Puntos focales…

Hace pocos días subí una foto a Instagram de la entrada de una vivienda de estilo victoriano (podéis verla aquí) donde el suelo y la escalera fueron más que suficientes para dejarme con la boca abierta. Hoy al ver esta casa, proyecto de estudio Regan Baker Design (del que ya publiqué un post en 2012), me ha traído el recuerdo de aquella imagen. Quizás la entrada es algo menos espectacular que la foto de IG, pero la escalera, sobre todo vista desde arriba (segunda imagen), es realmente impactante.

La vivienda de hoy combina elementos tradicionales y detalles históricos con otros de estilo contemporáneo y una aportación tribal gracias a las obras de arte del cliente procedentes de África.

Se trata de una familia numerosa de cinco miembros, tres hijos muy activos con necesidades de espacio. La última renovación que había sufrido la casa fue en los años 50´ y por entonces contaba con habitáculos más compartimentados, la cocina, la sala de estar y el comedor por ejemplo, estaban cerrados y separados. Todas las habitaciones fueron abiertas para poder tener control sobre los niños desde cualquier ángulo y también para permitir que las vistas, tanto del océano como del Golden Gate, se colaran dentro de la casa (ahora ya podéis situarla, ¿verdad?).

La casa se rehabilitó pensando en la practicidad de los espacios, en la organización y el almacenamiento (dada las características de sus habitantes). En la entrada se construyó un “walk in closet” para dejar el cochecito infantil, los zapatos, chaquetas y abrigos, etc. La cocina también cuenta con numerosos gaveteros y cajones inferiores para albergar cacerolas, vajilla y cristalería,… (artículos de uso diario), además se completó con una gran despensa para almacenar comida. Otra idea brillante fue separar el dormitorio principal del baño, dejando entre medias la zona de vestidor, el baño además tiene otra salida por lo que por las mañanas les permite asearse y salir sin despertar a su pareja (esta idea me la apunto :-)).

Respecto al título del post “puntos focales”, encontramos varios en la casa. Diría que mayormente se trata de revestimientos y en menor medida, papeles pintados. En la entrada claramente lo que llama más la atención son el suelo y la escalera. En el aseo que viene a continuación la vista se centra tanto en el papel pintado como de nuevo en el suelo, son a su vez, una réplica de la gama cromática de la entrada. Si nos dirigimos a la cocina, es el salpicadero de la zona de cocción con baldosa hidráulica donde sin querer se nos va la mirada. Y por último en el baño secundario, los azulejos geométricos del suelo son los protagonistas. La verdad es que no soy muy fan de tener muchas transiciones en cuanto a suelo se refiere (al menos no tantas como en esta casa), prefiero que un mismo tipo de pavimento continúe por todas (o casi todas) las estancias, pero reconozco que los de esta vivienda me han gustado o al menos, han llamado mi atención.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

Nature-Inspired Eco House

Me ha gustado conocer este caso, no sólo por la vivienda en sí (que también) sino por la filosofía de sus propietarios. Han ejecutado el proyecto bajo la premisa de minimizar al máximo la huella medioambiental, ya sólo por eso considero que son un ejemplo a seguir.

Tanya McKenna, consultora de sostenibilidad y gerente de operaciones en una empresa de renovación, y su marido Peter Chadwick, se asociaron con la hermana de ésta, arquitecta en Etica Studio para llevar a cabo este trabajo siendo fieles creyentes del diseño eco-sostenible. Se trata de una vivienda compuesta por tres dormitorios, dos baños, una gran cocina con amplia zona de estar y un frondoso patio, todo ello en un solar de doscientos metros cuadrados que la propietaria encontró en el centro de la ciudad.

