Pierhouse Brooklyn, NY

Esta casa es una mezcla explosiva de piezas mid-century, diseño contemporáneo, nórdico, acentos marroquís y africanos, toques naturales, otros industriales, detalles sofisticados y ricas texturas ¿Qué locura, no? Pues el resultado no puede ser más acertado, eclecticismo del bueno.

La vivienda está situada en Brooklyn, Nueva York. El proyecto de diseño interior fue llevado a cabo por Threshold Interiors, en este post podéis ver otro de sus trabajos del que os hablé hace ya un tiempo. Los clientes buscaban un resultado sofisticado, pero no aburrido, querían color y vida. Por ello se implicaron mucho en la elección tanto del mobiliario como de las telas, un ejemplo de ello es el sofá Mah Jong personalizado de Roche Bobois que preside el salón, al igual que reprodujeron una alfombra sueca de la serie vintage de Doris Leslie Blau. El mayor reto era aprovechar el hueco bajo la escalera, una zona algo estrecha a espaldas de la isla de la cocina. Lo consiguieron colocando módulos de estanterías bajas con formato de cubos, un escritorio doble con baldas en su parte superior y finalmente (bajo la zona más alta de la escalera) un armario que permitiera albergar abrigos y otros enseres.

Mención especial para los papeles pintados que se distribuyen por toda la casa, desde el sofisticado y romántico azul del dormitorio, que contrasta a la perfección con la cama de madera con dosel; al intenso papel en blanco y negro que cobija el comedor (con mi mesa favorita, por si no os habíais dado cuenta, la Tulip de Saarinen); pasando por un discreto papel entelado a continuación del armario; al toque divertido con cuadros de conejos en el baño; el delicado papel con topos dorados del cuarto infantil y un más que atrevido papel con motivos vegetales que ni siquiera parece pertenecer a la misma casa. Excepto el último, demasiado para mí, y a pesar de convivir todos juntos, no desentona ninguno.

Creo que es una casa llena de personalidad, con una sabia mezcla de colores, piezas de diferentes estilos, papeles pintados,… donde nada sobra y nada falta. Como os decía al principio, el resultado es elegante y equilibrado. Espero que la disfrutéis…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 528 seguidores

La casa de la diseñadora E. Diomede

Nos encontramos en el barrio de Naperville, Illinois. Un barrio apreciado por sus grandes casas de campo, espacios de ocio y atractivo vintage. La vivienda pertenece a la diseñadora de interiores Elizabeth Diomede (de Diomede Design), su marido Mark y sus tres hijos. Para ella fue su proyecto soñado, encontrar un lienzo en blanco y poder transformar la propiedad íntegramente para convertirla en el hogar que siempre quiso.

Aunque a primera vista pueda parecer una casa de campo, en su interior encontramos algo muy diferente. Su estética es una elegante combinación entre lo escandinavo, las piezas mid-century y el minimalismo. Fueron fieles a la arquitectura tradicional pero sin sacrificar su estilo. La casa está decorada bajo el lema “menos es más”, en algunas zonas como la enorme cocina con comedor, la sala, el pequeño rincón de despacho y en algunas de las habitaciones, el blanco enfatiza esa sensación, además de llenar los espacios de luz. En otras zonas sin embargo, los colores oscuros, la iluminación y los accesorios, crean dramatismo (un ejemplo claro es el aseo que se encuentra en las primeras imágenes, con el panelado en color negro combinado con el mueble blanco y toques dorados, un combo perfecto).

A pesar de la pasión de la interiorista por el blanco, en los dormitorios de sus hijos hizo algunas concesiones. A uno de ellos le encantan los tonos amarillos, naranjas y rojos, y aunque para Elisabeth eran colores demasiado arriesgados le dio el capricho y pintó la pared del cabecero hasta media altura en un amarillo funky, y a pesar de su resistencia en un principio, ha llegado a gustarle. En cuanto a la decoración de los cuartos infantiles tampoco quería algo temático, buscaba espacios versátiles y funcionales, también neutros, muebles de calidad que perduraran en el tiempo y añadir pequeños detalles que reflejaran la personalidad de los niños pero que fueran fácilmente reemplazables según iban creciendo. También hizo bastante hincapié en las soluciones de almacenaje, con tres hijos es más que necesario, incorporó gavetas, estanterías en pequeños rincones, un banco zapatero en la entrada,… soluciones sencillas pero inteligentes para tener el desorden bajo control.

