir en el jardín, qué desolación, llegar a casa y verlo todo amarillo, quemado, chamuscado, cuando lo habíamos dejado frondoso y verde, se me cayó el alma a los pies. Tras 15 años de vivir en esta casa por fin habíamos conseguido tupir la valla del jardín que nos separa de los vecinos, no creáis que nos habíamos complicado mucho la vida, tan sólo teníamos plantado hiedra y jazmín (que son de crecimiento rápido) y en las esquinas dos bonitos madroños, pues todo ha muerto y lo curioso es que no es la primera vez, si no recuerdo mal es la tercera, siempre en agosto y siempre a causa de riego. Tenemos que volver a empezar de cero. Voy a pensar que el jardín está gafado :-(

Para los que como yo tengáis ciertos problemas con las plantas siempre podéis recurrir a una tendencia muy actual, la naturaleza muerta, más para interior que para exterior, pero la de cosas que he visto hacer con flores y ramas secas no tienen nada que envidiar a las naturales y jamás se os morirán porque ya lo están ;-)

En arreglos para las casas basta con un poco de imaginación, porque quedan bien en cualquier parte, en una damajuana, en un jarrón, en una jarra de loza, en cestos,… las posibilidades son infinitas. Quizás puedas coger las flores tu mismo en el campo y secarlas como toda la vida, basta con ponerlas boca abajo durante unos días y estarán listas para adornar. Si quieres algo un poco más elaborado en webs como Etsy, puedes encontrar infinidad de ramos ya hechos a precios muy económicos, (bajo las imágenes dejo los enlaces de dichos ramos). Particularmente me fascinan los grandes arreglos florales de naturaleza muerta que se han puesto de moda para las bodas formados por pampas, palmeras, flores secas,… son espectaculares, bien como parte de un photocall, como decoración de las mesas o incluso aquellos que cuelgan del techo (no sé si volverme a casar para poner uno bien grande. Madre mía lo que ha cambiado la película desde que yo me casé).

Y como delicado, me encantan las plantas y flores enmarcadas, pero creo que lo que más me llama es la delicadeza de esos pequeños marcos de cristal con el borde dorado. En general me gustan más las composiciones que poner uno exento y como los ramos, puedes hacerlos tú mismo o comprarlos ya hechos, depende de lo manitas que seas, aunque sinceramente no le veo complejidad alguna.

Pues lo dicho, menos mal que hay soluciones para todo y que además por mucho que se lleven las plantas en este momento, si no te ves capaz de cuidar de ellas no te preocupes, la naturaleza muerta también es tendencia y suplirá esa ausencia muy dignamente. Mirad qué espacios más bonitos se consiguen con ella, nada que envidiar a los que promueven la corriente “urban jungle” :-)

Imagen: Turbulences Deco

Imagen: Michelle Halford

Imagen: Etsy

Imagen: Etsy

Imagen: El Mueble

Imagen: Vogue

Imagen: theglitterguide.com

Imagen: plant-decor.decorationdesign.ga

Imagen: RAW Sunshine Coast

Imagen: Spruced Roost

Imagen: Batavia

Imagen: cheetahisthenewblack.com

Imagen: bloglovin

Imagen: salon.decorationforhome.xyz

Imagen: Green Wedding Shoes
Imagen portada vía: picclick.co.uk

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Vuelta a casa…

El domingo volvimos de nuestras vacaciones en Portugal y ya lo estoy echando de menos. Cuando tienes la oportunidad de pasar una semana aislado del mundo en una pequeña casa en medio de la nada (literalmente), donde las vistas al horizonte sólo son pinares y el mar al fondo, no quieres que aquello acabe, siempre vuelves a la ciudad con la amarga sensación de que hay otra manera mejor de vivir.

Allí eres feliz con mucho menos, viviendo más austeramente y apreciando las pequeñas cosas. Para empezar las casas no son muy grandes, al menos donde nos alojamos nosotros consistía en un salón con cocina integrada, dos dormitorios y un baño (ni siquiera disponía de armarios), pero era lo suficientemente apañada para sentirte confortable. Un huerto te suministraba alguna que otra verdura y en el pequeño mercado del pueblo podías abastecerte con la pesca del día. Para mí era gloria bendita pasar el día en la playa con una simple ensalada y una cerveza “sin” (en mi caso que no bebo alcohol), pasear, leer, charlar,… yo quiero esa vida “slow”.

