En gris verdoso…

Esta mañana me he levantado eligiendo precisamente un gris verdoso para “tunear” el mueble de un cliente cuya obra está a punto de terminar y estamos con los remates finales, incluida la decoración. Una pequeña parte del mobiliario es suyo, así que tenemos que encajarlo a lo nuevo. En su casa hemos metido una buena dosis de verdes combinados con maderas y grises. Ya os la enseñaré en detalle cuando esté todo terminado.

Resulta que mientras tomaba decisiones sobre qué verde elegir y consensuaba con el cliente y mi compañera, ha aparecido esta casa cuya base cromática es precisamente un gris verdoso que recorre toda la vivienda. En este caso, más gris y menos verde, con un resultado final realmente acogedor y envolvente.

A pesar de lo que pueda parecer, es un color que aporta mucha luz, no oscurece. En esta casa se ha utilizado en todas las carpinterías e incluso en los muebles hechos a medida. En el salón por ejemplo, se ha combinado con un mobiliario ligero, como los sofás con fundas de lino de Margarita Ventura, o las cortinas del mimo material de Entretela, o los cojines verdes, también de lino, de Filocolore.

El recibidor a pesar de no tener luz natural, sigue con la misma gama de color, pero se ha conseguido iluminar bien gracias a la luz de ambiente. La consola de herencia se lleva todo el protagonismo. Igualmente en el comedor, la mesa también es una antigüedad francesa de Antrazita, así que se lleva la atención junto al conjunto de sillas Cesca, de Domestico Shop, un clásico para otro clásico, qué maravillosa composición. El mueble es un diseño a medida para guardar vajilla y mantelería, ideado por Bäse Interiorismo, con la misma carpintería del resto de la vivienda.

La cocina es sin duda, uno de mis espacios favoritos. No rompe con la estética general de la casa, más de lo mismo pero queda realmente bien. Está realizada por Salmar Fusteria a partir de un diseño de Bäse Interiorismo. Cuenta además con office para las comidas familiares, donde se le ha dado un toque cálido mediante las sillas y la lámpara de fibras, así como con la mesa de madera. En cuanto a los revestimientos han optado por una encimera de Dekton, un material no poroso, ultrarresistente e inalterable en el tiempo.

El dormitorio es otro remanso de paz, aquí han arriesgado un poco más con una idea que me ha parecido muy ingeniosa, en lugar de papel pintado han utilizado una alfombra vinílica para forrar la pared. La ventaja que tiene es que este tipo de tejido se puede fregar con un jabón neutro y un poco de agua, una bendición para los alérgicos como yo porque no hay posibilidad de que se acumule el polvo. Se ha confeccionado con tejido de moqueta Alfresko de KP. El banquito a pie de cama es de Catalina House al igual que las mesillas y la ropa de cama es de Filocolore. Y apostaría un riñón a que el cuadro que hay sobre el cabecero es de Blanca Cases, de Lu Ink Studio, llevo mucho tiempo siguiéndola en Instagram y esa obra lleva su sello.

El dormitorio además incluye una zona de trabajo, vestida exactamente igual que los muebles del salón para conseguir esa continuidad y reforzándola con otra silla Cesca como las del comedor. Así trabajar en casa, en un entorno tan bonito, se hace menos duro.

¿Qué os parece este tono para vestir una vivienda al completo? Yo estoy enamorada de esta casa, el gris verdoso me relaja y me da sensación de recogimiento al mismo tiempo.

Imágenes: Stella Rotger para El Mueble

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Un proyecto de Erico Navazo

No me equivoco si afirmo que Erico Navazo es uno de los interioristas más reconocidos dentro y fuera de nuestras fronteras, también está entre mis favoritos y el de tantos otros. Sabe como nadie conjugar lo clásico poniendo su sello moderno. Más allá de lo pretencioso, busca la calma, el equilibrio, lo natural, lo sereno y “lo español”, ya que siente debilidad por los muebles con historia y los oficios de toda la vida.

Aún no he subido a Instagram el espacio ejecutado este año por Erico Navazo para Casa Decor, fue el primero que vi ya que empecé la exposición desde el último piso y fui bajando, fue todo un acierto porque pudimos disfrutarlo sin gente y como cada año, no me defraudó ni un poquito.

Y vamos con el proyecto de hoy, se trata de un piso en Madrid que como tantos de los años sesenta, estaba muy compartimentado. Lo primero fue abrir los espacios así, el recibidor, el salón, el comedor y la cocina (esta última separada, aunque integrada a su vez por una cristalera), ahora comparten un mismo espacio dejando que fluya la luz.

