Algo que contar…

Hace tres años mi vida cambió, hasta entonces trabajaba en el departamento financiero de una gran empresa, trabajo que compaginaba con el blog y mi faceta de madre. Aquello me pasó factura y enfermé, demasiado estrés en la oficina y casi siete años de blog en aquellos tiempos, fueron demasiado para mí. Mi enfermedad se convirtió en un problema para la empresa, así que me despidieron (no les culpo, aunque las formas no fueron las más adecuadas después de haberme dejado allí la piel durante diez años).

Cuando aquello pasó pensé que quizás era la oportunidad para dar un empujón a mi blog, hacer lo que me gustaba realmente y dedicarme a ello full-time. Me siento orgullosa de haber colaborado en reformas (bueno aún sigo en ello), de las oportunidades que me han dado durante este tiempo para meter aún más la cabeza en este mundillo que tanto me gusta, de la gente que he conocido, pero la realidad es que no ha sido suficiente.

El próximo lunes mi vida vuelve a dar un giro y empiezo a trabajar en otra empresa, no de decoración claro (ya quisiera yo), vuelvo a los números, a lo que he hecho siempre (menos creativo, pero da de comer). Mi intención no es dejar el blog ni mucho menos, seguiré compaginando ambas cosas, pero la frecuencia de mis post ya no será la misma. Aprendí de mis errores y por mucho que me guste esto, mi salud está por delante, así que publicaré cuando realmente tenga algo interesante que contar (por ejemplo cuando llegue el momento de enseñaros la última reforma que hemos hecho), o cuando encuentre una de esas firmas que me hacen suspirar, o quiera compartir alguna casa bonita que crea que os pueda gustar, pero sin sentir la presión de tener que publicar porque toca. Quizás aparezca más por redes sociales, que requieren menos tiempo y esfuerzo, pero con el blog necesito echar el freno (por mucho que me pese).

Espero que sigáis acompañándome al otro lado cuando decida asomar la cabeza, sin vosotros Decofeelings no tiene sentido. Por el momento pondré mis energías en comenzar mi nueva andadura laboral, os contaré mis primeras impresiones cuando lleve algunos días. Y reitero que esto no es una despedida, sólo quiero seguir el consejo de una buena amiga, “voy a tomármelo con calma”… Nos vemos.

Imagen 1: hsbstore.com, Imagen 2 y portada: home-designing.com, Imagen 3: homeofficewarrior.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 598 seguidores

Día de emociones…

Siento no poder publicar hoy un post al uso, difícilmente me salen las palabras. Mi hija se ha graduado esta mañana, para mí sigue siendo mi pequeña de 11 años, pero a la vez me doy cuenta que se hace mayor. No puedo creer que el año que viene empiece el instituto, se acabó su etapa escolar.

No sabéis la llorera me he echado en el acto de graduación, bailes, vídeos, colocación de banda y birrete, entrega de diplomas, despedida de las profes,… ¡qué emotivo todo! Viene incluso con una mención de honor en educación artística, que lo mismo no sirve de mucho para el futuro, pero ahí está.

Mi sentimentalismo y yo os dejamos por hoy, el día ha sido largo y las emociones muchas. Nos vemos el viernes…

graduación_0

graduación_1

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 598 seguidores