¿Sabéis por qué me ha gustado tanto esta casa? En ella veo un perfecto equilibrio entre varios estilos, el minimalismo (con sus grandes estancias despejadas), las piezas mid-century (que le dan ese toque de personalidad) y el nórdico bien entendido (ya me entendéis, no el que pretenden meternos por los ojos constantemente, sino uno más refinado que hace justicia a las tendencias del norte de Europa). Espero que disfrutéis de la casa tanto como yo, para mí es una maravilla.

¡Feliz fin de semana!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 528 seguidores

Mi nueva lámpara Bistro de PIB

Hace aproximadamente un año os presentaba en el blog la firma PIB. Os contaba entonces que esta empresa de origen galo, no posee un catálogo infinito de productos ya que para ellos prima la calidad sobre la cantidad, los materiales nobles, lo artesanal, el cuidado de la pátina, etc. Ofrecen productos concebidos para durar toda la vida. Operan en varios países de forma online llevando a tu hogar muebles atemporales, de las mejores marcas de decoración, diseños de diferentes estilos y para todos los gustos: vintage, industrial, shabby chic o nórdico.

Hoy me voy a centrar en el diseño industrial ya que el pasado viernes recibí mi nueva lámpara Bistro de PIB y quedé gratamente sorprendida (supongo que algunos ya la habéis visto en mis redes sociales). Os comenté entonces al abrir la caja y sacar el producto, que me sorprendió el peso del aplique y pensé que era una buena señal, lo que quiero decir es que si buscas estilo industrial esperas algo contundente, robusto y pesado, que el hierro se note que sea hierro, si hubiera pesado poco me surgirían dudas respecto a su calidad y durabilidad, hoy estoy segura de que tengo lámpara para rato.

Aunque creáis que este estilo pueda condicionar mucho un espacio no tiene por qué, a mí me gusta contrastar este tipo de piezas con carácter en ubicaciones más ligeras, de tal manera que no se vea todo tan pesado (ya sabéis que no soy partidaria de los “total looks”). Cuando decoré la tienda de ropa de mi amiga Susana por ejemplo, elegí una estructura industrial pero lo mezclé con rosas empolvados y plantas que suavizaban el ambiente. Lo mismo sucede ahora con mi lámpara Bistro, tengo decididas dos posibles ubicaciones, bien en mi despacho donde la paleta de color es blanco, fucsia y gris o bien en la habitación de mi hija pequeña decorada en azules, blancos y grises, en cualquiera de los dos espacios quedaría bien sin que necesariamente el resto de elementos tengan que ser de corte industrial. Lo más complicado ahora será convencer a mi marido para coger el taladro y que se ponga manos a la obra ;-)

Además de algunas imágenes de los productos de estilo industrial que podéis encontrar en PIB, os dejo también una parte de mi despacho y otra de la habitación de mi hija, así os hacéis idea de los colores. Se admiten sugerencias ¿dónde podríais vosotros el aplique de pared? Os espero en los comentarios…

Estos son los dos espacios de mi casa donde podría poner mi lámpara Bistro ¿dónde os gusta más en mi despacho (primera imagen) o el dormitorio de mi hija (segunda)?