Para dar un aspecto más moderno, se jugó también con los acabados o la propia estructura de la vivienda. Se quitaron los falsos techos para ganar altura y se dejaron a la vista los conductos del aire acondicionado, los pilares de hormigón también quedaron a la vista, todo ello se revistió con un acabado a la cal. Los suelos son de madera de pino en un tono muy clarito que casi se funde con el color de las paredes, hace que el espacio te envuelva y se vea relajante.

Respecto a la decoración muchas de las piezas son del estudio del interiorista, otras las proporcionaron los clientes y el resto fueron compradas o diseñadas a medida.

Bajo una paleta neutra, encontramos toques de color que dinamizan el conjunto. La bonita butaca de madera del salón es de Tado, en el suelo alfombra de Zigler. En la segunda imagen, destaca la alfombra marroquí de lana y rafia comprada en el rastro madrileño, sus tonos rojizos hacen que el resto de los muebles, de colores neutros y las paredes, destaquen.

En ese mismo espacio, luce una mesa plegable del Siglo XIX con jarrones de la antigua República Federal Alemana, adquiridas en el estudio. Lo que pensaba que era un original cuadro, ha resultado ser un altavoz circular de Bang & Olufsen (se nota que me queda mucho por aprender de estos aparatos electrónicos). La mesita baja rectangular de corte mid-century, se adquirió en Restelo.

La cocina es una de las zonas que más me ha impactado. Tras el cerramiento, encontramos un comedor, con una mesa del Siglo XVIII también de Restelo y sillas tipo shaker de Vintage 4P y La Brocanterie, jugando con varios colores. Contrastan con los muebles, diseño de Erico Navazo, realizados con placas porcelánicas de Techlam, un revestimiento ultrafino de la firma Levantina, que tiene múltiples aplicaciones. Con este mismo material se hizo también la encimera. Me gusta muchísimo cómo han quedado los muebles, diría que se funden con el resto de las paredes de la vivienda.

En el dormitorio la simplicidad sigue siendo la tónica. Se prescinde del cabecero, el toque de color lo pone la manta étnica procedente del estudio de Erico Navazo y el cuadro que se hizo con un antiguo papel pintado (de Restelo). La silla de enea también es de la misma tienda. Las míticas lámparas Jieldé son de Años Luz.

En el baño el protagonista es el mueble del lavabo, diseño del estudio. Se realizó con patas de hierro que llevan una pátina oxidada y sostienen dos grandes lavabos de granito. La grifería encastrada en la pared es de la firma Cristina, adquirida en Azulejos Peña y la descalzadora, al igual que la que hay en el salón, es una pieza familiar tapizada con un lino antiguo húngaro.

En el dormitorio infantil a pesar de tener literas y una cama extra, lejos de parecer un espacio pequeño, ha quedado perfectamente integrado, pintando las camas del mismo color que las paredes, los edredones de Nordic Elements, tampoco llevan demasiado color, de tal forma que la habitación se ve ligera.

¿Qué os parece la vivienda? ¿Qué estilo diríais que tiene? Para mí es una mezcla perfecta entre calma, pequeños toques de color, guiños industriales mezclado con antigüedades, y en conjunto la veo wabi sabi ¿qué locura, no? Adoro todo lo que este hombre me transmite con sus espacios, en una palabra es un CRACK.

Fotografía: Asier Rua para Elle Decor

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

10 Tendencias deco para 2021

Ya estoy de vuelta por el blog, espero que hayáis tenido algunos días de descanso y desconexión. Yo los tuve en el pueblo y menos mal, si llego a saber lo que se nos venía encima, literal, allí me quedo. La que nos ha liado Filomena en buena parte de España, especialmente en Madrid. Si algo me ha enseñado el pasado 2020 y lo poco que llevamos de 2021, es que hacer planes a medio y largo plazo no tiene sentido, es mejor centrarnos en el día a día porque ya no sabe uno qué esperar.

De ahí que empiece hoy con mis post, en lugar de esperar al jueves. De momento no voy a poner día fijo o ya os lo comunicaré cuando organice mi agenda. Me han ofrecido escribir para otro medio y son muchos los artículos, una colaboración a largo plazo, vaya, así que tengo que planificar bien mis horarios para que me dé tiempo a todo. Las reformas, los proyectos deco (que aunque ahora son pocos por el Covid) también siguen ahí, el tema de las redes, donde me gustaría estar más presente este año, en fin, que tengo muchos frentes abiertos, pero el día tiene 24 horas y ya me pasó factura en su momento intentar ser superwoman, así que habrá que priorizar y donde llegue, llegaré.

Empezamos este año tan singular (por decirlo suavemente), hablando de tendencias decorativas. Por una vez podría decir que me gustan casi todas, pues no las veo estacionales sino atemporales. A ver qué pensáis vosotros….

