Finca Es Bec D’Aguila, Menorca

Creo que es momento de fomentar el turismo español aunque todos sabemos las bondades de nuestro país tanto para pasar nuestras vacaciones como para vivir, al menos yo no lo cambio por nada. En las islas, tanto Baleares como Canarias y otras zonas de costa, ya están disfrutando de días de playa, con ciertas normativas sí, pero comienzan a darse los primeros chapuzones, las comidas en los chiringuitos, y lo que más envidio, a llenar sus retinas de las preciosas vistas del mar. Sólo les falta algo muy importante, el turista que devuelva a esos lugares la alegre vida estival que les suele caracterizar.

Menorca es uno de los destinos vacacionales favoritos, tanto para españoles como extranjeros. Allí se encuentra esta Finca llamada Es Bec D´Aguila de Atelier du Pont. Se trata de una casa de vacaciones con los servicios de un hotel exclusivo, con atmósferas brillantes y auténticas. Por un lado el uso de materiales autóctonos como la piedra de marés, la cal blanca, los muebles de mampostería o los suelos de terracota e hidráulicos, ofrecen la visión de casa típicamente menorquina, y por otro lado, hay un universo multicultural en cuanto a los orígenes de las diferentes piezas con las que se ha decorado la casa: muebles antiguos ingleses, daneses, franceses y españoles se mezclan creando un bonito híbrido.

La casa dispone de once dormitorios, todos ellos con su cuarto de baño, bonitas y frescas sábanas de lino y toallas para la piscina. Aun estando cerca del mar (a tan sólo 10 km de las maravillosas calas de Menorca), cómo no darse un chapuzón en la piscina de 25 metros de largo del jardín, junto al kiosco original y al comedor preparado para hacer barbacoas con comida típicamente local. Por no hablar de una siesta en las tumbonas escuchando el sonido de la fuente.

Para desconectar, al atardecer se puede disfrutar del bar con la gran barra de mármol verde, o contemplar las puestas de sol desde alguna de las terrazas que se reparten por la finca en varios niveles. También encontramos otras actividades para cualquier momento del día como talleres de cerámica, proyecciones de cine, juegos de petanca, yoga, gimnasio, salidas en bici, a caballo, en kayak o en barco, y para una desconexión total hay hamacas colgantes entre los pinos desde las que disfrutar de una siesta, un libro o sencillamente de las vistas sobre los campos de olivos.

Qué, ¿os he convencido para hacer un poco de turismo español? Quizás cuando veáis las fotos ya no podréis quitaros esta finca de la cabeza :-)…

Imágenes: Est Living / Atelier du Pont

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Rocio Esquilas

Si no me equivoco, Rocío Esquilas es una de las primeras interioristas a las que empecé a seguir cuando me abrí mi cuenta de Instagram. Me gusta aprender y empaparme de profesionales que, teniendo ciertos puntos en común conmigo, van mucho más allá y me demuestran que el atrevimiento y el riesgo también son buenos, siempre que se hagan con gusto, claro :-)

Había leído en sus redes que le habían publicado su último trabajo en la revista Mi Casa y tenía que compartir, presentía que me gustaría. Como veréis el color es el protagonista tanto en el mobiliario, como en los papeles pintados, en revestimientos,… nada se salva, excepto la habitación infantil donde predominan los neutros.

Los propietarios encontraron esta vivienda en la zona de Mirasierra (Madrid) y encargaron la reforma al estudio de interiorismo de Rocío Esquilas. La rehabilitación fue integral y duró cuatro meses, justo antes de que naciera el bebé que la pareja estaba esperando y motivo del cambio de vivienda. De cuatro dormitorios pasaron a tres, uno de ellos aloja ahora el comedor; se rehicieron los dos baños pero también se sacó un aseo de servicio.

Se mezclaron piezas antiguas y nuevas, como la mesa tocinera del salón que tiene unos 80 años y sobre ella luce una besuguera de cobre comprada en un mercadillo y que utilizan a modo de jarrón. Cerrando el conjunto, dos sillones de fibra de Ikea y otro tapizado de cannage de Westwing; bajo la mesa, alfombra de Zara Home. La preciosa lámpara que hay a la vera del sofá de Ormos, es de Detana (firma de la que ya os he hablado en más de una ocasión). Otro ejemplo es la cómoda con tiradores de concha, comprada en el Rastro madrileño.