Os he traído algunas imágenes de la casa que alquilamos en Melides, más del exterior que del interior porque dentro tampoco había gran cosa interesante decorativamente hablando, excepto por la viga que atravesaba el salón rescatada de la ruina original de 1947 donde ahora se sitúa la vivienda. También alguna foto mía mirando al mar, estado en el que me encuentro siempre que puedo cuando estoy cerca de él, ya sea en Portugal o en cualquier sitio de costa. Y algunas fotos de tiendas.

Melides es en realidad un pueblo pequeño así que tenían tres tiendas de decoración, una no logramos visitarla porque siempre estaba cerrada, de las otras dos subí Stories y los dejé en destacados en la carpeta “viajes” (por si queréis echar un vistazo). Tenían auténticas maravillas, aunque los precios no lo eran tanto. Se nota que estábamos pegados a Comporta y Troia, zonas que se han puesto muy de moda y por tanto repercute en todo.

También me llevaron a unas naves que estaban al lado de Praia do Cavalhal, Setubal, dos sitios para volverse loco lleno de antigüedades, piezas de derribo, cerámica, vidrio, etc. me quedé con ganas de traerme una lechera antigua y unos jarrones de cristal rosa, pero ambas cosas eran caras y de gran tamaño, así que me quedé con la miel en los labios.

Espero que disfrutéis con las imágenes y si os quedáis con ganas de más, de información o vídeos, ya sabéis dónde encontrarlos.

Feliz vuelta al cole para los que todavía andáis de vacaciones :-)

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Cómo integrar los hornos en tu cocina de diseño

Organizar los electrodomésticos en nuestra cocina de diseño no es siempre tarea fácil. Por este motivo, hoy os traigo una serie de consejos que os ayudarán a localizar el mejor lugar para integrar el horno en vuestra cocina.

No obstante, en primer lugar, deberéis tener presente que a la hora de escoger un horno es importante optar por aquellos que son eléctricos y pirolíticos, puesto que son los modelos que cuentan con mayores ventajas.

Los hornos eléctricos se caracterizan por posibilitar un control total de la temperatura en todo momento. Los hornos pirolíticos, por su parte, son aquellos que disponen de una función que permite eliminar la grasa a elevadas temperaturas, facilitando enormemente la limpieza interna del mismo.

A continuación, te propongo una serie de consejos prácticos para encontrar el mejor lugar para tu horno.

Atiende al diseño y al tamaño

A la hora de escoger el lugar más adecuado para el horno es fundamental tener en cuenta el diseño, el material y el tamaño del mismo. En función de estos aspectos, deberemos apreciar cuál es el espacio idóneo para este electrodoméstico, de manera que se ajuste a la distribución de los demás elementos de la cocina.

Un buen consejo para escoger un horno consiste en optar por acero inoxidable en aquellos casos en que los muebles de la cocina sean de color blanco. Asimismo, también puede ser interesante colocar un marco de un color más claro alrededor del horno, en función de las tonalidades del resto de muebles.

Contempla esconderlo 

Una buena fórmula para evitarse quebraderos de cabeza en la colocación del horno es escondiéndolo dentro de un armario. De esta forma, apartando los electrodomésticos de la vista, se consigue un espacio con rasgos minimalistas que potenciará una sensación de más libertad en el uso del espacio.

Colócalo sobre la encimera

Algunos hornos que presentan un estilo más vintage pueden estar perfectamente instalados encima de una encimera. En este sentido, si disponemos del suficiente espacio puede ser una buena alternativa, que dotará a nuestra cocina de una personalidad propia.

Empótralo

Sin duda, esta es la mejor opción si contamos con una cocina de dimensiones reducidas. De esta forma, al empotrar el horno en un mueble ganaremos en espacio y comodidad, dotando a la propia cocina de un aspecto más discreto y, sobre todo, más práctico.

Vuelve a lo tradicional 

En la mayoría de hogares, el horno se encuentra justo debajo de los fogones. De este modo, optar por esta localización siempre acaba resultando una buena idea. Así, colocar el horno en este lugar es, además de una apuesta segura, una manera de potenciar la comodidad y de ahorrar tiempo mientras cocinamos.

Innova

Si lo que buscas es una cocina original, con una distribución de los muebles y los electrodomésticos innovadora, lo mejor será que ahondes en tu propia creatividad para darle a cada objeto su lugar correspondiente. De esta manera, solo tendrás que atender a las características del propio espacio y, a partir de aquí, decidir cuál es el mejor lugar para tu horno. Además, ten presente que siempre podrás solicitar la ayuda de un profesional que te guíe en esta tarea.

Imagen portada vía

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Nuevo servicio: proyectos online. Salón en Barcelona.

