Mi visita a Cristalvaro

Hace unos días fui a conocer las nuevas instalaciones de la empresa Cristalavaro, os mentiría si no os contara que lo hacía por motivos personales. Los propietarios son amigos míos y me invitaron a conocer la tienda, los productos, las oficinas, etc. Pero además a mí ya me había picado la curiosidad cuando días antes había estado en casa de una amiga cuyo marido trabaja en la empresa, y al ver sus copas de vino me encapriché de ellas, por supuesto eran de Cristalvaro. Así que pensé no sólo en ir a conocer las instalaciones, también aprovechar para comprar algún regalo de Navidad y así lo hice.

Cuando llegué a la tienda me sentí como una niña con zapatos nuevos, mis ojos iban en todas direcciones sin poder asimilar la cantidad de producto que había, una locura de verdad. Tuve que dar varias vueltas a la exposición para poder digerir todo aquello. En origen Cristalvaro estaba dirigido a hostelería, allí muchos de los grandes restaurantes, incluidos los premiados con Estrellas Michelín, hacen acopio de todo tipo de menaje para que sus suculentos manjares vayan presentados en sintonía con sus sabores, no os podéis hacer idea de la cantidad de cosas que hay que yo ni siquiera sabía que existían, tan bonitas todas que mí se me ocurrían usos decorativos para ellas en lugar de culinarios.

Pero no penséis que sólo restaurantes, hoteles y demás, pueden comprar aquí, cualquier particular también puede hacerlo (eso si sois capaces de elegir entre tanta variedad :-)). Menos mal que yo tenía claro que iba a por copas para mi suegra y mi cuñada, si hubiera tenido que pensar en algo más, la verdad es que me hubiera costado. Pensé también en mi hermana, la reina de la cocina, pero no me atreví a llevarme nada porque su casa está hasta arriba de cosas, lo que tengo claro es que la llevaré algún día porque si yo me emocioné, a ella se le va a caer el lagrimón.

Por lo que os he contado parece que Cristalvaro es una empresa nueva pero no, llevan 50 dando servicio, lo bueno es que se reciclan sin parar incorporando las marcas más punteras y ofreciendo nuevos servicios. Me contaron que próximamente tienen en mente aprovechar uno de los espacios de la exposición para montar una de sus cocinas industriales e impartir clases en vivo, una iniciativa que de producirse en el futuro yo no me la pienso perder.

Os dejo con un vídeo y varias fotos de la tienda para que os hagáis idea de todo lo que podéis encontrar. Y si aún no habéis hecho carta a los Reyes Magos y sois cocinillas, ya sabéis dónde tenéis que indicarles que compren vuestros regalos :-)

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Le Cornue

Estamos trabajando en un proyecto que consiste en dejar diáfana la planta principal de un chalet, es decir, unir cocina y salón. Visualmente quedarán separados mediante una península que servirá por un lado como superficie de trabajo y por el otro, a modo de barra volada de tal forma que incorporando unos taburetes se convierta en comedor informal.

Ahora que llevo unos cuantos trabajos hechos, entiendo por qué en todas las webs de interiorismo, arquitectura o reformas, siempre se añade la coletilla: “nos adaptamos a los gustos y necesidades del cliente“. Realmente es importantísimo, porque no hay dos familias iguales, porque cada uno tenemos distintas costumbres y maneras de hacer las cosas y por supuesto, gustos muy diferentes. Estoy aprendiendo a saber interpretar lo que otras personas quieren o necesitan, a no imponer criterios estéticos (sí orientar, pero nunca imponer). Un ejemplo es la cocina que estamos realizando que a pesar de ser muy moderna para mí, estoy convencida de que quedará preciosa y sobre todo que lo que haremos es exactamente lo que busca el cliente. ¿De eso se trata no?

Como ayer andaba inmersa en el tema cocinas, me puse a buscar y encontré lo diametralmente opuesto a lo que vamos a hacer. ¡Me encanta! Las que vais a ver las fabrica artesanalmente una firma de Paris, La Cornue. Cada Château es una obra original numerada hecha por encargo. Además de las tipologías que aparecen en la web, puedes personalizar la tuya propia, sólo tienes que elegir el modelo que más te encaja, escoger entre su carta de colores (veinticinco en total) y por último su acabado (hay nueve). Podéis hacer todas las combinaciones posibles en su sección “Personalice“, lo que obtienes al final es una pieza única. Decidme que no os chiflan las últimas que veréis: rosas, amarillas, azules, rojas, son realmente originales.

Si buscáis distribuidor en España, lo podéis encontrar en Gunni & Trentino.

No es sólo por la funcionalidad (importantísimo en una cocina), es que se salen fuera de lo común y a mí me gusta lo original…

¡¡Feliz fin de semana!!

la_cornue_0

la_cornue_1

la_cornue_2

la_cornue_3

la_cornue_4

la_cornue_5

la_cornue_6

la_cornue_7

la_cornue_8

la_cornue_9

la_cornue_10

la_cornue_11

la_cornue_12

la_cornue_13

la_cornue_14

la_cornue_15

la_cornue_16

la_cornue_17

la_cornue_18

la_cornue_19

la_cornue_20

la_cornue_21

la_cornue_22

la_cornue_23

la_cornue_24

la_cornue_25

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.