Tendencias AW20/21 ropa de cama.

¿Habéis colocado ya vuestros edredones nórdicos? No os lo creeréis, pero a estas alturas tengo el mío en el tinte. Con el tema del confinamiento y demás, cuando cambiamos el dormitorio para la primavera, dejé empaquetado mi nórdico en la planta baja del chalet, en el despacho de mi marido, esperando que él lo llevara al tinte en coche, porque pesa lo suyo, y ahí se quedó olvidado hasta ahora, cuando las tiritonas de la noche nos han hecho recordar que estaba allí abajo esperando a ser limpiado desde entonces. Hoy nos lo devuelven, limpio e impoluto, por fin podré hacer el cambio y dejar de pasar frío por las noches. Eso sí, habrá que volver a la tintorería, esta vez a llevar la boutí de verano, ya podían caber estas cosas en la lavadora…

Sabéis que no soy mucho de seguir tendencias, o más bien que me mantengo en un perfil digamos clásico o atemporal, porque lo de cambiar de edredón cada año puede resultar muy tentador, pero también tiene que soportarlo el bolsillo. Siempre he tenido un juego nórdico en blanco, el de ahora lleva vainica alrededor, sé que es algo que jamás pasará de moda, que lo veréis en las tendencias de cada año de cualquier firma que se precie. La ropa de cama blanca en general, tanto sábanas como edredones, transmiten sensación de frescor y limpieza, algo que a todos nos gusta sentir cuando queremos descansar. Sólo tenéis que pensar en los hoteles y por qué su ropa de cama siempre suele ser blanca.

Por suerte el año pasado, en una colaboración con Lo Mónaco, me regalaron un juego de cama. Me dejaron elegir y puesto que ya tenía alguno liso, me atreví con algo floral, también muy de tendencia. Pero siendo como soy, lo que cogí, fue muy sutil. Se sigue llevando todo lo que haga referencia a la naturaleza, ahí depende de tus gustos el que te atrevas con estampados más o menos atrevidos, porque haberlos, los tienes discretos o con colores llamativos. Tú decides.

Una alternativa para los que como yo no queréis arriesgar pero os gustan ciertas tendencias, tenéis las telas con texturas, como los linos o el Waffle. El lino además de su indiscutible belleza, es un tejido dos veces más resistente que el algodón, también más ecológico y transpirable, adaptándose a la temperatura de tu cuerpo (no penséis que es un textil exclusivo para el verano). El Waffle por su parte, tiene una textura que hace un característico dibujo de cuadraditos, tipo panal de abeja. Ambos son perfectos si buscas darle personalidad a tu dormitorio sin comprometer demasiado el espacio.

En cuanto a colorido, donde más solemos arriesgar es en las habitaciones infantiles, está claro que ahí es donde hay que dejar volar la imaginación. También suelen ser dormitorios más cambiantes, así que no hay que temer ni a los colores, ni a los estampados. Lo mejor es, si vuestro hijo tiene la edad suficiente, poder hacerle partícipe de la elección, se sentirá más a gusto con su dormitorio sabiendo que ha participado en la decoración del mismo.

Una mezcla de tonos arriesgada que veo que se sigue llevando y que me encanta, es el mostaza con el rosa. Aunque abogo por una tendencia que parece que viene pisando fuerte y que me gusta aún más. Si os dais cuenta en las imágenes, hay una cierta inclinación hacia el minimalismo, claramente se respira en el ambiente….

Contadme, me encantaría saber cómo son vuestros edredones, si seguís modas, o como yo, preferís lo atemporal.

Imágenes:  Portada y 1, 2, 3, 4 y 5, de Zara Home / 7, 8, 9 y 10, de La Redoute / 11, 12, 13, 14 y1 5, H&M Home.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.