10 piezas de diseño en plástico…

Según pasan los años le doy más importancia a la funcionalidad de las cosas. No es que ya no me fije en la estética, eso nunca o este blog no existiría, pero para mí el diseño tiene que ir acompañado de algo más.

Tampoco hay que volverse loco y poner la casa entera con piezas de “diseño funcional” pero sí algunas que creo que merecen la pena. Cuando amueblé mi casa por ejemplo (allá por el pleistoceno), elegí todo sencillamente porque me gustaba sin pensar en “el después”. Y ese después llegó y fui madre, trabajadora, blogger, amiga, mujer,… y no sé cuantas cosas más que me dejaron sin tiempo para mantener mis tesoros como merecían. Y así pasa que la cómoda de mi hija mayor de origen francés con una maravillosa pátina en verde, ahora tiene un desconchón; las cortinas del salón de Becara de lino cien por cien, las metió la asistenta en la lavadora y nunca volvieron a su ser, por no hablar del estor del comedor que iba a juego, ese murió y lo sustituí por uno de screen; y así podría seguir eternamente.

La idea es comprar en consonancia con la vida que llevamos (o que prevemos llegará), así minimizamos riesgos. Y desde luego si tenéis hijos esperad a que sean mayores o a que se larguen de casa, mientras optad por cosas como las que os enseño hoy, de diseño, muy chulas y con el mínimo mantenimiento.

Os traigo diez piezas de firmas conocidas que están realizadas en plástico o sucedáneos, quizás os den que pensar. Incluso aquello que a priori parece estar destinado a exteriores, no tengáis miedo a utilizarlo en el interior, este tipo de sillas de plástico combinadas con mesas de madera maciza por ejemplo, quedan espectaculares (así os quedáis tranquilos si al niño, a la suegra, a la madre, o a quién sea, se le cae comida encima, una bayeta y como nuevas).

Si os ha picado el gusanillo y queréis ver muchos más ejemplos, podéis hacerlo en la página de archiproducts, por cierto también os van a sorprender los precios, el diseño no es tan caro como parece.

Mi pieza favorita de estas diez es sin duda la lámpara de mesa CHESHIRE de FontanaArte, espectacular se mire por donde se mire…

¡¡Feliz fin de semana!!

Silla apilable en tecnopolímero AMY by Alma Design – Diseño de Valerio Sommella

Lámpara de mesa de policarbonato DAISY By Qeeboo – Diseño de Nika Zupanc

Silla apilable de polipropileno NASSAU 533 By Metalmobil – Diseño de Marc Sadler

Sillón pequeño de polietileno WOOPY By B-LINE – Diseño de Karim Rashid

Librería composable doble cara BOOGIE WOOGIE By Magis – Diseño de Stefano Giovannoni

Lámpara de mesa LED de ABS con luz directa PIANI By FLOS – Diseño de Ronan & Erwan Bouroullec

Lámpara de mesa de policarbonato CHESHIRE By FontanaArte – Diseño de GamFratesi Design

Silla cantilever apilable de plástico MYTO By Plank – Diseño de Konstantin Grcic

Paragüero de ABS POPPINS By Magis – Diseño de Barber & Osgerby

Silla medallón apilable con brazos COKKA By SCAB Design – Diseño de Luisa Battaglia

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Rehabilitación en El Masnou

Si el otro día os enseñaba una mini-casa hoy vamos a ver justo lo contrario. Estamos ante la intervención realizada por el estudio de arquitectura 05 AM, en una vivienda de 410 metros cuadrados, ahí es nada.

El objetivo era conseguir una mejor funcionalidad de los espacios así como la apertura de los mismos. Como veréis en los planos al final del post, la casa tenía una distribución muy clásica en cuanto a que estaba muy compartimentada.

La intervención consistió en unir el gran salón al comedor, además de dejar el espacio completamente diáfano se le dio protagonismo al techo con vigas vistas y tejado a dos aguas (parte que también fue intervenida por el estudio de arquitectura). A su vez, la apertura frontal del salón se ensanchó para poder disfrutar de las vistas panorámicas al mar. Por otro lado en la pared que linda con la cocina se abrieron tres arcos que dejan paso y visibilidad a la misma pero delimitando el espacio. La cocina aprovecha el porche contiguo existente y las vistas a la terraza.

La realidad es que con estas pocas acciones el cambio ha sido radical, abrir espacios suele resultar un acierto. Aunque si os digo la verdad y poniéndome algo crítica, con un esqueleto tan bonito quizás es difícil equivocarse.