Si pasamos al comedor, vemos que asoma un cerramiento de madera lacada en negro y cristal. Sencillamente se derribó la pared de la entrada y se sustituyó por este elemento para dejar pasar la luz. El resto de luminosidad y alegría en este espacio lo ponen el papel pintado de Cole&Son y el mobiliario. Las lámparas son del Taller de las Indias, la mesa de Kave Home, plantas y macetas de Colvin, y sillas de LDK Garden.

La cocina se realizó a medida para acoger la colección de vajillas, cristalerías, mantelerías, etc. de los propietarios, por lo que se le dio mucha importancia al almacenamiento. Se creó también una pequeña isla central que sirviera para disimular un pilar de carga, con una barra en madera de roble (ya se sabe, si no puedes con el enemigo, únete a él). Se optó por no poner armarios en la parte superior, el protagonismo se lo lleva el salpicadero de azulejos con forma de escamas de Discesur en tono turquesa, que recorre el frontal de la pared. Me encanta cómo aquí se ha separado el azulejo de la zona de pintura con un listón de madera de roble, réplica de la barra de la isla.

El dormitorio infantil es el más sosegado de la casa, lo que más me gusta es el moisés; es clavadito al de mi hermana y mío que luego han utilizado mis hijas y que ahora reposa en mi garaje bien envuelto a la espera de que mis futuros nietos vuelvan a darle uso :-) (Dentro de muchos años espero, que aún soy muy joven). El de la imagen es de la tienda Mimitos Home, una firma de productos artesanales para bebés, el mío es original de los años 70 y sigue como nuevo. El papel pintado se puede adquirir en Deco&Kids, la alfombra es de Ikea y lámpara de El Corte Inglés. Rocío Esquilas no ha querido escatimar en originalidad y diversión ni en el cuarto de baño; en el infantil lucen unos pingüinos que lo dotan de personalidad, se trata del papel “Emperor Blue”, de Andrew Martin.

La idea de la balda vuelve a repetirse en el dormitorio principal, aquí hace las veces de cabecero y sirve para apoyar láminas y cuadros. El gran ventilador del techo es de Faro Barcelona, la mesilla de noche de Adaleya y la lámpara de Borgia Conti.

El baño principal también es un derroche de creatividad, de nuevo el protagonista es el mural “Find Parrots” de Lara Costafreda para Coordonné. El armario, que era propiedad de los dueños, se pintó a tono con el papel de la pared y en lugar de toallero, se optó por una escalera de bambú de Leroy Merlin. El mueble bajo lavabo fue un diseño de la dueña que Rocío pidió realizar a medida. El espejo dorado es de Zara Home.

Os dejo que disfrutéis de la casa y toméis nota de este mix tan bien avenido, lleno de color pero atemporal. ¡Un proyecto sobresaliente!

Vía: Mi Casa Revista / Fotografía: Miriam Yeleq

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Loft en el Soho neoyorquino

En el reto #lomust que hacemos cada martes en Instagram, esta semana decidimos hablar de los pros y los contras de las estanterías abiertas en las cocinas. En nuestras cuentas podéis encontrar un montón de inspiración con preciosas fotografías y diferentes ejemplos, así como nuestra opinión al respecto. El caso es que encontré en Pinterest, entre otras, la tercera imagen que veis, y enseguida pensé en utilizarla para el reto, pero una vez llegué a la fuente y encontré la casa al completo, decidí que era mejor reservarla para el post de hoy. Si os la hubiera enseñado el martes, os habríais perdido el resto de la casa y os aseguro que merece mucho la pena.

Se trata de la rehabilitación de una vivienda en el Soho neoyorquino cuya reforma se le encargó a la interiorista Tina Rich. Se debían conservar los elementos originales, como las paredes de ladrillo visto y otros estructurales como las vigas, pero se quería un contexto no demasiado industrializado, sino más bien relajado y natural, e incluso un poco femenino. Para ello los aliados perfectos fueron las maderas naturales, las paredes pintadas de blanco para crear un fondo neutro y los grandes ventanales vestidos con visillos que crean espacios luminosos pero sofisticados y vestidos. También se sustituyeron algunas paredes por cerramientos de cristal, de tal manera que la luz siguiera fluyendo, con cortinas para dar intimidad (ya que se trata del dormitorio principal).

