Cómo integrar los hornos en tu cocina de diseño

Organizar los electrodomésticos en nuestra cocina de diseño no es siempre tarea fácil. Por este motivo, hoy os traigo una serie de consejos que os ayudarán a localizar el mejor lugar para integrar el horno en vuestra cocina.

No obstante, en primer lugar, deberéis tener presente que a la hora de escoger un horno es importante optar por aquellos que son eléctricos y pirolíticos, puesto que son los modelos que cuentan con mayores ventajas.

Los hornos eléctricos se caracterizan por posibilitar un control total de la temperatura en todo momento. Los hornos pirolíticos, por su parte, son aquellos que disponen de una función que permite eliminar la grasa a elevadas temperaturas, facilitando enormemente la limpieza interna del mismo.

A continuación, te propongo una serie de consejos prácticos para encontrar el mejor lugar para tu horno.

Atiende al diseño y al tamaño

A la hora de escoger el lugar más adecuado para el horno es fundamental tener en cuenta el diseño, el material y el tamaño del mismo. En función de estos aspectos, deberemos apreciar cuál es el espacio idóneo para este electrodoméstico, de manera que se ajuste a la distribución de los demás elementos de la cocina.

Un buen consejo para escoger un horno consiste en optar por acero inoxidable en aquellos casos en que los muebles de la cocina sean de color blanco. Asimismo, también puede ser interesante colocar un marco de un color más claro alrededor del horno, en función de las tonalidades del resto de muebles.

Contempla esconderlo 

Una buena fórmula para evitarse quebraderos de cabeza en la colocación del horno es escondiéndolo dentro de un armario. De esta forma, apartando los electrodomésticos de la vista, se consigue un espacio con rasgos minimalistas que potenciará una sensación de más libertad en el uso del espacio.

Colócalo sobre la encimera

Algunos hornos que presentan un estilo más vintage pueden estar perfectamente instalados encima de una encimera. En este sentido, si disponemos del suficiente espacio puede ser una buena alternativa, que dotará a nuestra cocina de una personalidad propia.

Empótralo

Sin duda, esta es la mejor opción si contamos con una cocina de dimensiones reducidas. De esta forma, al empotrar el horno en un mueble ganaremos en espacio y comodidad, dotando a la propia cocina de un aspecto más discreto y, sobre todo, más práctico.

Vuelve a lo tradicional 

En la mayoría de hogares, el horno se encuentra justo debajo de los fogones. De este modo, optar por esta localización siempre acaba resultando una buena idea. Así, colocar el horno en este lugar es, además de una apuesta segura, una manera de potenciar la comodidad y de ahorrar tiempo mientras cocinamos.

Innova

Si lo que buscas es una cocina original, con una distribución de los muebles y los electrodomésticos innovadora, lo mejor será que ahondes en tu propia creatividad para darle a cada objeto su lugar correspondiente. De esta manera, solo tendrás que atender a las características del propio espacio y, a partir de aquí, decidir cuál es el mejor lugar para tu horno. Además, ten presente que siempre podrás solicitar la ayuda de un profesional que te guíe en esta tarea.

Imagen portada vía

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.