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 528 seguidores

 

 

Valentina Shop

Estamos en octubre, aún no hemos pasado la barrera de Halloween y mi hija mayor ya me ha escrito la carta de los regalos de navidad ¿sabéis cómo lo ha hecho? me ha enviado un email :-) Supongo que será por su edad preadolescente ¿dónde quedó el romanticismo de escribir la carta a mano y echarla al buzón? parece que pasó a mejor vida. La realidad es que ya no cree en Papá Noel ni en los Reyes Magos y buscar regalos siempre es una buena excusa para ella para trastear por internet. Total que recibí una larga lista con las “url” de cada producto en cuestión (no sea que me confunda de regalo) para que lo distribuya por la familia, la ley del mínimo esfuerzo vaya. Además cada día se le ocurren nuevas cosas que me va soltando para que añada a su lista (directamente, ya no las escribe, prefiere que me acuerde yo). Ah! que aparte de los regalos me ha pedido todo un despliegue decorativo para su habitación, ya no se conforma con decorar el salón ¿eso se le habrá pegado de mí?

Y digo yo, ¿y si me diera a mí por hacer lo mismo que a mi hija e hiciera una lista con todo que veo cada día en internet? porque a referencias de tiendas chulas y a horas delante del ordenador buscando contenido y viendo cosas bonitas, pocos pueden superarme. Menos mal que soy comedida y no entra en mis planes arruinar a mi familia, a ver cómo le hago entender a mi niña que quizás se ha pasado un poco con su “wish list” navideña.

Todo esto viene a que he encontrado otra tienda preciosa que quería compartir, de las que si entrase no podría salir porque querría llevármelo todo. Afortunadamente no me pilla muy cerca, está en San Sebastián (Donosti), así que tendré que dejarla apuntada porque llevo años queriendo volver. Este es otro de esos viajes que tengo pendiente y cada año digo que haré. La última vez que estuve estaba embarazada de mi primera hija (la adolescente que me envía emails) e ir a una ciudad donde la gastronomía es lo más y tener que coartarte por comer esto o aquello debido al embarazo, generó en mí cierta ansia por volver.

La tienda en cuestión se llama Valentina. En ella podemos encontrar piezas de distintas marcas y países, objetos con alma y personalidad, calidad y mucho gusto por los pequeños detalles. Algunos son recuperados y otros de colección, pero todos llegan a Valentina con un sentido. Como dicen en la web “una tienda que lo tiene todo y todo tiene su por qué“.

La mayoría de las piezas que he visto son de corte nórdico. No sé su procedencia porque no lo indican, pero a mí me han recordado mucho a la firma danesa GUBI. No sólo me gustan los muebles, luminarias, alfombras y objetos más importantes, también las pequeñas cosas como las vajillas, cojines, mantelerías, artículos de papelería, las tablas de cortar, las láminas e incluso los palillos chinos de la última imagen (y eso que no sé utilizarlos). Lo dicho, otra tienda bonita para apuntar en mi ya larga lista.

¡Feliz fin de semana!


Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 528 seguidores

La vuelta al cole

Hola a todos, ¿qué tal vuestras vacaciones? Seguramente para muchos son ya un recuerdo lejano, otros ni siquiera las habréis disfrutado aún y la gran mayoría estamos recién aterrizados. Yo llegué el domingo pasado pero no he querido empezar con los post hasta hoy porque tengo muchas cosas acumuladas. Aunque tenía buenas intenciones de trabajar algo durante el verano al final no he hecho nada, me lleve el portátil con muy buena fe pero la realidad es que lo abrí sólo un día, lo justo y necesario para realizar una pequeña colaboración que surgió en agosto. El portátil lo volví a cerrar y no quise saber nada de él hasta que llegué a Madrid. Ahora tengo pendiente lo que dejé antes de verano más lo que ha surgido nuevo, pero como se suele decir ” que me quiten lo bailado”, las vacaciones están para disfrutar. Yo he dejado buena parte de las mías plasmadas en las redes, así que si tenéis curiosidad podéis ver mi mes de agosto en Instagram, Facebook o Twitter.

No tenía muy claro con qué tipo de post empezar, ya he comenzado a recibir novedades de otoño pero me resisto a dejar pasar la estación que más me gusta, el verano. Así que os traigo este hotel parisino que me ha dejado fascinada y ya de paso, tanto si no habéis disfrutado de vuestras vacaciones o estáis pensando en una futura escapada, el Henriette París os puede servir como opción.