Otra cosa que me ha enamorado es parte del mobiliario, los taburetes de la cocina y el banco a pie de cama del segundo dormitorio (que me recuerda un poco a la estética Thonet), tenía que saber de quién eran. Pertenecen al Atelier Gustavo Bittencourt, me he dado una vuelta por su web e Instagram y tiene auténticas maravillas, algunas de sus piezas son como esculturas. Los cuadros que presiden el salón y la zona de comedor también me encantan. Son obras de Kristen Giorgi, me han hecho pasear por su web y ser consciente de que cada vez soy seguidora de más artistas y que aunque no creo ser muy entendida del arte, lo que es indiscutible es que me atrae cada día más. Si pudiera invertir en estos momentos en algo, sería sin duda en arte.

Otra pieza a destacar es la butaca del dormitorio de Douglas y Bec, como veis en esta casa el “cannage” (o los muebles de rejilla), está presente en varios de los espacios, sin duda es uno elementos que contribuye a hacer que la vivienda se vea más relajada y natural, restándole peso visual a las paredes de ladrillo.

Y por último en el dormitorio principal también nos encontramos la conocida pieza de Ben & Aja Blanc, “Half Moon Mirror“. Este espejo de media luna con flecos que muchos admiran y otros tantos odian ¿De qué lado estás tú?

Os dejo que disfrutéis de la casa y espero que os guste tanto como a mí.

Imágenes vía: Elle Decor y Tina Rich Design

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

 

Apartamento en Estocolmo

Mi marido, como buen profesional del marketing y la publicidad que es, me ha soltado una cariñosa charla mientras desayunábamos sobre mis escasas estrategias de venta. Lo reconozco, el “auto bombo” nunca se me dio bien y aunque sé que es absolutamente necesario contar lo que hago para vender mis servicios, la realidad es que cuando pienso en contenidos tanto para el blog, como para las redes sociales, instintivamente busco otras cosas, no me da por ir recurrentemente a los proyectos que he hecho yo.

Hace tiempo que no os muestro nada lo que no significa que haya estado parada, aún tengo pendiente enseñaros las reformas integrales de dos chalets a punto de terminar. Otro que no podré mostraros porque no siempre los clientes están dispuestos a enseñar sus casas, respeto cien por cien. Por último estoy ahora trabajando en un proyecto de decoración precioso, de momento está siendo de manera online, hasta que se pueda hacer de forma presencial.

La casa que estoy decorando, aunque en estilo nada tiene que ver con la de las imágenes, sí tiene algo en común, los grandes ventanales y la doble altura. Podéis imaginar lo que se puede hacer con espacios como estos, ojalá sus propietarios me permitan enseñar el resultado cuando el proyecto esté terminado.

Sólo he tenido que ver los ventanales de esta vivienda situada en Estocolmo para enamorarme de ella y cuando he visto su interior, todavía me ha atraído más. Tiene una mezcla de piezas súper interesante, no es la típica de estilo nórdico sin más, se han introducido elementos que aportan un interés extra a ciertos espacios, como el armario azul grisáceo que delimita la cocina con la entrada (sólo visualmente porque no hay separación), o las escaleras, que al ser de hierro le dan un aire más fabril al espacio. Me gusta también cómo el color negro destaca sobre un espacio tan inmaculadamente blanco, en el armario-vitrina del comedor, en la iluminación (incluidos los apliques), la escalera como decía antes, las vigas del segundo piso, los radiadores, ciertos elementos del baño, etc.

Para el dormitorio principal se ha elegido sin embargo un azul grisáceo intenso que acentúa la pared del cabecero; por ponerle un “pero” a esta habitación, diría que las disposición de las mesillas no es la correcta, quizás en la foto no se aprecia bien el espacio que queda entre las mismas y la cama, pero parece más bien poco. Puestas de manera tradicional y si no caben, sustituyéndolas por unas más pequeñas, lo mismo te ahorrarías unos cuantos moratones en las piernas :-).

Otro de los atractivos de esta casa sin duda es el patio. Si la luz y los espacios verdes son un privilegio vivas donde vivas, imaginad en Suecia, cuanta más luminosidad mejor.

Imágenes vía

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

CM Studio

Últimamente siento que voy a contrarreloj, el ordenador lo priorizo para las clases online de mis hijas y a mí se me acumulan las cosas, pues voy buscando huecos cuando ellas lo sueltan. Tener que escribir mirando el reloj con el estrés de que no se me pase la hora no sea que mi hija no llegue a un examen, me altera. Por otro lado estoy trabajando en un proyecto de decoración que por las circunstancias de momento ha de ser online, si todo va bien terminará siendo presencial, pero necesito el ordenador para echar más horas. Si a mí me resulta complicado conciliar que no tengo un horario fijo de oficina, no quiero ni pensar los padres que tienen que trabajar y atender a sus hijos a la vez, y doy por hecho que no todas las familias tienen 2 ó 3 ordenadores para poder cumplir con sus obligaciones a la vez. Bueno, voy al lío que en menos de una hora mi hija tiene un examen y necesita el portátil.

