De boda en la Finca las Tenadas…

Este sábado estuve de boda en lugar realmente bonito, ni siquiera sabía de su existencia y resulta que está al lado de mi casa. Creo que es la primera vez que muestro en el blog una finca para celebrar eventos, o algo relacionado con decoración para bodas, pero esta ocasión lo merece, más aún cuando has estado en persona y puedes hablar con conocimiento de causa.

La realidad es que la puesta en escena estaba espectacular, todo cuidado al mínimo detalle, pero creo que el lugar me gustaba aún más. La Finca las Tenadas son unas antiguas naves ganaderas con más de cien años a sus espaldas, rodeadas por unos maravillosos jardines ingleses con árboles centenarios e incluso un gran huerto. La decoración va en consonancia al lugar, muebles y objetos rústicos y vintage, piezas de mimbre, rafia, palets, cajas de fruta, incluso la caravana o los carros donde se disponen comidas y bebidas para el cóctel, todo nos recuerda a campo.

En Madrid llevábamos tres días de lluvias torrenciales, el sábado tuvimos mucha suerte con el tiempo porque justo dejó de llover a las cinco de la tarde, claro que la pobre novia tubo doble ración de nervios. Finalmente pudimos disfrutar del cóctel en el jardín y las mesas que se habían dispuesto fuera para la cena, las metieron en el interior (por si las moscas :-)) Acoplar a 450 invitados cómodamente en salones y hacerlo en el último momento, tiene mucho mérito, así que en ese sentido un diez a la organización.

El día de la boda subí varias Stories a IG y compartí un par de fotos también, pero quería hacer un post para los que no lo pudisteis ver. Las primeras imágenes son sacadas de la propia web, pero al final he incluido unas cuantas de cosecha propia (no son muy buenas ya me conocéis), pero al menos os haréis una idea de lo bonito que estaba el jardín. También quería mostraros el papel del baño, tenía motivos de árboles y pájaros (otra clara referencia al campo) y una preciosa composición de espejos, me encantó.

Si estáis pensando en casaros o celebrar algún evento importante, Las Tenadas es una recomendación a tener en cuenta. Precioso lugar, bonita decoración, trato exquisito y comida de diez. ¿Se puede pedir más?

El miércoles no sé si andaré por aquí, veré cómo voy de tiempo, mañana es mi 45 cumpleaños y tengo ciertos compromisos familiares. ¡Puff, me hago mayor!

Estas últimas cinco fotos son de mi móvil. Lo sé, son muy malas, así que echarle imaginación. Precioso todo ¿verdad?…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

Do Design Madrid

Nueva semana y nuevo descubrimiento para engrosar mi lista de firmas. Por cierto, tengo una tarea pendiente respecto a esto, debería encontrar un hueco para actualizar el listado que tenéis en portada, hace tiempo que no lo hago y se me está yendo de las manos.

Me encanta descubrir tiendas que no son sólo tiendas, que van más allá, porque su propósito es convertir la compra en experiencia. En Do Design Madrid, puedes ir a tomar un café, inspirarte, recorrer sus 200 metros cuadrados y descubrir, además de mobiliario y decoración, moda, objetos de papelería, revistas y publicaciones. Cada dos meses también puedes encontrar una nueva exposición de arte.

Lucia Ruíz-Rivas, tras estudiar en Finlandia, retornó a Madrid en 2011 y decidió abrir el negocio. Su búsqueda se centró en objetos de diseño, bonitos y funcionales, orgánicos y artesanales, mezclando las últimas tendencias con lo rústico y tradicional. Piezas realizadas en madera, porcelana, cerámica y fibras naturales. Un espacio donde encontramos también influencia nipona en los artículos de papelería, o cestería procedente de artesanos del sur de España, cepillos hechos a mano traídos de Suecia,… Sus colaboraciones con artistas y firmas españolas son cada vez más frecuentes, he visto por ejemplo en su página de facebook, que en la tienda tienen los preciosos tejidos de la firma Ábbatte de los que os hablé en su día.