Con 32 habitaciones, todas ellas diferentes, ofrece una mezcla de estilos tan diversos que pocas veces había visto algo tan impactante. Tan pronto te encuentras piezas mid-century, como otras de estilo nórdico o habitaciones más minimalistas, también una avalancha de texturas diferentes en textiles: cojines, alfombras, plaids, nórdicos, etc., y mucha diversidad en las paredes, unas con sorprendentes e impactantes papeles pintados y en otros casos con distintas técnicas de pintura. Al final en un mismo hotel podemos disfrutar tanto de estancias absolutamente elegantes (véase la primera imagen) mientras otras habitaciones son de corte más sencillo, pero todas tienen su aquél.

Y no me olvido de otro de sus grandes atractivos, el patio trasero de corte vintage, con sus preciosos conjuntos de sillas y mesas de hierro envejecido, rodeados por vegetación, un oasis en el centro de la ciudad.

Hoy os traigo un montón de imágenes porque el lugar lo merece de verdad, pero en la web podéis ver todavía más. Hay más papeles pintados por ver, preciosas luminarias, los baños (que no los he puesto porque en este caso me parecían menos representativos) y otros rincones que seguro os sorprenderán.

¡Feliz fin de semana!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 528 seguidores

 

Mi visita a DecorAcción

Ya me conocéis, después de una feria llega la avalancha de imágenes. El viernes me escapé a DecorAcción, muestra de ello la primera foto, sé que estoy seria y no es que estuviera enfadada, pero todavía me cuesta un poco el tema de posar.

Me repito cada año pero la realidad es que se me hace imposible verlo todo en un día, parece como si DecorAcción creciera en cada edición,  como si cada vez hubiera más intervenciones, anticuarios, tiendas decoradas, restaurantes, hoteles,… que participan de esta feria, por no decir las firmas que, puesto a puesto, van ocupando las distintas calles del barrio de las letras, ¡ah! y todos los “saraos” que se organizan con motivo de esta fiesta de la decoración.

Al final siempre hago lo mismo, en lugar de marcarme un itinerario e intentar llegar a todo, me dejo llevar por las calles, paseo, cotilleo y hago fotos a diestro y siniestro, visito a mis conocidos: Indigo50, La Recova, El Taller de Chloe, Vide-Greniers, Candelabro, Delite Design, Calma Chechu, La Tapicera, La Mantika,… entre otros, y disfruto sin más, del ambiente que se vive por allí.

Os cuento algún que otro descubrimiento de esta edición: los tejidos de BanGaLore, las gallinas de Comodé Antiques o las tarjetas con motivos en miniatura de Accumba.com (os indico en las imágenes cuáles son). Y digo descubrimiento porque es de lo poco que no conocía. Por último no puedo dejar de nombrar el espejo convexo de mi amigo Alejandro de la Torre, a él sí que tengo el honor de conocer personalmente además de atesorar uno de sus espejos sobre mi chimenea, el que veréis más abajo realizado con teclas de piano, se encontraba en el puesto de Colindante, es de esas piezas que te dejan sin aliento ¡qué arte tiene mi amigo!

Una vez más fui con mi compañera Bea y terminamos comiendo en “La Verónica”, si el año pasado comimos bien, por qué no repetir. Por cierto me encantó la fachada en negro y dorado, llamaba la atención.

O dejo con un montón de fotos, si veis algo que os guste mucho, no dudéis en preguntarme de dónde es (hubiera sido eterno si tengo que poner nombre a cada imagen). Espero que lo disfrutéis…

DecorAccion_2016_5

DecorAccion_2016_1

DecorAccion_2016_2

DecorAccion_2016_3

DecorAccion_2016_4

DecorAccion_2016_6

DecorAccion_2016_7

DecorAccion_2016_8

DecorAccion_2016_9

DecorAccion_2016_10

En la imagen superior e inferior, BanGalore ¿no me digais que no son preciosos?

DecorAccion_2016_12 (más…)