Aunque parezca una casa de vacaciones no lo es, pero sí se hizo con esa intención y también yo la traigo pensando en ellas. No sé cómo serán este año, ni siquiera si las tendremos (quiero pensar que sí), me conformo con ir al pueblo, no pido más. Sólo quiero desconectar de esta realidad tan horrible y surrealista que nos ha tocado vivir.

La vivienda está en Bellevue Hill, a tan sólo 5 kilómetros de Sydney, quién lo diría ¿verdad? Fue construida por el estudio de arquitectura australiano CM Studio. Como el propósito era precisamente que pareciera un lugar de retiro vacacional, se inspiraron en las casas mediterráneas. Una de las influencias más claras se encuentra en el uso de la técnica milenaria marroquí del Tadelark que consiste en revestir de cal las paredes, lo han utilizado tanto en baños como en cocinas, de tal manera que el aspecto es más rústico, con superficies más irregulares y redondeadas que si hubieran utilizado materiales más convencionales. Se inspiraron en hoteles tanto de Marruecos como de Ibiza, Mykonos y Puglia, todos ellos compartían esta misma característica. Pero además de incluir elementos de otros países, también han optado por combinarlos con piezas de origen local como las lámparas de paja.

Como veréis el interior es blanco sobre blanco, sólo con interrupciones de maderas en color natural, muchas de ellas recicladas. El porqué es sencillo, para no interrumpir el paso con las vistas al exterior y que ambos espacios parezcan uno. La vegetación del entorno es parte del escenario.

Os dejo con esta maravilla, espero que no os ponga los dientes muy largos o como me ha pasado a mí, que no os entre demasiadas ansias por veranear. Ánimo que ya nos falta menos…

Vía: EstLiving / Imágenes: Anson Smart 

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Cortney Bishop

Si tuviera que elegir una paleta de colores en decoración de la que estoy convencida cien por cien que siempre funciona y además jamás me cansaría, diría que esta casa la representa a la perfección. Sobre un fondo predominantemente blanco, el negro y la madera natural son el combo perfecto, y si además en ocasiones van salpicadas de pequeños toques dorados, obtienes una casa discreta, elegante y atemporal. Os traigo un precioso ejemplo, ya me diréis si os convence o no esta paleta de color.

El arquitecto Mark Maresca y la conocida diseñadora de interiores Cortney Bishop, aunaron sus esfuerzos para diseñar esta bonita vivienda como segunda residencia para una familia de Nueva York en Carolina del Sur. Con una estructura predominantemente contemporánea, se han introducido piezas clásicas, otras artesanales, multitud de diferentes texturas… para que a pesar de la uniformidad en los colores, todos los espacios transmitan sensaciones.

En la cocina, por ejemplo, para romper con la sobriedad del negro predominante, la isla se ha puesto en madera natural, consiguiendo así mayor calidez, y se le han acoplado unos tiradores dorados que le aportan elegancia. A su vez, el suelo hidráulico le da dinamismo y le quita rigidez al espacio. Me parece maravillosa.

Enamorada me he quedado de los baños también, la combinación del mármol con la bañera exenta negra y el mueble de madera natural con patas doradas es brutal. Pero el baño que más me gusta es el aseo con el lavamanos suspendido en blanco y negro, me ha robado el corazón, hasta que he visto el precio que os diré que he respirado porque por 2.000$ no tengo nada que hacer, podéis verlo aquí (el del otro baño es de la misma firma, ni me he parado a mirar lo que cuesta, para qué :-)).