1.- Los colores tierra, como los que nos propone la casa de pinturas Bruguer con su color del año “Madre Tierra“, o la firma Dulux que apuesta por el “Brave Ground“, dos tonos que van desde los marrones a los grises y que funcionan como neutros, perfectos para dar  protagonismo a aquello que les rodea. Tonalidades además envolventes y que de alguna manera, nos conectan con la naturaleza.

 Zara Home

2.- La cerámica hecha a mano es un “must have“, pero si además somos originales y le damos un uso para la que no fue creada, mejor que mejor. En la imagen por ejemplo, vemos una aceitera, pero ¿quién dice que no se puede usar a modo de florero? ¿Os la podéis imaginar con un par de ramas de eucalipto cayendo en cascada? Sería como elevar esta pieza a otra dimensión, a obra de arte ¿no creéis?

Etsy – Epalladio Ceramics

3.- Se impone el consumo local y de proximidad, las compras responsables, el reutilizar y las segundas oportunidades. Atrás quedó esa filosofía de usar y tirar, para priorizar la calidad y aquello que perdura en el tiempo. Si nos cansamos, siempre podemos hacer un cambio de look y si no te atreves, se lo encargas a una empresa especializada, como Calma Chechu, capaz de hacer maravillas con todo proyecto que cae en sus manos. Mirad estas sillas, ¡son un espectáculo!

Calma Chechu

4.- Una tendencia muy apetecible para estos días de invierno, y ahora con el paso de Filomena más, son los muebles tapizados con lana Bouclé. Acurrucarte en un mullido sillón o sofá lanudo debe ser bastante gustoso, pero al igual que las anteriores tendencias creo que perdurarán en el tiempo, o las veo atemporales, en este caso, no lo tengo tan claro. Pienso que este tejido se ha puesto de moda, pero dudo de su funcionalidad cuando empiecen a subir las temperaturas.

Nordickthink

5.- Pantone ya nos anunció hace unos días el color del año 2021, que realmente no es uno sino dos. Ultimate Gray e Illuminating, una perfecta combinación de un neutro como el gris, con un tono alegre y potente, como el amarillo, juntos quieren enviar un mensaje de positividad y fortaleza, tras este año tan difícil que hemos vivido. Decorativamente hablando, sabéis que soy muy fan del gris y el amarillo es un color que también me encanta pero que recomiendo usarlo en pequeñas dosis como en cojines, objetos decorativos o pequeños complementos, porque si no será el que capte toda la atención de la estancia (a no ser que busquéis precisamente ese efecto en cuyo caso, no te cortes).

Imagen: Decosfera vía – Westwingnow

6.- Picasso, Cocteau, Miro,… y todo una serie de artistas de mediados del Siglo XX están teniendo su reflejo en los diseños de hoy. Tanto en cuadros, como en textiles, cerámicas, vajillas, o cualquier objeto de decoración que se precie, se advierte la influencia abstracta, los trazos lineales y las caras desdibujadas, tan características de entonces.

Desenio

7.- Esta tendencia es la que más me gusta porque diría que es muy necesaria. Practiquemos un poco de “Niksen“, o el “arte de no hacer nada”, una filosofía que procede de Holanda y que se rebela contra la cultura de la ocupación constante en pro de nuestra salud física y mental. No pasa nada por parar de vez en cuando, por dejar de hacer cosas, quitarnos esa sensación de obligatoriedad de tener que estar activos siempre. Es un concepto parecido al “Hyyge” danés que tanto se puso de moda y venía a decir que hay que disfrutar de las pequeñas cosas. Estos conceptos, se han llevado al interiorismo, haciendo de las casas nuestros refugios, lugares cálidos de desconexión y descanso. Así que rodéate de cosas que te hagan feliz, velas, mantas, plantas, cojines, libros… cualquier pieza que haga de tu casa un hogar apacible para pasar tiempo de calidad para ti mismo. Sobre esta tendencia, podéis leer más aquí.

El Mueble

8.- La madera está más presente que nunca, pero en su versión más natural, relajante, a la búsqueda de ambientes sosegados, minimalistas y luminosos. Y a la vez, con diseños que nos recuerdan estilos mid-century o vintage, una vuelta al pasado.

Decowood

9.- Toma nota de un ejemplo de combo relajante ideal: gris, beige, crudo, marrón, fibra, madera, un toque de hierro, ah! las rectas y las curvas se llevan muy bien, ya que rompes el esquema y creas un conjunto menos cuadriculado. A ver qué os parece este espacio… Es tendencia sí, pero de los que jamás pasan de moda, una de mis apuestas favoritas.