Y ahora os cuento que ayer estuve horas (no diré cuántas por no herir sensibilidades) buscando una casa que llamara mi atención. Ya de noche me topé con esta vivienda y decidí parar de buscar, y es que después de tantos años publicando hay pocas cosas que me sorprendan o están tan manidas que paso de andar copiando a otros bloggers. Al final puedo decir que el trabajo de 05 AM, me gustó, sobre todo me encanta la cocina, el primero de los baños y los espacios abiertos, pero el punto y seguido ayer lo dio el lugar: El Masnou, tengo un amigo que vive allí y esa tontería (unida al cansancio) hizo que esta casa me pareciera perfecta para ser publicada. Una lección más aprendida, cuando el supuesto perfeccionismo de mi cabeza no me deja avanzar, tengo que buscar un motivo para seguir (por tonto que sea).

Fuera de mis locuras transitorias, la casa me parece preciosa y estoy convencida (o eso espero), que vosotros también la disfrutaréis…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Serena & Lily

Perdonad mi ausencia ayer pero como era día festivo me lo tomé al pie de la letra. Este puente además aunque no he salido de Madrid, ha sido de lo más intenso. Mis múltiples planes me han impedido que me siente siquiera unos minutos delante del ordenador, pero bueno para eso están los festivos, para desconectar.

El post de hoy surge a raíz de una coincidencia. Resulta que el sábado estuvimos de barbacoa en casa de nuestros amigos Ana y Pablo (con los que cada año pasamos una semana de vacaciones en Portugal). En una de las casas donde solemos alojarnos, cuelgan de sus paredes unas tablas pintadas a mano muy parecidas a los remos de esta primera imagen. A Pablo se le ocurrió poner a mis hijas a pintar unos palets para que estuvieran entretenidas, buscando un resultado similar. No diré que los dibujos que hicieron las niñas fueran exactos a estos, pero al menos captaron el concepto y quedaron bastante aceptables. Lo mejor es que se divirtieron creando, estuvieron un día entero brocha en mano y ¡sin discutir entre ellas! (eso sí es un logro), la parte negativa ha sido intentar quitar las manchas de la ropa, que ha sido misión imposible, y en sus manos y brazos aún se pueden ver repartidos algunos pegotes de pintura :-), pero eso son males menores. Si queréis ver cómo quedaron los palets podéis hacerlo en mi cuenta de Instagram, y lo más sorprendente cómo quedó la mesa donde apoyaron las pinturas, algo que se creó totalmente al azar y que es digno de enmarcar.

Volviendo a la imagen de los remos, os diré que pertenece a una firma californiana llamada Serena & Lily. Firma donde se puede encontrar básicamente de todo para el hogar, aunque hoy mi punto de mira está en todo aquello que me recuerda a las vacaciones. Sobre todo mobiliario y textil de exterior, pero también piezas de interior que por su naturaleza o color me transportan igualmente a la época estival. En cualquier caso la filosofía de esta marca se basa precisamente en no seguir reglas ni patrones, en encontrar tu propio estilo, mezclar piezas y texturas hasta conseguir el espíritu de California, lo que para mí se traduce en libertad y en conectar con lo que a uno le gusta, y en mi caso esto es el mar (que no necesariamente la playa).

Vamos a poner un poco de color para comenzar la semana, que parece ser que el jueves se avecina frío otra vez…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Twine & Twig Style

Encontré un artículo en Domino Magazine sobre la firma Twine & Twig Style y me he quedado enamorada. No sé qué ha llamado más mi atención, si el talento de sus dos propietarias (hermanas), el maravilloso estudio que han creado para trabajar e inspirarse, o la propia filosofía de la marca. Diría que más bien el pack completo.

Elizabeth White y Jacquelyn Bunker lanzaron en 2013 esta firma de joyas inspiradas en el ambiente rústico e informal de Carolina del Norte. Ahora sus productos abarcan además de la bisutería, accesorios, artículos para el hogar, para bebés, niños y mascotas, todo un popurrí bajo un mismo estilo, el rústico. Twine & Twig lo fundaron bajo la filosofía del amor por los elementos simples, la naturaleza y los tesoros encontrados en mercadillos de medio mundo.

Las piezas de joyería están realizadas a mano por las hermanas y cada una de ellas es única. Los collares van engarzados y atados con una correa de gamuza (sello de la firma) y en ellos se exhiben preciosos materiales naturales. Artesanía de calidad prestando atención hasta el último detalle.