Partiendo de la base “Eco”, para su construcción se utilizaron ladrillos originales de los años 60 reutilizados de una demolición, al igual que muchas de las paredes de hormigón que también ha sido reciclado usando escombros de otras construcciones y triturándolo para su posterior uso. Otro ejemplo es la encimera de la cocina procedente de un pub de Northam (Australia). Para el suelo del estudio que se sitúa justo encima de la cocina, se recuperaron las tablas de pino báltico del original Ayuntamiento de Melbourne y fueron restauradas posteriormente por carpinteros locales. La barandilla de rejilla de la escalera es un diseño de Carla (hermana de la propietaria) y fue elaborada por herreros de la zona.

Y seguimos con más elementos “Eco”, como la cama de madera del dormitorio principal realizada directamente por el propietario a base de contrachapado y vestida con sábanas de algodón orgánico. En la misma habitación encontramos ventanas de madera hechas a medida por un ebanista.

Aunque no se ve en las imágenes (sólo es visible a través de la ventana del dormitorio), la azotea cuenta con un techo verde ecológico realizado por la empresa Deep Green Landscaping. Este tipo de tejados tiene muchas ventajas: disipar el calor en un clima que cada vez se hace más cálido, es un método también para reducir la contaminación y purificar el aire, sirve como sistema de filtrado de aguas pluviales,… un sin fin de bondades a las que sólo encuentro ventajas. A este techo se accede a través de una claraboya de Velux.

En cuanto a decoración, querían una mezcla de la estética brutalista que recordaban de sus recientes vacaciones en Sudamérica y el espíritu de los interiores “hyggelig” que habían experimentado en una visita a Dinamarca. En la casa conviven diseños personalizados, con piezas de herencia familiar (como las mesas nido del salón realizadas por el propio abuelo de de Tanya) y otros, que han ido adquiriendo con el paso de los años.

Dicen que la casa les representa al cien por cien porque cada cosa fue pensada al milímetro, un proyecto hecho con pasión donde yo sólo he necesitado ver la primera imagen para saber que lo que vendría detrás también me gustaría, mi intuición no me ha fallado…

Info vía: The Design Files

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Studio Mcgee

Lo que en principio empezó siendo el pequeño negocio de una madre que trabajaba desde casa, pronto se convirtió en una empresa consolidada. Shea McGree, estudió relaciones públicas pero se dio cuenta que lo suyo era el diseño. Tras un tiempo estudiando en este campo, tenía ya lista de espera de clientes, mucho trabajo sin saber muy bien cómo gestionarlo. Así fue como fundó en 2014 el Studio Mcgee junto a su marido Syd, ahora son más de 30 personas en la empresa y se han convertido en referente en el país. Su trabajo ha sido publicado en las más prestigiosas editoriales del sector: Architectural Digest, Vogue Living, House Beautiful, Domino o Better Homes & Gardens, entre otras.

Lo que vais a ver hoy es uno de sus proyectos, Vineyard Parade Home. Os diré que hay muchas imágenes, pero me he dejado habitaciones y baños para que los descubráis en la web, eran demasiadas estancias. Ellos mismos han escrito dos largos post para explicar el proyecto al completo, así que si queréis toda la información pinchad aquí y aquí. No sólo cuentan el proceso en detalle sino que también al final tenéis una sección “get the look“, por si os interesa saber de dónde es cada pieza.

Nada más entrar a la casa, que se encuentra en Vineyard (Utah), en lo primero que me he fijado es en el suelo. Su nombre comercial es Alta Vista Malibu de Hallmark Floors y lo han utilizado en toda la planta inferior, me encanta su veta de madera natural. El despacho que viene a continuación ha sido el gancho para escribir este post, amor a primera vista. Ya sabéis cómo me llaman la atención las estancias oscuras, me resultan muy elegantes, en este caso gracias al color Soot de Benjamin Moore aunque también al mobiliario, la mesa de despacho y la alfombra adquirida por internet juegan un papel importante en el conjunto.