Mestizo Store

10.- Customiza tus lámparas y cuanto más grandes mejor (bueno, siempre que el espacio lo permita). No puedo evitarlo, no es la primera vez que las cito, ni será la última, son tendencia y no me extraña, las lámparas de Peralta Iluminación hechas a medida y con el diseño que elijas, me tienen robado el corazón. ¿Te atreves?

Peralta Iluminación

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Kave Home estrena su línea infantil.

Hace un par de semanas mi amiga Carmen, de @decoralinks, hizo una visita rápida de obra a Madrid. Ella es de Salamanca y siempre que viene por aquí me hace un hueco para comer juntas. También sabe que la llevaré a algún sitio chulo donde casi la decoración es tan importante como la comida. En esta ocasión además tenía que ser cerca de ciertas tiendas a las que teníamos que ir después de comer por tema de trabajo. Una de ellas era Kave Home, en la que casualmente yo había estado hacía justo una semana, pero al ir con mi hermana, mi hija y mi sobrina, no la saboreé de la misma manera que con ella. Ya se sabe, cuando se juntan dos cotorras a las que les apasiona la decoración, todo cobra otra dimensión. Tanto es así, que venidas arriba con las luminarias, una encantadora dependienta de la tienda nos preguntó si éramos profesionales, ¡Oh yes! menuda chapa le dimos :-) Fue ahí donde nos chivó, en bajito y con gran emoción, que estaba a punto de salir la línea infantil. Se le iluminaba tanto la cara que a pesar de que ambas tenemos a nuestras criaturas ya criadas, como quien dice, nos quedamos con muchas ganas de ver lo que iban a sacar. Y esto es justamente lo que os traigo hoy.

A la altura de mis expectativas, sin duda, por varios motivos. Como no podía ser de otra manera está basada en el método Montessori, un sistema educativo que ha demostrado potenciar la autonomía y creatividad de los niños, de forma que estos se sienten libres y además seguros. Por otro lado, los productos son de diseño propio y multifuncionales, pueden ser usados para distintos fines y de manera evolutiva, de tal forma que según vayan creciendo los pequeños, se podrán adaptar para su posterior uso. Muy importante, o al menos para mí, es el tema de la sostenibilidad, tanto en los materiales como la producción.

Con esta nueva colección para niños, tenéis todo lo que podáis necesitar desde premamá hasta los 12 años. Con categorías como mobiliario, accesorios, decoración y premamá. Aunque a mí se me ha pasado la edad por mis hijas, sí lo voy a tener en cuenta para clientes. En cualquier caso al hacer este post, me he dado cuenta de que muchos de los artículos se pueden emplear en zonas que no tienen por qué ser habitaciones infantiles. El papel pintado de la primera imagen (más abajo os pongo el link) y que a mí me ha enamorado, yo lo pondría en una entrada ni corta ni perezosa. Al igual que el burro, o burra como lo denominan ellos, ¿no creéis que sirve como apoyo en cualquier habitación que necesite espacio extra de almacenaje? Muchas de las alfombras también son susceptibles de usar en cualquier lugar de la casa. ¿Y qué me decís de las pequeñas luces LED de sobremesa? Cualquiera de las dos de la imagen pegan en mi salón. Ah! Espera, el espejo Barker, vale que es muy gracioso para una habitación infantil, pero lo podría visualizar perfectamente en una pequeña entrada, donde la repisa sirva para dejar las llaves y el móvil ¿qué tal, lo veis? O en un aseo pequeño de cortesía, por poner otro ejemplo. Otro descubrimiento, siempre quise unos colgadores Dots de Muuto, pero resulta que son algo caros y descubro que en Kave Home tienen los Nadua a un tercio de su precio y además no sólo de colorines (más apropiados para cuartos infantiles), también en madera natural o tonos grises, negros,… que puedes poner en cualquier espacio de tu casa.

Lo que vengo a decir, es que además de bonita y práctica, esta colección infantil viene a complementar el ya de por sí extenso catálogo de piezas de esta tienda y no sólo eso, sino que como os he demostrado con un poco de imaginación (exceptuando los artículos propiamente dirigidos a un bebé, véase una cuna o un moisés, por ejemplo), muchas otras cosas pueden ser también utilizadas en otras estancias.

Espero que os guste la nueva colección, a mí la verdad es que me ha entusiasmado.

Burra tipi Maralis

Cuna evolutiva Maralis

Moisés Leonela

Lámpara de sobremesa LED mini Ridley

Papel pintado Uriana

Espejo Barker

Moisés Adara de borrego blanco y madera

Set completo de cama Betiana

Cesta Khrista 100% algodón orgánico

Alfombra redonda Thaide

Set Nadua de 3 colgadores madera maciza

Torre de aprendizaje Nuun

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Cocoletes

Me hace especial ilusión escribir este post, a la vez que siento cierta responsabilidad. Quisiera estar a la altura por la cercanía que tengo con los emprendedores, la filosofía de esta empresa y su ubicación, el pueblo de Soria donde veraneo, Navaleno.

