Al campo!

Hoy tomo prestada una frase que me dijo hace tiempo una fiel lectora del blog, Mercé de Alababalà Barcelona, “me he vuelto zen“. Quizás en mi caso aún no haya sucedido del todo, pero el pensamiento y el objetivo están ahí…

Estoy en una fase en la que me pregunto por qué tenemos que llevar este tipo de vida, ¿es que no hay alternativas? Odio las prisas, la necesidad de estar constantemente mirando el reloj y que mi día a día sean actos cronometrados desde que me levanto hasta que me acuesto. Madrugones, trabajo, diez minutos para comer, más trabajo, extraescolares, vuelta a trabajar, baños infantiles, cenas,… y así un día tras otro como si fuera el “día de la marmota”, ¡ya no puedo más! Lo peor de todo, es que veo que mis hijas lo asumen de manera natural, lo tienen interiorizado. Un ejemplo, cuando las llamo para ducharse a veces replican “mamá, si aún quedan cinco minutos para las siete”. Y es que yo soy así, cuadriculada, puntualidad británica, ¡argggg! Lo intento cambiar pero me doy cuenta que no puedo, demasiadas cosas que hacer en sólo 24 horas.

Conclusión, esto no puede ser bueno, deberíamos poder tomarnos la vida de otra manera y si la vida no nos deja, yo quiero buscar opciones para conseguirlo.

Ahora mismo lo que me pide el cuerpo es coger la maleta e irme a vivir a un pequeño pueblo, cualquier sitio donde todo vaya más despacio, donde mis hijas puedan disfrutar de tiempo libre, donde levantarse cada día no se convierta en un maratón hasta la noche. Pero además, ahí va otra reflexión, vivir con menos, no necesitamos tantas cosas materiales para ser felices, yo preferiría vivir más modestamente, más tranquilamente y sentirme mil veces más llena.

Lo que veréis a continuación son imágenes de viviendas en venta, un paraíso en Segovia y otro en Mallorca. Me conformaría con una tercera parte de ellas ;-) Podéis ver más casas y los reportajes completos en la revista Casa&Campo.

¡¡Feliz fin de semana!!

En Segovia

Casa&Campo_Segovia_1

Casa&Campo_Segovia_2

Casa&Campo_Segovia_3 (más…)