A continuación vemos el salón, un gran contraste con la estancia anterior. Aquí los tonos neutros son los protagonistas, blancos y beige, sólo salpicados por toques verdes de vegetación (una combinación ganadora, sin duda). Siguiendo con la misma tónica, los espacios de cocina y office también están claramente diferenciados por el color, de nuevo claros y oscuros. Para la cocina se ha utilizado el color Black Spruce de Edward Dunn, una tonalidad diría gris oscuro pero con un punto de verde.

Para ser sincera hay algo de la cocina que no me gusta mucho. La estética general está bien, pero me sobran esos pequeños armaritos con cuarterones, supongo que se hicieron con la intención de llevar el almacenaje hasta el techo, pero a mí no me terminan de convencer (es sólo una opinión personal).

Y de la cocina pasamos a uno de los cuartos de estar (y hay más), donde me ha llamado la atención el sofá. El balancín de mimbre es tentador lo reconozco, pero últimamente he visto tantos que me he fijado en las bonitas líneas rectas del sofá gris, rematado en su parte inferior con madera y vestido con múltiples cojines de distintos estampados y texturas. El sofá es de Ryan Long Sofa.

El dormitorio principal y el del bebé, respiran tranquilidad gracias a los muebles de madera clara. La cama con dosel de la habitación de matrimonio es de Millbrook Furniture y es sin duda el punto focal del espacio, mientras que en el dormitorio infantil el papel pintado de Lulie Wallace se lleva todo el protagonismo, sin pasar por alto la cuna de Serena & Lily o la alfombra rosa Springfield de la propia tienda del estudio.

Y como os decía al principio, podría seguir y seguir, porque en esta casa hay mucho más que ver y contar. Me faltan habitaciones y cientos de referencias que insisto, deberíais ver en los links que os he marcado arriba. Sin duda descubriréis muchas firmas e inspiración. No he querido poner más porque el post sería eterno.

Y con las mismas cojo mi maletaque me voy de fin de semana a Málaga. Casi un año nos ha costado organizar este viaje, no por dificultad más bien por cuadrar la agenda de diez mujeres ¡qué complicadas somos! :-), pero parece que por fin lo hemos conseguido…

¡Feliz fin de semana!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

La casa de Pablo Picasso

Mas de Notre Dame de Vie, en Mougins (la Costa Azul francesa), fue la última vivienda de Pablo Picasso donde residió y trabajó desde 1961 hasta su muerte en 1973. Su mujer, Jacqueline Roque, siguió viviendo en ella hasta que falleció en 1986 manteniendo la vivienda tal cual estaba cuando vivía su marido. Tras su muerte la casa quedó vacía durante 30 años quedando en muy mal estado hasta que la agencia belga Residence365.com la adquirió. Para su restauración contrataron al famoso interiorista y decorador Axel Vervoordt que se ocupó de devolver a la vida a la majestuosa casa, respetando lo que ya había cuando vivía el pintor, pero dotando a la vivienda de todas las comodidades actuales. Aproximadamente 100 personas trabajaron durante dos años en el proceso de restauración.

La entrada en la planta baja conduce a un amplio y acogedor salón, a la cocina-comedor, un estudio y la galería. En el nivel inferior del jardín hay un segundo salón con chimenea adyacente a una gran sala que conduce a una terraza, a una cocina profesional con electrodomésticos de alta gama y a una bodega con capacidad para 5.000 botellas.

En el primer piso encontramos el dormitorio principal de grandes proporciones e increíbles vistas. Cuenta con vestidor y un lujoso baño. Hay otros cuatro dormitorios más grandes cada uno con sus correspondientes vestidores y baños. A los diferentes pisos se puede acceder bien por ascensor o por una increíble escalera de caracol en piedra.

La casa principal es una construcción del siglo XX que ha sufrido varias remodelaciones, desde una ampliación cuando vivía Picasso, otra en 1995 y las últimas obras realizadas en 2007 y 2010. Como veréis en las imágenes sorprende por su mampostería de piedra tradicional, sus altísimos techos, elementos auténticos con acabados y equipamientos de lujo. En esta finca aislada Picasso encontró el retiro perfecto y la tranquilidad para crear, la casa contenía cientos de pinturas, dibujos, grabados y esculturas. Para poder trabajar sin distracción agregó un estudio con terraza a las 24 habitaciones que por entonces tenía la vivienda.