Os diré que hasta hace una semana no sabía de la existencia de Cocoletes, la empresa que Nuria y Jonás crearon en 2018. Me enteré por un artículo del Diario de Soria y enseguida me puse en contacto con ellos. Cuando vi sus diseños no daba crédito, me sorprende la modestia y humildad con la que cuentan cómo han llegado hasta donde están.

Sus juguetes son creaciones propias, todo es artesanal por lo que cada pieza es diferente porque así es la naturaleza, bella y caprichosa. Por supuesto todo es ecológico y sostenible. En su taller se mueven entre maderas de pino, nogal, sabina, roble o encina, todo un placer para los sentidos. Su inspiración y sus mejores críticos son sus propios hijos, aunque también tienen en cuenta otras metodologías punteras de grandes pedagogos como María Montessori, Waldorf, Heike Freire, entre otros.

Durante el confinamiento apostaron por dar vida a su página web y cuál fue su sorpresa cuando desde éste, nuestro pequeño pueblo soriano, se han lanzado al mercado internacional. La acogida fue tan buena que ahora países como Inglaterra, Singapur, China o Australia, están entre sus clientes. Para el año próximo se plantean cruzar el charco y llevar sus juguetes a Estados Unidos.

Se acercan las Navidades y preveo tiempo en casa, hacerse con alguna de esta de estas piezas me parece algo diferente y original, a la vez que en los tiempos que corren, donde los niños no saben más que divertirse frente a una pantalla, creo que es tremendamente enriquecedor. No sé vosotros, pero a mí personalmente me encanta este tipo de juguetes que favorecen el desarrollo del niño, de su imaginación, creando sus propios escenarios y personajes, agudiza también su psicomotricidad y en definitiva, ayudan a su crecimiento personal.

Voy más allá, porque también le veo su gracia decorativa, con la aldea y los “Troncoletes” (que me tienen enamorada), puedes hacerte un nacimiento bien divertido de cara a Navidad. Incluso tienes todo un bosque para añadir árboles, animales, etc. Los mayores también podemos echarle imaginación y pasar un buen rato decorando con nuestros hijos. Y otras piezas, como las setas, me parecen graciosas para poner en un jardín.

Por cierto, mirad las últimas imágenes. Cómo me gustan las maderas al natural, o las tablas donde se indica cada tipo de madera a qué árbol corresponde, también el taller lleno de piezas (para volverse loco, me encantaría verlo), en fin, ya me conocéis soy fanática de la madera, de las cosas naturales, y de repente me encuentro estas maravillas hechas por Nuria y Jonás en Navaleno, el pueblo que tantas alegrías me da, cómo no compartir.

Os deseo todo el éxito del mundo, aunque ya lo estáis teniendo, he de decir que no me extraña. Lo único que me gustaría es que en nuestro país se valorara más este tipo de empresas y juegos de toda la vida, que triunfar en el extranjero es la pera, pero hacerlo en España sería genial también, sobre todo porque significaría que habíamos arrinconado, aunque sea un ratito, los móviles y volveríamos a valorar lo tradicional.

¡Suerte Cocoletes!

Imágenes: Cocoletes 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Loft en el Soho neoyorquino

En el reto #lomust que hacemos cada martes en Instagram, esta semana decidimos hablar de los pros y los contras de las estanterías abiertas en las cocinas. En nuestras cuentas podéis encontrar un montón de inspiración con preciosas fotografías y diferentes ejemplos, así como nuestra opinión al respecto. El caso es que encontré en Pinterest, entre otras, la tercera imagen que veis, y enseguida pensé en utilizarla para el reto, pero una vez llegué a la fuente y encontré la casa al completo, decidí que era mejor reservarla para el post de hoy. Si os la hubiera enseñado el martes, os habríais perdido el resto de la casa y os aseguro que merece mucho la pena.

Se trata de la rehabilitación de una vivienda en el Soho neoyorquino cuya reforma se le encargó a la interiorista Tina Rich. Se debían conservar los elementos originales, como las paredes de ladrillo visto y otros estructurales como las vigas, pero se quería un contexto no demasiado industrializado, sino más bien relajado y natural, e incluso un poco femenino. Para ello los aliados perfectos fueron las maderas naturales, las paredes pintadas de blanco para crear un fondo neutro y los grandes ventanales vestidos con visillos que crean espacios luminosos pero sofisticados y vestidos. También se sustituyeron algunas paredes por cerramientos de cristal, de tal manera que la luz siguiera fluyendo, con cortinas para dar intimidad (ya que se trata del dormitorio principal).