Muchos son los que me preguntan por mis servicios, es probable que no lo tenga bien definido en el blog así que ya tengo tarea para este verano, pero os adelantaré en este post que yo los divido en tres ramas. Por un lado y el más obvio el que se genera a través de los post o las RRSS (colaboraciones con marcas, post patrocinados, etc.); por otra parte las obras, donde por supuesto no trabajo sola, ahí soy una pieza más de un equipo que lleva al frente de una empresa de reformas más de 40 años (son buenos, muy buenos); y por último mis proyectos de decoración, en estos sí estoy sola y hoy os quiero presentar el primero que hago online, ya que mi clienta no era de Madrid sino de Barcelona.

De las necesidades surgen las oportunidades, esto es una realidad como un templo. Hasta ahora siempre me habían salido proyectos de decoración en la capital, parte de los servicios que ofrezco es acompañar al cliente a las tiendas y claro, eso en otras provincias se me hace imposible o tendría que tener unas tarifas desorbitadas ;-) Hace un tiempo contactó conmigo una chica de Barcelona pidiéndome si le ayudaba a cambiar su salón, me dije ¿y por qué no? Le expliqué cómo había trabajado hasta el momento y si no le importaba hacerlo de manera online, por mí no había ningún problema, aceptó de buena gana.

Los primeros pasos son prácticamente iguales tanto para un proyecto presencial como online, la única diferencia es que en este último caso es el cliente el que me envía las fotos y las medidas en lugar de desplazarme yo a la vivienda. La charla que tendría con la persona para conocer gustos estéticos, qué busca con el cambio, qué necesidades tiene, etc, lo hago igualmente, pero por email en el caso de online.

Una vez tengo el plano, las fotos y una idea de lo que quiere la persona, me pongo con lo que más me gusta, la búsqueda de piezas. Para llegar a lo que veréis bajo estas líneas, mi clienta recibió unas diez presentaciones diferentes. Por ejemplo, con la mesa de comedor, el mueble de televisión, la vitrina y las sillas acertamos a la primera o segunda propuesta, pero con la mesa de centro tuvimos más problemas. Mi clienta ya había comprado el sofá (lo veréis en la última imagen) y ocupa bastante visualmente, por lo que aunque ella quería una mesa rectangular con cajones, le convencí de que lo idóneo sería una redonda para no interferir en el paso, pero nada le convencía, así que acabé por enseñarle las mesitas nido de cristal que finalmente le gustaron. Ocupan poco y en un momento dado pueden separarse si tienes reuniones, o ponerlas por ejemplo de apoyo en distintas zonas del sofá y servir comida para que así puedan acceder todos los comensales.

El estilo lo tenía claro, quería que predominara el nórdico pero me dijo que no le disgustaba si había algún toque industrial, de ahí que me atreviera a meter el mueble de televisión que además de ser en madera, elemento común de todo el espacio, está perfilado en hierro. Para contrastar la madera y el hierro puse un punto femenino en rosa empolvado en dos de las sillas del salón, en la lámpara de pie y en la alfombra (que aunque es un rosa muy sutil, unifica todo el espacio).

No podían faltar unas plantas aquí y allá para completar la decoración y unos cojines que si bien elegí los diseños que me cuadraban para el salón, como es algo secundario le dije a mi clienta que podía comprar estos u otros siempre y cuando siguieran patrones en beige, negro, marrones y rosas empolvados a ser posible con distintos tamaños y texturas para realizar una bonita composición en el sofá.

Por último, y con las piezas elegidas, recibió una lista de la compra con el link de cada producto donde se puede comprar bien online o bien acercándose a la tienda en algunos casos, muchas de ellas tienen delegación en Barcelona. Como remate le envié un diseño 3D de cómo quedará su salón una vez se haya hecho con todas las piezas.

Si como ella queréis que os ayude con vuestro proyecto, ya sea de manera presencial (en Madrid) u online, no tenéis más que contactar conmigo: contacto@decofeelings.com

Espero que os guste el proyecto y comunicaros que hoy mismo me voy de vacaciones así que, al menos en el blog, no estaré operativa hasta finales de agosto o principios de septiembre. Podéis seguirme si queréis, como siempre por RRSS.

¡¡Feliz verano!!

