Finca Es Bec D’Aguila, Menorca

Creo que es momento de fomentar el turismo español aunque todos sabemos las bondades de nuestro país tanto para pasar nuestras vacaciones como para vivir, al menos yo no lo cambio por nada. En las islas, tanto Baleares como Canarias y otras zonas de costa, ya están disfrutando de días de playa, con ciertas normativas sí, pero comienzan a darse los primeros chapuzones, las comidas en los chiringuitos, y lo que más envidio, a llenar sus retinas de las preciosas vistas del mar. Sólo les falta algo muy importante, el turista que devuelva a esos lugares la alegre vida estival que les suele caracterizar.

Menorca es uno de los destinos vacacionales favoritos, tanto para españoles como extranjeros. Allí se encuentra esta Finca llamada Es Bec D´Aguila de Atelier du Pont. Se trata de una casa de vacaciones con los servicios de un hotel exclusivo, con atmósferas brillantes y auténticas. Por un lado el uso de materiales autóctonos como la piedra de marés, la cal blanca, los muebles de mampostería o los suelos de terracota e hidráulicos, ofrecen la visión de casa típicamente menorquina, y por otro lado, hay un universo multicultural en cuanto a los orígenes de las diferentes piezas con las que se ha decorado la casa: muebles antiguos ingleses, daneses, franceses y españoles se mezclan creando un bonito híbrido.

La casa dispone de once dormitorios, todos ellos con su cuarto de baño, bonitas y frescas sábanas de lino y toallas para la piscina. Aun estando cerca del mar (a tan sólo 10 km de las maravillosas calas de Menorca), cómo no darse un chapuzón en la piscina de 25 metros de largo del jardín, junto al kiosco original y al comedor preparado para hacer barbacoas con comida típicamente local. Por no hablar de una siesta en las tumbonas escuchando el sonido de la fuente.

Para desconectar, al atardecer se puede disfrutar del bar con la gran barra de mármol verde, o contemplar las puestas de sol desde alguna de las terrazas que se reparten por la finca en varios niveles. También encontramos otras actividades para cualquier momento del día como talleres de cerámica, proyecciones de cine, juegos de petanca, yoga, gimnasio, salidas en bici, a caballo, en kayak o en barco, y para una desconexión total hay hamacas colgantes entre los pinos desde las que disfrutar de una siesta, un libro o sencillamente de las vistas sobre los campos de olivos.

Qué, ¿os he convencido para hacer un poco de turismo español? Quizás cuando veáis las fotos ya no podréis quitaros esta finca de la cabeza :-)…

Imágenes: Est Living / Atelier du Pont

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Casa Telmo Menorca

Acabo de morir de amor. Suena cursi lo sé y no me importa, así es como lo siento. Me sorprende encontrar bellezas como la que os muestro hoy y descubrir que las llaman “casas de huéspedes con encanto“, pues oían para mí Casa Telmo es mejor que un hotel de cinco estrellas. Supongo que es algo que me viene de serie, valoro las cosas sencillas (sencillas pero con alma), infinitamente más que los lujos y las ostentosidades.

Casa Telmo es un edifico situado en el centro de Mahón, Menorca. El trabajo de rehabilitación e interiorismo fue ejecutado por el estudio catalán Quintana Partners, con el fin de crear un pequeño alojamiento para los muchos turistas que se acercan a conocer la isla balear. La idea del proyecto decorativo surge de la historia de un aventurero explorador que viajó por el mundo entero hasta afincarse en Menorca, de ahí que en cada habitación se haya recreado un ambiente distinto, desde un salón británico hasta una cabaña africana. Por cierto que habitaciones hay sólo cinco y están nombradas con cada una de las letras de la casa: la “T”, la “E”, la “L”, la “M” y la “O” (TELMO).

Para Quintana Partners el respeto por las estructuras y los materiales nobles que encuentran en este tipo de viviendas, es fundamental. En esta casa encontramos muchas muestras de ello: las vigas, las carpinterías originales, el marés (piedra caliza extraída de canteras menorquinas), los suelos hidráulicos, las cristaleras de las puertas, etc. Todo ello, junto a la decoración elegida, hace de esta casa de huéspedes un lugar con encanto, con alma y personalidad.

Cualquiera de las habitaciones me valdría para pasar una larga temporada, pero creo que lo que más me atrae es el patio (quizás por la época en la que estamos), es tan privado, tan luminoso, tan informal aunque acogedor,… ¿No pasaríais largas sobremesas en esa mesa? ¿O tirados en “El Ricó” leyendo un libro? Como os decía, todo un paraíso en la isla de Menorca, mucho más atractivo que cualquier hotel de postín…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.