Otra cosa que me ha enamorado es parte del mobiliario, los taburetes de la cocina y el banco a pie de cama del segundo dormitorio (que me recuerda un poco a la estética Thonet), tenía que saber de quién eran. Pertenecen al Atelier Gustavo Bittencourt, me he dado una vuelta por su web e Instagram y tiene auténticas maravillas, algunas de sus piezas son como esculturas. Los cuadros que presiden el salón y la zona de comedor también me encantan. Son obras de Kristen Giorgi, me han hecho pasear por su web y ser consciente de que cada vez soy seguidora de más artistas y que aunque no creo ser muy entendida del arte, lo que es indiscutible es que me atrae cada día más. Si pudiera invertir en estos momentos en algo, sería sin duda en arte.

Otra pieza a destacar es la butaca del dormitorio de Douglas y Bec, como veis en esta casa el “cannage” (o los muebles de rejilla), está presente en varios de los espacios, sin duda es uno elementos que contribuye a hacer que la vivienda se vea más relajada y natural, restándole peso visual a las paredes de ladrillo.

Y por último en el dormitorio principal también nos encontramos la conocida pieza de Ben & Aja Blanc, “Half Moon Mirror“. Este espejo de media luna con flecos que muchos admiran y otros tantos odian ¿De qué lado estás tú?

Os dejo que disfrutéis de la casa y espero que os guste tanto como a mí.

Imágenes vía: Elle Decor y Tina Rich Design

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

 

Apartamento en Estocolmo

Mi marido, como buen profesional del marketing y la publicidad que es, me ha soltado una cariñosa charla mientras desayunábamos sobre mis escasas estrategias de venta. Lo reconozco, el “auto bombo” nunca se me dio bien y aunque sé que es absolutamente necesario contar lo que hago para vender mis servicios, la realidad es que cuando pienso en contenidos tanto para el blog, como para las redes sociales, instintivamente busco otras cosas, no me da por ir recurrentemente a los proyectos que he hecho yo.

Hace tiempo que no os muestro nada lo que no significa que haya estado parada, aún tengo pendiente enseñaros las reformas integrales de dos chalets a punto de terminar. Otro que no podré mostraros porque no siempre los clientes están dispuestos a enseñar sus casas, respeto cien por cien. Por último estoy ahora trabajando en un proyecto de decoración precioso, de momento está siendo de manera online, hasta que se pueda hacer de forma presencial.

La casa que estoy decorando, aunque en estilo nada tiene que ver con la de las imágenes, sí tiene algo en común, los grandes ventanales y la doble altura. Podéis imaginar lo que se puede hacer con espacios como estos, ojalá sus propietarios me permitan enseñar el resultado cuando el proyecto esté terminado.

Sólo he tenido que ver los ventanales de esta vivienda situada en Estocolmo para enamorarme de ella y cuando he visto su interior, todavía me ha atraído más. Tiene una mezcla de piezas súper interesante, no es la típica de estilo nórdico sin más, se han introducido elementos que aportan un interés extra a ciertos espacios, como el armario azul grisáceo que delimita la cocina con la entrada (sólo visualmente porque no hay separación), o las escaleras, que al ser de hierro le dan un aire más fabril al espacio. Me gusta también cómo el color negro destaca sobre un espacio tan inmaculadamente blanco, en el armario-vitrina del comedor, en la iluminación (incluidos los apliques), la escalera como decía antes, las vigas del segundo piso, los radiadores, ciertos elementos del baño, etc.

Para el dormitorio principal se ha elegido sin embargo un azul grisáceo intenso que acentúa la pared del cabecero; por ponerle un “pero” a esta habitación, diría que las disposición de las mesillas no es la correcta, quizás en la foto no se aprecia bien el espacio que queda entre las mismas y la cama, pero parece más bien poco. Puestas de manera tradicional y si no caben, sustituyéndolas por unas más pequeñas, lo mismo te ahorrarías unos cuantos moratones en las piernas :-).

Otro de los atractivos de esta casa sin duda es el patio. Si la luz y los espacios verdes son un privilegio vivas donde vivas, imaginad en Suecia, cuanta más luminosidad mejor.

Imágenes vía

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Espacio en Blanco

Si por el título habéis pensando que encontraríais una casa donde el blanco era el color predominante, error. Espacio en Blanco es el estudio de interiorismo encargado de la rehabilitación de esta vivienda de Barcelona, donde lo que se buscaba precisamente era resaltar todo el potencial del mobiliario, el colorido de los textiles y las obras de arte, eso sí, bajo un telón de fondo luminoso y blanco pero que nada tiene que ver con el nombre del estudio :-)

Si me conocéis no hace falta que os diga que ha sido suficiente ver la imagen del salón para intuir que lo demás estaría muy en sintonía con mis gustos y no me equivocaba sino todo lo contrario, la cosa ha ido a mejor.