En definitiva Do Design nació para inspirar, para crear sinergias entre distintas disciplinas y dar visibilidad al trabajo de artistas y diseñadores emergentes.

Os dejo a continuación con imágenes tanto de los productos, como de la tienda en sí. El espacio merece mucho la pena decorativamente hablando (vigas vistas, paredes de ladrillo pintado, muebles reutilizados, etc), no perdáis detalle…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Twine & Twig Style

Encontré un artículo en Domino Magazine sobre la firma Twine & Twig Style y me he quedado enamorada. No sé qué ha llamado más mi atención, si el talento de sus dos propietarias (hermanas), el maravilloso estudio que han creado para trabajar e inspirarse, o la propia filosofía de la marca. Diría que más bien el pack completo.

Elizabeth White y Jacquelyn Bunker lanzaron en 2013 esta firma de joyas inspiradas en el ambiente rústico e informal de Carolina del Norte. Ahora sus productos abarcan además de la bisutería, accesorios, artículos para el hogar, para bebés, niños y mascotas, todo un popurrí bajo un mismo estilo, el rústico. Twine & Twig lo fundaron bajo la filosofía del amor por los elementos simples, la naturaleza y los tesoros encontrados en mercadillos de medio mundo.

Las piezas de joyería están realizadas a mano por las hermanas y cada una de ellas es única. Los collares van engarzados y atados con una correa de gamuza (sello de la firma) y en ellos se exhiben preciosos materiales naturales. Artesanía de calidad prestando atención hasta el último detalle.

Para crear su taller se inspiraron precisamente en sus colecciones, el espacio debía llevar su impronta. El nuevo estudio creativo es el que inspira sus diseños y a su vez, sus diseños están inspirados en el estudio. En el artículo de Domino cuentan que en sus comienzos, el taller estaba situado en una antigua casa de estilo victoriano, muy bonita pero tenía los techos bajos y eso la hacía oscura. Buscaron un espacio con mucha luz natural de concepto abierto para crear así esa sensación de frescura que respira la marca. Encontraron este precioso estudio con grandes ventanales, vigas y ladrillos vistos. Para “vestirlo” sólo tuvieron que llevar a cabo una prolongación del estilo de sus propias casas, porque tal y como afirman “es difícil ser creativo si no estás cómodo”. Al igual que la firma defiende la belleza las imperfecciones, en su estudio también se pueden encontrar las huellas del paso del tiempo, algo que celebran. Es un edificio histórico y singular, utilizado anteriormente como molino de algodón.

Una última curiosidad, este lugar les suponía un reto a la hora de almacenar y no sólo las piezas que estaban listas para la venta (sus diseños finales), sino también todos los materiales con los que se confeccionan. Idearon un sistema tan práctico como decorativo, en las estanterías abiertas dispusieron una gran cantidad de frascos de cristal de tal manera que se expusieran todos los materiales con los que trabajan, cuentas, astas, conchas,… El simple hecho de mostrar su materia prima produce una reacción de impacto en sus clientes (es como ver el “antes” y el “después” de una pieza, de manera creativa y estética).

Además de sus creaciones y los complementos del hogar, si os atrae la moda os recomiendo que echéis un ojo a su cuenta de Instagram o Facebook, estas dos hermanas son realmente estilosas y nos muestran cómo combinar sus creaciones con los “outfits” más adecuados.

¡¡Feliz fin de semana!!

