Valentina Shop

Estamos en octubre, aún no hemos pasado la barrera de Halloween y mi hija mayor ya me ha escrito la carta de los regalos de navidad ¿sabéis cómo lo ha hecho? me ha enviado un email :-) Supongo que será por su edad preadolescente ¿dónde quedó el romanticismo de escribir la carta a mano y echarla al buzón? parece que pasó a mejor vida. La realidad es que ya no cree en Papá Noel ni en los Reyes Magos y buscar regalos siempre es una buena excusa para ella para trastear por internet. Total que recibí una larga lista con las “url” de cada producto en cuestión (no sea que me confunda de regalo) para que lo distribuya por la familia, la ley del mínimo esfuerzo vaya. Además cada día se le ocurren nuevas cosas que me va soltando para que añada a su lista (directamente, ya no las escribe, prefiere que me acuerde yo). Ah! que aparte de los regalos me ha pedido todo un despliegue decorativo para su habitación, ya no se conforma con decorar el salón ¿eso se le habrá pegado de mí?

Y digo yo, ¿y si me diera a mí por hacer lo mismo que a mi hija e hiciera una lista con todo que veo cada día en internet? porque a referencias de tiendas chulas y a horas delante del ordenador buscando contenido y viendo cosas bonitas, pocos pueden superarme. Menos mal que soy comedida y no entra en mis planes arruinar a mi familia, a ver cómo le hago entender a mi niña que quizás se ha pasado un poco con su “wish list” navideña.

Todo esto viene a que he encontrado otra tienda preciosa que quería compartir, de las que si entrase no podría salir porque querría llevármelo todo. Afortunadamente no me pilla muy cerca, está en San Sebastián (Donosti), así que tendré que dejarla apuntada porque llevo años queriendo volver. Este es otro de esos viajes que tengo pendiente y cada año digo que haré. La última vez que estuve estaba embarazada de mi primera hija (la adolescente que me envía emails) e ir a una ciudad donde la gastronomía es lo más y tener que coartarte por comer esto o aquello debido al embarazo, generó en mí cierta ansia por volver.

La tienda en cuestión se llama Valentina. En ella podemos encontrar piezas de distintas marcas y países, objetos con alma y personalidad, calidad y mucho gusto por los pequeños detalles. Algunos son recuperados y otros de colección, pero todos llegan a Valentina con un sentido. Como dicen en la web “una tienda que lo tiene todo y todo tiene su por qué“.

La mayoría de las piezas que he visto son de corte nórdico. No sé su procedencia porque no lo indican, pero a mí me han recordado mucho a la firma danesa GUBI. No sólo me gustan los muebles, luminarias, alfombras y objetos más importantes, también las pequeñas cosas como las vajillas, cojines, mantelerías, artículos de papelería, las tablas de cortar, las láminas e incluso los palillos chinos de la última imagen (y eso que no sé utilizarlos). Lo dicho, otra tienda bonita para apuntar en mi ya larga lista.

¡Feliz fin de semana!


Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 547 seguidores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.