El gran salón es el eje central de la casa del que parten el resto de habitaciones. Se respetó la chimenea original de los años 70 para crear contraste con la reforma de carácter más contemporáneo. A partir de ésta se diseñó una estantería a medida de chapa de hierro negro barnizada. De esta forma se crea todo un frente que sirve como biblioteca, zona de televisión y estar con chimenea (enamorada me tiene).

Los espacios se conectan o separan a demanda para dar paso a una circulación fluida y también a la luz, como el recurso de la puerta de hierro y cristal corredera existente entre cocina y salón que te permite por ejemplo, mantener el espacio cerrado cuando cocinas.

El comedor merece una mención aparte. Se mantuvieron las molduras originales y se pintaron a juego con la maravillosa mesa color azulón diseño de Barbara Aurell. Para rebajar tanta información de color, se añadieron contrastes naturales con las famosas sillas Wishbone de Carl Hansen y la conocida lámpara de Isle Crawford de Ikea ¿Quién dijo que el diseño clásico, el contemporáneo, el mid-century y el democrático, no iban bien juntos? Esta sin duda es una mezcla magistral.

Una de las cosas que más me gusta es la distribución del dormitorio principal. La realidad es que aunque no soy muy aficionada a la moda y no poseo gran cantidad de ropa, cuando veo cómo está resuelto el almacenaje y aprovechado el espacio al milímetro para sacar una zona de vestidor y a su vez acoger la cama con las mesillas integradas, me parece un sueño. Por supuesto está hecho a medida. Esta solución la tengo en la cabeza desde que se la hizo mi ebanista a un cliente y aunque viva en un chalet, mi dormitorio no tiene las dimensiones adecuadas para replicar la idea. Pero qué más da, si no sabría con qué llenar tanto armario :-)

Si os dais cuenta el dormitorio es el único espacio donde los tonos neutros son protagonistas, porque una vez cruzamos al baño vuelve a aparecer el color. Nos sorprende un lavabo en tonos rosas combinado con una pared azul. ¿Quién dijo miedo?

Os dejo disfrutar de esta belleza, mires por donde mires es una casa para tomar apuntes. No os perdáis la colección de réplicas de sillas icónicas de la última foto, yo podría añadir una que ellos no tienen, una “mini Thonet” que tengo en el pueblo y compré en un mercadillo de Portugal ;-)

Imágenes vía

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Black is Black…

Seguro que cuando os hablan de los países nórdicos y de su estilo decorativo, enseguida os viene a la mente espacios muy neutros (incluso blancos), maderas naturales sin tratar y una cierta tendencia al minimalismo. Hoy os traigo algo muy distinto y radicalmente opuesto, una preciosa casa a tan sólo 10 km al oeste de Ámsterdam, donde el negro y los las tonalidades oscuras son los protagonistas. Ya conocéis mi adoración por el negro, pero si además está combinado con unos enormes ventanales donde el factor riesgo de oscuridad ya no existe, se crea un combo perfecto. La elegancia del color sumado al plus de la luz natural.

Esta vivienda, realizada por el estudio de arquitectura Arjen Reas Architecten tiene la peculiaridad de estar construida frente a un dique. El terreno tiene cierto desnivel que se ha aprovechado para crear distintas alturas dentro de la misma y los grandes ventanales, permiten disfrutar de las vista hacia el agua, al gran jardín trasero y a lo lejos, a la capital holandesa.

La fachada está realizada en madera pintada en negro combinado con un techo de metal del mismo color, pero fuera de parecer un bunker pesado, las grandes cristaleras favorecen el tránsito de la luz y dinamizan la visión de la vivienda.

Desde la entrada principal se accede a la cocina, que consta de un gran frente de almacenaje en color blanco y una gran isla con gaveteros negros en contraste. Ni hablar de lo que tiene que ser cocinar ahí con esas vistas al exterior.

La cocina comparte el mismo nivel que el salón con chimenea, a la que se ha enfatizado pintándola de color negro. Pero el resto del espacio destaca por sus cálido sofá en cuero marrón, una cómoda antigua empleada como mueble bar y muchas obras de arte que recorren la pared a ambos lados de dicha chimenea. En un nivel más alto encontramos la zona de estar con el enorme chaise longue y de nuevo como punto focal, la pared donde está instalada la televisión, pintada de negro en su totalidad. Un buen truco cuando quieres aportar sensación de profundidad.