Para crear su taller se inspiraron precisamente en sus colecciones, el espacio debía llevar su impronta. El nuevo estudio creativo es el que inspira sus diseños y a su vez, sus diseños están inspirados en el estudio. En el artículo de Domino cuentan que en sus comienzos, el taller estaba situado en una antigua casa de estilo victoriano, muy bonita pero tenía los techos bajos y eso la hacía oscura. Buscaron un espacio con mucha luz natural de concepto abierto para crear así esa sensación de frescura que respira la marca. Encontraron este precioso estudio con grandes ventanales, vigas y ladrillos vistos. Para “vestirlo” sólo tuvieron que llevar a cabo una prolongación del estilo de sus propias casas, porque tal y como afirman “es difícil ser creativo si no estás cómodo”. Al igual que la firma defiende la belleza las imperfecciones, en su estudio también se pueden encontrar las huellas del paso del tiempo, algo que celebran. Es un edificio histórico y singular, utilizado anteriormente como molino de algodón.

Una última curiosidad, este lugar les suponía un reto a la hora de almacenar y no sólo las piezas que estaban listas para la venta (sus diseños finales), sino también todos los materiales con los que se confeccionan. Idearon un sistema tan práctico como decorativo, en las estanterías abiertas dispusieron una gran cantidad de frascos de cristal de tal manera que se expusieran todos los materiales con los que trabajan, cuentas, astas, conchas,… El simple hecho de mostrar su materia prima produce una reacción de impacto en sus clientes (es como ver el “antes” y el “después” de una pieza, de manera creativa y estética).

Además de sus creaciones y los complementos del hogar, si os atrae la moda os recomiendo que echéis un ojo a su cuenta de Instagram o Facebook, estas dos hermanas son realmente estilosas y nos muestran cómo combinar sus creaciones con los “outfits” más adecuados.

¡¡Feliz fin de semana!!

Via: Domino Magazine. Photography by ARIANA CLARE

Imágenes: Twine & Twig StyleFacebook

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Vivir en 13 metros cuadrados

Parece mentira que trece metros cuadrados puedan dar para tanto. Es aproximadamente la medida de mi despacho, así que pensando en frío, tengo la opción de montarme aquí una mini casa e independizarme de mi familia (es broma). Publiqué un post hace algo más de un año sobre este tipo de viviendas de tamaño reducido (podéis leerlo aquí), pero creo que aquellas no eran ni por asomo tan minis.

Esta que vais a ver es un proyecto de Studiomama. Su fundadora, la diseñadora danesa Nina Tolstrup junto con su marido el también diseñador Jack Mama, han sido fieles a sus raíces escandinavas. Sus trabajos siempre tienen una estética sencilla y contemporánea, son fervientes creyentes del reciclaje y de la democratización del diseño. Suena a Ikea ¿verdad?, yo diría más bien que es una filosofía de vida común en los países nórdicos.

Pues bien este mini piso se encuentra en el norte de Londres y tal como os decía al principio sólo tiene 13 metros cuadrados, pero no le falta de nada. El interior está dividido por unidades con funciones diferentes (cama, espacio de trabajo, zona de estar, cocina, baño, armario y comedor). Todas las puertas son correderas, que ocupan menos espacio, y están pintadas en distintos tonos pastel (amarillo, azul y rosa). Alguna de ellas esconden sistemas que permiten otras utilidades, como el pequeño escritorio para el ordenador, bandejas extraíbles para ampliar superficies de apoyo, etc. Por otro lado hay más elementos que permiten una doble función, como los asientos con sistema de almacenaje, o la mesa y los bancos del comedor a los que se les ha incorporado alas extensibles en los extremos por si la necesidad lo requiere.

El dormitorio, diseñado en la zona más estrecha de la vivienda, es sencillamente una cama abatible de tal manera que por el día se recoge para tener más espacio y por la noche, al bajarla, deja al descubierto dos pequeñas estanterías a los lados que hacen la función de mesilla de noche.

La cocina se encuentra justo en el otro extremo, al lado del vestíbulo y flanqueada por dos armarios altos. Al otro lado de la pared, se sitúa el baño, la única habitación independiente de la casa (por aquello de la privacidad).

Como veis al “pisito” no le falta de nada, eso sí, adoptar esta filosofía de vida es hacer un profundo ejercicio y deshacerse de la mayoría de cosas materiales que todos tenemos para quedarse sólo con lo estrictamente necesario. Mi pregunta es, ¿seríais capaces de vivir en trece metros cuadrados?…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Munarq. Una preciosa rehabilitación en Mallorca

Este post lo podría haber titulado igual que el del viernes, aunque son casas muy diferentes yo sigo en la tónica del “menos es más”, y no es que me hayan dejado de gustar otros estilos más coloridos y menos austeros, pero tampoco puedo mirar hacia otro lado y no reconocer que lo que veo me vuelve loca. Descubrí la primera imagen por casualidad, no sé ni cómo llegué a ella porque procedía de un blog holandés (inrichting-huis.com), yo siempre enredándome por internet :-) No necesité más estímulos que una sola foto para “rascar” hasta llegar a la autoría del proyecto.

