Destino: Praga…

Echando la vista atrás, me da pena reconocer que hubo un tiempo en el que pude viajar y no lo hice. No tenía hijos y el tiempo libre era para mí. Luego invertí mis ahorros en vivienda, me casé, tuve dos hijas y hasta hoy. Se puede decir que a mis cuarenta y cuatro años he viajado mucho menos de lo que me gustaría, aunque sí puedo presumir de haber estado en algunos lugares muy especiales como Isla Maurico o Laponia, e incluso haber vivido un año en California. Aparte de eso, Ámsterdam, Italia de norte a sur, Portugal, República Dominicana y poco más.

El caso es que ahora me ha entrado el gusanillo de viajar y un destino que tengo entre ceja y ceja es Praga. Buscando hoteles con encanto, he encontrado el Vintage Design Hotel SAX PRAGUE no apto para todos los gustos, pero sí para los que amamos la decoración de los años 50, 60 y 70.

Este pequeño hotel boutique se encuentra en el corazón de la antigua Praga junto al Castillo, a la Iglesia de San Nicolás y al puente Charles. El edificio data del Siglo XIV, entonces era propiedad de un herrero, hasta que en 1994 fue remodelado y transformado en hotel por los arquitectos Pizinger y Sádovská. Sorprendente su diseño plagado de mobiliario original de los grandes de la época, Saarinen, Eames, Verner Panton, Colani, etc. También el papel pintado colorista, los motivos geométricos, los textiles, los baños, por no hablar del gimnasio. Es como un retorno al pasado pero con un punto futurista.

Seguramente no os convenza a todos, pero es imposible que os deje indiferentes. Si se trata de viajar, mejor alojarse en un hotel lleno de personalidad como este ¿no creéis?

¡¡Feliz fin de semana!!

sax_1

sax_2

sax_3

sax_4

sax_5

sax_6

sax_7

sax_8

sax_9

sax_10

sax_11

sax_12

sax_13

sax_14

sax_15

sax_16

sax_17

sax_20

sax_21

sax_18

sax_19

sax_22

sax_23

sax_24

sax_25

sax_26

sax_27

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Próximo destino: Praga

Cuando terminan las vacaciones y empezamos a sentir ese vacio, cierto vértigo por volver a retomar nuestra rutina, lo mejor es marcase una nueva meta, un “algo” hacia donde mirar. Y qué mejor manera que pensar en nuestro próximo destino de vacaciones, aunque sólo sea un puente es suficiente para volver a ilusionarnos.

Mientras recorríamos los 840 km que separa Madrid de la zona del Algarve donde pasé mi última semana de vacaciones, mi marido y yo tuvimos tiempo suficiente para planear nuestro próximo viaje. Nos apetecían un montón de sitios, pero la verdad es que yo tenía el capricho de ir a Praga desde hace mucho tiempo.

En cuanto a hoteles se refiere, siempre busco los que se encuentran en la web de Design Hotels, ya que si visitas una ciudad qué mejor que alojarte en un hotel de diseño donde recrearte la vista (siempre que se pueda pagar). En Praga aparece el Hotel Josef, un diseño de Eva Jiricna que ha logrado con maestría combinar un entorno histórico, con una arquitectura de vanguardia.

Personalmente me ha encantado el uso de las transparencias en todas sus estancias, tanto en mobiliario como en elementos arquitectónicos, que mezclados con toques de acero y bajo un entorno de tonos neutros, crean un remanso de paz, sólo alterado por contados toques naranjas. Los baños especialmente son impresionantes ya que gracias al cristal se integran totalmente en los dormitorios, como un elemento más decorativo.

¿Quién no se apuntaría a una estancia en este hotel?

Hotel Josef, Praga

Hotel Josef, Praga

(más…)