La parte trasera de la vivienda, donde se encuentra el salón y el comedor, se cierra con una enorme cristalera que da al gran jardín. Para salvar el desnivel se ha creado una pequeña zona de estar con dos tumbonas desde donde disfrutar las vistas. En la planta superior la familia dispone de dos dormitorios infantiles con su baño y el dormitorio principal con baño en suite. Esta habitación necesita mención aparte, porque ¿cómo es esa pared pintada en un azul intenso con el cabecero y la lámpara en tonos oscuros, que contrastan con los suelos de madera en espiga y el gran ventanal con esas vistas? No tengo palabras.

Y visto lo visto, ¿seguís pensando que en el estilo nórdico imperan siempre los tonos claros u os convence también esta versión donde la elegancia del negro es protagonista? ¿Cuál os gusta más?

Vía: Arjen Reas Architecten / Fotografía: Luc Buthker / Visto en: Contemporist

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Naturaleza Muerta

Así encontré literalmente la naturaleza de mi jardín al llegar de vacaciones, muerta. Y yo que tanto me preocupaba en mi ausencia por mis plantas de interior, pues sólo tuve una baja, la pilea peperomioides, que ya he procedido a reponer. Cabía esperar este resultado, es una planta delicada y aunque la dejé con el viejo truco del cordón que llega a un cubo con agua para que se auto abasteciese, no funcionó. Pero dentro de mis plantas de interior, la considero un mal menor.

Pero ainsss! no me esperaba lo que iba a descubrir en el jardín, qué desolación, llegar a casa y verlo todo amarillo, quemado, chamuscado, cuando lo habíamos dejado frondoso y verde, se me cayó el alma a los pies. Tras 15 años de vivir en esta casa por fin habíamos conseguido tupir la valla del jardín que nos separa de los vecinos, no creáis que nos habíamos complicado mucho la vida, tan sólo teníamos plantado hiedra y jazmín (que son de crecimiento rápido) y en las esquinas dos bonitos madroños, pues todo ha muerto y lo curioso es que no es la primera vez, si no recuerdo mal es la tercera, siempre en agosto y siempre a causa de riego. Tenemos que volver a empezar de cero. Voy a pensar que el jardín está gafado :-(

Para los que como yo tengáis ciertos problemas con las plantas siempre podéis recurrir a una tendencia muy actual, la naturaleza muerta, más para interior que para exterior, pero la de cosas que he visto hacer con flores y ramas secas no tienen nada que envidiar a las naturales y jamás se os morirán porque ya lo están ;-)

En arreglos para las casas basta con un poco de imaginación, porque quedan bien en cualquier parte, en una damajuana, en un jarrón, en una jarra de loza, en cestos,… las posibilidades son infinitas. Quizás puedas coger las flores tu mismo en el campo y secarlas como toda la vida, basta con ponerlas boca abajo durante unos días y estarán listas para adornar. Si quieres algo un poco más elaborado en webs como Etsy, puedes encontrar infinidad de ramos ya hechos a precios muy económicos, (bajo las imágenes dejo los enlaces de dichos ramos). Particularmente me fascinan los grandes arreglos florales de naturaleza muerta que se han puesto de moda para las bodas formados por pampas, palmeras, flores secas,… son espectaculares, bien como parte de un photocall, como decoración de las mesas o incluso aquellos que cuelgan del techo (no sé si volverme a casar para poner uno bien grande. Madre mía lo que ha cambiado la película desde que yo me casé).

Y como delicado, me encantan las plantas y flores enmarcadas, pero creo que lo que más me llama es la delicadeza de esos pequeños marcos de cristal con el borde dorado. En general me gustan más las composiciones que poner uno exento y como los ramos, puedes hacerlos tú mismo o comprarlos ya hechos, depende de lo manitas que seas, aunque sinceramente no le veo complejidad alguna.

Pues lo dicho, menos mal que hay soluciones para todo y que además por mucho que se lleven las plantas en este momento, si no te ves capaz de cuidar de ellas no te preocupes, la naturaleza muerta también es tendencia y suplirá esa ausencia muy dignamente. Mirad qué espacios más bonitos se consiguen con ella, nada que envidiar a los que promueven la corriente “urban jungle” :-)

Imagen: Turbulences Deco

Imagen: Michelle Halford

Imagen: Etsy

Imagen: Etsy

Imagen: El Mueble

Imagen: Vogue

Imagen: theglitterguide.com

Imagen: plant-decor.decorationdesign.ga

Imagen: RAW Sunshine Coast

Imagen: Spruced Roost

Imagen: Batavia

Imagen: cheetahisthenewblack.com

Imagen: bloglovin

Imagen: salon.decorationforhome.xyz

Imagen: Green Wedding Shoes
Imagen portada vía: picclick.co.uk

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.