Via: Domino Magazine. Photography by ARIANA CLARE

Imágenes: Twine & Twig StyleFacebook

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Jersey Ice Cream Co

A esto lo llamo yo tener personalidad, se me ha caído el lagrimón con cada imagen. Además de interiores espectaculares, Tara Mangini y Percy Brigh de Jersey Ice Cream Co, tienen una manera muy original de ejecutar su trabajo. Cuando les sale un cliente cogen literalmente la maleta y se trasladan allí donde dicho trabajo les lleve. Viven durante unos meses cerca del proyecto, así de esta manera van viendo las necesidades poco a poco. Lo que hacen no es sólo decoración porque al final del camino consiguen transformar casas sin identidad en auténticos hogares. Todo un proceso que ya forma parte de su filosofía e identidad. Estoy completamente de acuerdo en que para llegar a lo que uno busca, lo que necesitamos o lo que nos hace feliz, la mejor manera es ser paciente porque encontrar la pieza perfecta lleva su tiempo, no se trata de llenar espacios porque sí, más bien de hacer ese espacio tuyo.

La casa que vais a ver tenía tan sólo diez años de antigüedad y su atractivo principal era la madera, los techos y sus vigas. Gracias a la creatividad de Jersey Ice Cream Co., lograron que este lugar rezumara historia y personalidad, como si hubiera pertenecido a la familia durante décadas.

Creo que mi espacio favorito es la cocina y la zona de comedor, no sólo por el diseño rústico actualizado del interior, también por las vistas que gracias a los grandes ventanales, son todo un lujo. Poder desayunar allí cada mañana disfrutando de la luz y del frondoso jardín exterior, debe ser lo más. Me gusta un montón el azul grisáceo de los muebles de la cocina y más aún que se hayan combinado con materiales dorados, es un plus de elegancia que contrasta muy bien con el entorno rural. Esa “elegancia rústica” continua en los dormitorios (vestidos con papel pintado de Farrow & Ball), las zonas infantiles y los baños. La casa se mire por donde se mire, no tiene desperdicio.

Os aconsejo que veáis el resto de proyectos de Jersey Ice Cream Co, no os defraudarán…

jersey_ice_cream_co_1

jersey_ice_cream_co_2

jersey_ice_cream_co_3

jersey_ice_cream_co_4

jersey_ice_cream_co_5

jersey_ice_cream_co_6

jersey_ice_cream_co_7

jersey_ice_cream_co_8

jersey_ice_cream_co_26

jersey_ice_cream_co_9

jersey_ice_cream_co_10

jersey_ice_cream_co_11

jersey_ice_cream_co_12

jersey_ice_cream_co_13

jersey_ice_cream_co_14

jersey_ice_cream_co_15

jersey_ice_cream_co_16

jersey_ice_cream_co_17

jersey_ice_cream_co_18

jersey_ice_cream_co_20

jersey_ice_cream_co_21

jersey_ice_cream_co_22

jersey_ice_cream_co_23

jersey_ice_cream_co_24

jersey_ice_cream_co_25

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Casa Tiba, Trancoso

Con la edad, la mayoría de la gente se vuelve más exigente, supongo que es normal. Se tiende a buscar la comodidad, cierta sofisticación, quizás a tener más posesiones,… Yo debí nacer “rarita”, siento que según me voy haciendo mayor me vuelvo más rústica. Me sobran casi todas las cosas materiales y me atrae el “menos es más” (y no me refiero que me guste el minimalismo en decoración, pero sí a la idea de no necesitar demasiado para lograr espacios bonitos e interesantes). Os lo demostraré con esta preciosa vivienda de vacaciones, se llama Casa Tiba y se encuentra en Trancoso (Brasil).

Trancoso se hizo conocido hace veinte años como lugar de escapada hippie. Un antiguo pueblo pesquero que se puso de moda entre los brasileños más top que buscaban esconderse en sus playas vírgenes (algo así como Ibiza en España). La zona sigue conservando su esencia con sus pequeñas casas de madera bajas pintadas de colores, sus calles empedradas y sus caminos de tierra.

