Maslow Homes

Desde hace años el pueblo donde tengo mi segunda residencia se ha expandido como la espuma, habitantes en invierno no habrá, pero en verano apenas hay solares o casas para comprar.

Los que veraneamos allí de toda la vida, hemos visto cómo las viviendas de nuestros padres se han quedado pequeñas para acoger a tres generaciones, abuelos, hijos y nietos, así que muchos nos hemos tenido que buscar la vida hace tiempo. Otros tantos de mis amigos, lo están haciendo ahora un poco a la desesperada, porque ya no hay tanta oferta como antes.

Mi marido y yo compramos un chalet en 2009, pero antes de hacerlo barajamos la posibilidad de comprar un terreno y poner una casa prefabricada. Por entonces los terrenos que había para elegir salían bastante caros y finalmente nos decantamos por una vivienda de segunda mano, con la que a día de hoy nos sentimos felices.

Ahora varios de mis amigos son los que están comprando, pero un matrimonio en concreto ya tiene directamente el solar, con lo que creo que esta opción de casa prefabricada sería muy rentable para ellos. Otros amigos, se acaban de comprar un terreno, que aunque tenga la vivienda, literalmente son cuatro paredes a las que hay que hacerle una obra integral, además de ser muy pequeña para ellos que son familia numerosa. Quizás les compensaría, ya que tienen mucho terreno, comparar cuál es la solución más rentable económicamente, si arreglar y agrandar lo que ya tienen o levantar una prefabricada en el solar. Ahí lo dejo por si les pudiera ayudar….

Hace pocos días comenzaron a seguirme en Instagram Maslow Home, una empresa que se dedica a hacer este tipo de casas y he pensado que podía servirme para dar a conocer un poco mejor este tipo de construcción y ya de paso si le doy ideas a mis amigos, mejor que mejor.

Antes de publicar me he tomado la molestia de leer toda la información de la web. En Soria (y más concretamente en la zona alta de pinares), la climatología es bastante dura en invierno, por lo que no nos sirve cualquier estándar de edificación, necesitamos que puedan ajustarse unas necesidades concretas. En este caso, Maslow Home, sí cumpliría con esas expectativas.

Lo primero de todo decir que me ha gustado su filosofía y compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente. Abogan por materiales de construcción con el mínimo impacto medioambiental y el uso de la energía verde. El agua por ejemplo, se reutiliza mediante un sistema que reduce el consumo hasta en un 85%, gracias a una unidad que se instala en el terreno sin obras y funciona de forma autónoma proporcionando agua limpia y desinfectada según los estándares de calidad europeos.

A pesar de que existen tipologías de construcción, la fabricación es personaliza. Existe el Modelo A, de forma triangular, desde los 51 metros cuadrados con un dormitorio y un baño, hasta los 124 metros con tres o cuatro dormitorios y dos baños. Y el Modelo T  de diseño trapezoidal, aproximadamente también desde 52 hasta 127 metros cuadrados.

¿Qué necesitamos para la construcción de este tipo de casas y que incluyen? Muy resumidamente:

  • Un terreno o solar, con accesibilidad
  • Estudio geotécnico y topográfico del terreno
  • Proyecto de arquitectura (estos dos últimos puntos se puedes contratar con el servicio “llave en mano”)
  • Las viviendas incluyen cerramientos de PVC con acristalamiento doble o triple si se necesita, sistema de electricidad completo, saneamientos, baños completos, climatización por aerotermia, escalera de madera.
  • La fabricación es en Italia, luego se desplaza al lugar de destino donde se monta.
  • Los materiales de construcción son tradicionales poniendo el foco en las estructuras, son resistentes incluso ante terremotos.
  • Se adaptan a todo tipo de zonas, pudiendo por ejemplo revestirse de piedra para climatologías más extremas o para adaptarse a la estética de una zona en concreto.
  • El proceso de fabricación y envío suele tardar tres meses.
  • Si queréis saber el precio de cualquiera de las viviendas, en esta página tras un breve cuestionario, os dan presupuesto sin compromiso.

Ahora echad un ojo a las fotos y decidme si no os parece interesante tener una casa como esta en sólo tres meses. Estoy pensando en mi pueblo, en los pinares y en estas ventanas descomunales y aunque ya no voy a cambiar de casa, ojalá les sirva a mis amigos que están en proceso.

¿No os encantan?…

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.