El dormitorio infantil está muy bien resuelto también, seis camas en un mismo espacio, con zona suficiente de almacenaje y otra de juegos al fondo del dormitorio. En un principio he pensado que con una casa tan grande para qué meter a tantos niños en una misma habitación, pero luego he caído que es una casa de vacaciones, así que ¿quién no disfruta durmiendo en plan campamento con primos, amigos, etc? Está muy bien pensado y lo digo por experiencia, en mi casa del pueblo siempre tengo niñas o sobrinas durmiendo con mis hijas y en más de una ocasión me he planteado cambiar las camas convencionales y hacer un dormitorio búnquer con tal de no tener que andar sacando camas de debajo de las camas (ya me entendéis…)

No me enrollo más y os dejo que disfrutéis con la casa, que es grande y hoy hay muchas fotos. Ya me diréis si además de bonita, que lo es, no os parece acertada esta paleta de colores.Y si sois de los que necesitáis algo más de “energy” en vuestras vidas, al ser todo tan neutro, siempre podréis meter pinceladas de algún tono para alegraros un poco la vista. Para mí es perfecto tal y como está.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Día del Libro…

Claramente no es el típico Día del Libro, como tantos otros actos ni se celebrará la Feria del Libro aquí en Madrid, ni tampoco Sant Jordi en Barcelona, lo normal ante esta situación. Justamente este es el sector del que vive mi familia y por desgracia se encuentra en un momento de incertidumbre total, como tantos otros. Para que un libro llegue a tu casa y desde que lo escribe el autor, hay mucha gente involucrada por el camino (editores, correctores, diseñadores, maquetadores, distribuidores, libreros, etc.), así que os podéis hacer una idea del desastre. En estos momentos la poca venta que se realiza, como en el resto del comercio, es online o ebooks, claramente insuficiente. Ya le he escuchado a mi marido que tele trabaja frente a mí, que muchos libreros no podrán volver a abrir sus librerías cuando todo esto haya terminado. Qué pena e impotencia me da esta situación, no sólo con este sector sino con todos los que se están viendo afectados.

Os he contado en más de una ocasión que mi casa está llena de libros. Mi marido literalmente los devora y yo me considero lectora aunque ni mucho menos puedo compararme a él. Durante la cuarentena, que podría haber aprovechado a leer mucho más, resulta que mis gafas me lo están poniendo difícil, a duras penas puedo ver las letras del libro que estoy leyendo y me da rabia porque me gusta un montón. Necesito que abran la óptica para volver a graduarme las gafas, cada día estoy más cegata.

Como no podía ser de otra manera os traigo una casa donde los libros están presentes en muchas de sus estancias. Principalmente en el salón, pero también en el comedor y en los dormitorios. No es una vivienda muy amplia, pero la interiorista Marta Prats supo sacarle el máximo partido gracias a soluciones a medida. La librería del salón ya estaba en la vivienda cuando la adquirieron los propietarios, lo único que hicieron fue cerrar su parte inferior para evitar que se acumulara el polvo y también es una manera de guardar cosas que quizás no queden tan estéticas a la vista.

Junto a la zona del salón y comedor también se reservó un espacio para despacho. Me encanta cómo se integra sin resultar caótico, porque gracias una vez más a los muebles a medida, todo tiene su espacio para que libros y material de oficina estén perfectamente recogidos. Además, las maderas elegidas, contrastan a la perfección con el blanco del resto del mobiliario y las sillas del comedor de Carl Hansen compradas en la tienda Matèria.

El comedor se comunica con la cocina mediante un acristalamiento realizado para llevar la luz a ésta. La cocina se encuentra en el centro de la vivienda, pero no era muy grande y carecía de luz natural, con este recurso se solucionó el problema y ahora desde la misma, se pueden ver las vistas de los árboles que comparten con el comedor. Por el lado del pasillo, en lugar de una puerta batiente normal, se optó por otro acristalamiento corredero que da a la entrada, de tal manera que no restase espacio ni a la cocina ni al recibidor. A este último se le dotó de múltiples armarios para tener una entrada totalmente equipada y despejada.

Como veis en los dormitorios, los muebles a medida también han sido la opción elegida. De ahí que en el infantil se ha conseguido sacar en un espacio no muy amplio, una cama nido con zona de almacenaje y otra de estudio. En esta habitación cobran protagonismo los textiles de Filocolore y el sutil papel pintado de La Maison, que crean un espacio muy acogedor. Por otro lado en el dormitorio principal, el cabecero (también a medida diseñado por la interiorista), lleva hornacinas a ambos lados a modo de mesillas para albergar libros y otros enseres. Sobre la misma estructura del cabecero, además de cuadros, velas u otros objetos de decoración, es el lugar perfecto para quienes como nosotros tenemos “montañitas” de libros por todas partes :-)

Espero que os guste la casa y que tengáis un Feliz Día del Libro, diferente pero feliz. ¡Ah! y feliz día también a todos los Jorges.

Fuente vía – Fografias de Pere Peris

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.