Hoy día estamos hablando de una propiedad de más de 1.700 metros cuadrados de los cuales, 1.225 pertenecen a la casa principal. Se rodea además de 8 hectáreas de preciosos jardines con pista de tenis profesional, piscina desbordante, una casa en la piscina de 350 metros cuadrados con cocina de verano, gimnasio, spa, hamman, sala de masajes y vestuario, duchas y lavandería. Los jardines también fueron remodelados manteniendo el estilo original de los setenta, cuando vivía Picasso, con zonas de agua, antiguos olivos, escalinatas de piedra, una cabaña en el árbol y varias terrazas.

Por si no fuera suficiente con la casa principal y la de la piscina, hay otra para huéspedes de 250 metros cuadrados y una más para los guardeses de 120.

En resumen, una casa de ensueño en la Costa Azul que saldrá al mercado mediante subasta el 12 de octubre de este año a través de la agencia Residence365.com por el módico precio de 20.200.000 euros. Muy tentador, pero creo que no me llega la pasta ;-)

 

Vía: Residence365.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

La casa de la decoradora Estrella Salietti

Barcelona es una ciudad que siempre ha llamado mi atención, sobre todo por su arquitectura modernista. Si os dieran a elegir entre obra nueva en Barcelona o una casa de mediados del siglo pasado con todo el carácter que eso conlleva ¿con cuál os quedaríais? Yo lo tengo bastante claro, aunque si se trata de buscar casa en la ciudad condal no será por inmobiliarias en Barcelona, hay para todos los gustos.

Esto mismo le pasó a la conocida, aunque algo excéntrica, decoradora Estrella Salietti, se dejó seducir por unas vidrieras modernistas. Tras vivir primero en un ático de 600 metros cuadrados en la calle Balmes, pasó a una torre estilo british en Angel Guimerà, de ahí a un garaje estilo neoyorquino y por fin a este piso situado en un edificio de los años 30, de ochenta metros cuadrados más cien de terraza al que ha llamado “La Barraquita”.

Para su rehabilitación se tiraron todos los tabiques abriendo estancias y comunicándolas entre sí. Todas las carpinterías se pintaron de blanco para aportar más luz, ya que en su estado original eran oscuras. Tanto la pintura de la vivienda como sus suelos de parquet en zig-zag y baldosa hidráulica marcan su personalidad. Pero lo más impactante son las frases impresas en vinilo que recorren las paredes de la casa, pertenecen a escritores, periodistas o amigos de Estrella Saletti.

A la tranquila paleta tranquila que predomina en el ambiente, tonos azules, blancos y grises, la decoradora introdujo muebles excéntricos y divertidos, algunos hechos por ella misma, poniendo así el punto de contraste. El conjunto es una vivienda ecléctica, llena de mezclas, donde los terciopelos, los plásticos y las antigüedades son capaces de convivir a la perfección. Su finalidad era conseguir una casa a lo “Agatha Christie” personal y muy suya.

Ya desde la entrada (primera imagen) se intuye lo que vendrá después, el colorido, el suelo en zig-zag o las famosas frases en vinilo que inundan las paredes.

Seguimos por el salón con ese precioso sofá amarillo de formas redondeadas en terciopelo de Gastón y Daniela,

La tercera imagen corresponde a la biblioteca, en ella volvemos a encontrar mezclas de estilos y texturas, un banco del siglo XIX, junto a la banqueta redonda y la alfombra (ambas de Basarabian). La lámpara pertenece a Azul Tierra.

Seguimos por el office donde se han combinado unas sillas Panton junto a una mesa inglesa bajo la luminaria de FM Lighting. Detrás se aprecian las distintas cristalerías llenas de colorido.