Piezas seleccionadas

Lista de la compra:

1.- Mesa de comedor: https://www.maisonsdumonde.com/ES/es/p/mesa-de-comedor-extensible-de-4-a-8-personas-l-90-180-provence-131359.htm
2.-  Sillas rosas: https://www.maisonsdumonde.com/ES/es/p/silla-escandinava-rosa-palo-con-roble-macizo-ice-175388.htm
3.- Sillas blancas: https://www.maisonsdumonde.com/ES/es/p/silla-escandinava-blanca-con-roble-macizo-ice-147060.htm
4.- Mueble TV: https://www.maisonsdumonde.com/ES/es/p/mueble-de-tv-industrial-de-abeto-macizo-y-metal-long-island-116977.htm
5.- Vitrina color arena: https://www.banak.com/item/UX-0534A/emile-vitrina-estrecha-arena
6.- Mesa de centro: https://www.laredoute.es/ppdp/prod-350038942.aspx
7.- Lámpara de techo: https://www.maisonsdumonde.com/ES/es/p/lampara-de-techo-de-bambu-blanca-157978.htm
8.- Alfombra: https://www.maisonsdumonde.com/ES/es/p/alfombra-rosa-160×230-runway-190002.htm?page=2
9.- Lámpara de pie: https://www.mivinteriores.com/lamparas-de-pie/3789-lampara-de-pie-umbrella-rosa.html
  • Los cojines podrían ser los que he elegido o cualquier otro que vaya en gamas neutras, rosa palo, con alguna raya o textura negra (los mismos colores que tiene el salón).

Antes

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

SIBA Interiors y la casa de la puerta rosa

Ayer estuve en la visita de una obra que estamos realizando en el Barrio de Salamanca. Para los que conocéis Madrid sabéis cómo son muchas de las casas de este privilegiado barrio, techos de más de tres metros, buenas carpinterías de madera, suelos de parqué en espiga,… un sin fin de bondades que pocas viviendas ofrecen en otros barrios de la capital. Siempre soñé con tener un piso de estas características y poder reformarlo a mi gusto, tal y como están haciendo mis clientes.

Cuando ayer vi la casa toda derruida, sin las antiguas boiseries que tanta luz le restaban, sin puertas, sin las dobles ventanas, con vigas que habían aparecido tras la demolición de alguna de las paredes e incluso un papel pintado que se escondía tras el antiguo techo del baño, me dije ¡qué maravilla! y eso que todavía está todo por hacer (podéis verlo en mis stories de IG). Qué afortunados son mis clientes que tienen la opción de hacerse una casa a su medida, aunque he de decir que también me siento afortunada por poder vivir el proceso del cambio en una vivienda de este tipo.

Si tuviera la oportunidad de hacer lo mismo, me haría una casa bastante más pequeña de la que tengo, pensando muy bien en mis necesidades y manera de vivir para tener exactamente lo que necesito, ni más ni menos. Ahora, algo más difícil sería la elección de materiales y de estilo, porque cuando estás metido en este mundillo no dejas de ver opciones diferentes cada día y la verdad es que los diseños y las calidades en general son cada vez mejores, así que a ver quién es el guapo que podría decidirse a la primera ;-)

Esto mismo es lo que le paso a la propietaria de la vivienda que os traigo hoy, Andrea Pienaar de SIBA Interiors (o Style It By Andrea). Su negocio, que comenzó siendo sólo de estilismo de interiores, ha terminado por convertirse en un estudio completo de interiorismo, por lo que conoce bien el mundo de las obras y reformas. Esto en lugar de facilitarle el camino, le ha hecho dudar en muchas ocasiones con la rehabilitación integral a la que ha sometido su casa, cuando creía haberse decantado por un material o color, descubría otro que le gustaba aún más (fijo que esto me pasaría a mí y sería el cuento de nunca acabar). No os digo más que sólo en la puerta de entrada invirtió 13 pruebas de color hasta dar con el que le gustaba, el tono se llama “Taubmans Beige Pink“.

Los acentos de rosa tienen su porqué, convive con tres hombres, su marido y sus dos hijos, así que había que poner el toque femenino de alguna manera. La realidad es que lo ha hecho tan sutil que apenas se nota. A mí particularmente me ha enamorado la alfombra del comedor.

Otra pieza clave en su casa es la butaca de terciopelo verde del salón, alguien le dijo que debería tener una cuenta propia en Instagram. En este link podéis ver su precio y todos los colores en que se puede adquirir, pues ya puestos yo la hubiera comprado en rosa que tampoco hay demasiados elementos en este color (aunque reconozco que en verde me encanta).

Andrea define la estética final de su hogar como una fusión entre el diseño escandinavo y el boho, comenzó con una paleta bastante neutra en madera natural a la que añadió elementos en latón y colores suaves para completar la decoración. El punto divertido lo pone la puerta de entrada a la vivienda, una fachada donde predomina el masculino gris pero se ve interrumpido por el rosa como manifestación y reivindicación de la presencia femenina :-)

Vía: Adore Magazine  / Photography Claire McFerran  /  Styling Andrea Pienaar 

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.