Hoy nos vamos a Mallorca a disfrutar de una espectacular rehabilitación realizada por el estudio de arquitectura e interiorismo Munarq. Dicho estudio está especializado en la integración de la arquitectura en el paisaje mediterráneo.

La vivienda está situada en el municipio mallorquín de Felanitx. En sus exteriores encontramos paredes blancas encaladas, piedra y las típicas contraventanas mallorquinas. Dentro, a pesar de haber sufrido una rehabilitación completa, se han conservado muchos de los elementos originales, como el arco de piedra de la entrada o las vigas de madera.

Para el suelo se eligió un hormigón en color gris claro que acentúa el aspecto limpio y fresco de la casa. La parte que más me gusta es el hall donde se ha jugado con texturas al añadir un camino de piedra, el efecto que se crea es muy bonito parece que invita a entrar, como si se tratase de una alfombra que nos da la bienvenida. Para los dormitorios sin embargo, se ha optado por poner madera que es más cálida (eso sí, en un tono claro que no rompe la uniformidad). El hormigón no sólo se ha utilizado en el suelo, también está presente a modo de revestimiento en algunas superficies como la enorme isla de la cocina o las encimeras de los baños.

Una vez más estamos ante una casa donde el protagonismo se lo lleva el trabajo de rehabilitación, el respeto por la arquitectura local y los materiales elegidos para ello (la piedra, la madera, el hierro o el hormigón,…todos naturales). Poca importancia al mobiliario, un ejemplo está en la entrada, han sido suficientes dos sillas Whisbone para llenar el espacio (vale, estas sillas son todo un clásico y muy bonitas, pero hubiera quedado igual de bien con un banquito de enea, por ejemplo, o incluso sin nada).

Que levante la mano a quien no se le caiga la lagrimilla de emoción al ver estas imágenes (sobre todo la primera)…

Imágenes © Gonçal Garcia

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

La belleza de la desnudez…

Nos situamos a las afueras de Berlín para descubrir una vivienda que cuanto menos, no deja indiferente. Se trata de un proyecto realizado por el estudio de interiorismo Loft Kolasinski al que han bautizado como “Summer Appartment near Berlin“. Y lo de “summer” tiene su guasa, la casa es algo fría con escaso mobiliario y elementos decorativos, así que mejor que esté pensada como lugar de tránsito durante la época estival. Eso sí, impactante es un rato, de personalidad va sobrada, una vivienda que merece la pena ver, disfrutar y compartir (no me la podía guardar).

La casa sufrió una importante remodelación, para ello el estudió Loft Kolasinski se inspiró en la antigua arquitectura mediterránea. La cocina es uno de mis espacios favoritos, una mezcla entre lo rústico y lo industrial, donde al acero inoxidable de los muebles, la mesa de madera con patas de hierro, el módulo de almacenaje de corte moderno y las paredes de ladrillo pintado, conviven a la perfección. Me gusta mucho el toque del cableado a la vista, lejos de ocultarlo se le ha dado protagonismo.

La mayoría de los muebles, lámparas y alfombras provienen de Polonia, de la República Checa y Dinamarca, piezas que van desde los años 50 a los 70. Un ejemplo de ello son los cuatro sillones de la sala, tapizados en color gris, que también necesitaron una restauración completa. Son piezas exclusivas adquiridas en subasta y creadas en una pequeña fábrica en Zadzielu, cerca de Zywiec, que estaba especializada en el estilo Bauhaus. Dicha fábrica fue obligada por las autoridades a producir mobiliario sólo para la rama de medicina alegando que los diseños de Zywiec eran demasiado vanguardistas.

En la terraza se utilizaron mesas de su propia creación (aquí podéis ver sus productos), combinadas con sillas de los Eames de finales de los sesenta y asientos de acero y fibras de la misma época.

Si os digo la verdad me he quedado con ganas de más, tengo curiosidad por saber cómo son los dormitorios y los baños, imagino que serán austeros sin van en la misma línea del resto de la casa, pero hubiera sido un detalle que los mostraran en la web :-). Aún así, y a sabiendas de que no a todos os gustará, me apetecía enseñar una casa carente de ornamentos, incluso de comodidades, donde la belleza radica en su desnudez. ¿Qué os parece?…

¡¡Feliz fin de semana!!

Fotografía: Karolina Bak

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.