Cas Tiba era un antiguo taller de cerámica transformado ahora en 500 metros de alojamiento con piscina y rodeado por un bonito jardín con plátanos, palmeras y flores. Los muebles de la vivienda están hechos de piedra y maderas locales, elaborados por artesanos de la región (para mí es ahí donde radica su belleza). Pese a su simplicidad, está perfectamente equipada para satisfacer los deseos de los huéspedes más exigentes.

No hay duda sobre lo espectacular de sus exteriores, es como para tumbarse en una de sus hamacas y quedarse eternamente en plan vida contemplativa. Pero ¿habéis visto los dormitorios?, ¡ainss! esas camas con dosel y vistas al jardín, tampoco tengo claro si sería capaz de salir de una de ellas.

Se me ocurre que en breve llegará la época de bodas, ¿no os irías a un sitio así de luna de miel? Es obvio que yo sí, aunque quizás no querría volver después. Ahora que lo pienso, en junio hago 15 años de casada, así que hago saber a ese señor guapo con perilla que sé que está detrás de la pantalla leyendo mi post, que me encantaría ir a un lugar así. ¡Ahí lo dejo! :-)

casa_tiba_1

casa_tiba_2

casa_tiba_3

casa_tiba_4

casa_tiba_5

casa_tiba_6

casa_tiba_7

casa_tiba_8

casa_tiba_9

casa_tiba_10

casa_tiba_11

casa_tiba_12

casa_tiba_13

casa_tiba_14

casa_tiba_15

casa_tiba_16

casa_tiba_17

casa_tiba_18

casa_tiba_19

casa_tiba_20

casa_tiba_21

casa_tiba_22

casa_tiba_23

casa_tiba_24

casa_tiba_19

casa_tiba_25

casa_tiba_26

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Al campo!

Hoy tomo prestada una frase que me dijo hace tiempo una fiel lectora del blog, Mercé de Alababalà Barcelona, “me he vuelto zen“. Quizás en mi caso aún no haya sucedido del todo, pero el pensamiento y el objetivo están ahí…

Estoy en una fase en la que me pregunto por qué tenemos que llevar este tipo de vida, ¿es que no hay alternativas? Odio las prisas, la necesidad de estar constantemente mirando el reloj y que mi día a día sean actos cronometrados desde que me levanto hasta que me acuesto. Madrugones, trabajo, diez minutos para comer, más trabajo, extraescolares, vuelta a trabajar, baños infantiles, cenas,… y así un día tras otro como si fuera el “día de la marmota”, ¡ya no puedo más! Lo peor de todo, es que veo que mis hijas lo asumen de manera natural, lo tienen interiorizado. Un ejemplo, cuando las llamo para ducharse a veces replican “mamá, si aún quedan cinco minutos para las siete”. Y es que yo soy así, cuadriculada, puntualidad británica, ¡argggg! Lo intento cambiar pero me doy cuenta que no puedo, demasiadas cosas que hacer en sólo 24 horas.

Conclusión, esto no puede ser bueno, deberíamos poder tomarnos la vida de otra manera y si la vida no nos deja, yo quiero buscar opciones para conseguirlo.

Ahora mismo lo que me pide el cuerpo es coger la maleta e irme a vivir a un pequeño pueblo, cualquier sitio donde todo vaya más despacio, donde mis hijas puedan disfrutar de tiempo libre, donde levantarse cada día no se convierta en un maratón hasta la noche. Pero además, ahí va otra reflexión, vivir con menos, no necesitamos tantas cosas materiales para ser felices, yo preferiría vivir más modestamente, más tranquilamente y sentirme mil veces más llena.

Lo que veréis a continuación son imágenes de viviendas en venta, un paraíso en Segovia y otro en Mallorca. Me conformaría con una tercera parte de ellas ;-) Podéis ver más casas y los reportajes completos en la revista Casa&Campo.

¡¡Feliz fin de semana!!

En Segovia

Casa&Campo_Segovia_1

Casa&Campo_Segovia_2

Casa&Campo_Segovia_3 (más…)