El comedor es sin duda para mí uno de los espacios más bonitos, enmarcado por la gran cristalera modernista, se ha jugado a poner tres pequeñas mesas separadas diseñadas por la decoradora que dan más juego en caso de necesidad que una mesa tradicional alargada, por un lado un sofá corrido con tela de James Malone y por el otro, más sillas Panton, las alfombras son de Basarabian y los jarrones de Objeto de Deseo.

Respecto a la cocina, que está a continuación, tengo mis dudas sobre las celosías de la isla y el techo, la verdad es que no me van demasiado, el suelo es un hidráulico de Tiles & Wood.

La terraza sí me parece un gran escape para estar en el centro de la ciudad, fue realizada con ayuda de Jardinería la Font. En cuanto al mobiliario exterior tanto los bancos como la mesa pertenecen a Azul Tierra, las sillas verdes son de los Bouroullec para Vitra y el famoso Perrito Puppy de Eero Aarnio para Magis.

Por fin en el dormitorio se respira algo más de tranquilidad, las paredes están enteladas con terciopelo de Gastón y Daniela, la banqueta tapizada con tela de Designers Guild y las mesillas son De Padova. Y por último el baño, donde encontramos de nuevo otra banqueta antigua rodeada de más color.

Esta casa enamora o la aborreces, pero no deja indiferente ¿no os parece?

¡Feliz fin de semana!

Fuente: Revista AD

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

 

La casa de Brian y Anissa Zajac

Os preguntaréis quiénes son Brian and Anissa Zajac. Por un lado son los propietarios de House Seven design + build empresa dedicada a la remodelación y diseño de viviendas y por otro, Anissa es una conocida instagramer gracias a que ha ido compartiendo la transformación completa que ha realizado en su casa a través de esta red social (podéis seguirla aquí).

La vivienda se encuentra en un barrio histórico de Indianápolis y Brian y Anissa la comparten con sus tres hijos. El primer piso estaba muy compartimentado así que Brian decidió quitar las habitaciones para acondicionarlo a sus necesidades, abriendo los espacios lo más posible. Aún quedan habitaciones por terminar, pero es que el proceso lo están realizando ellos mismos con su empresa de rehabilitación, así que van poco a poco.

Definen el estilo de la casa como rústico moderno, inspirado en la naturaleza, algo que se percibe rápidamente en los muchos elementos de madera natural que encontramos aquí y allá. Su pieza favorita es la puerta corredera verde que separa el salón del “mudroom” (esas habitaciones típicamente americanas que se suelen situar junto a la entrada de las casas y que sirven para depositar los trastos, como zapatos, mochilas, equipaciones deportivas, etc. de manera que todo queda recogido), en este caso también incorporaron en esta habitación la zona de lavandería. Están especialmente orgullosos del cambio que ha sufrido la cocina, era un espacio oscuro y pequeño, ellos la abrieron al comedor para crear un lugar luminoso y despejado.

Termina el artículo, visto en Apartment Therapy, con un gran consejo. Las obras nunca salen bajo el plan establecido, siempre surgen imprevistos, gastos inesperados y debemos adaptarnos según vayan surgiendo, es como una carrera de fondo que si sabemos sobrellevar el resultado merecerá la pena (no puedo estar más de acuerdo).

Bajo las imágenes os dejo algún comentario más, pero si queréis ampliar información lo tenéis en el artículo de Apartment Therapy o en la cuenta de Instagram de Anissa (en el post tenéis ambos links).

¡Feliz fin de semana!

El salón es uno de los espacios más aclamados en Instagram. La chaise longue pertenece a Jonathan Louis Furniture y la manta de Boll and BranchAl fondo se divisa la entrada.

En la entrada encontramos un elegante aparador mid-century junto a unas lámpras de HomeGoods y accesorios de West Elm y Target.

Sofá de Restoration Hardware con cojines de Loom Goods, Gaia y The Ivory Gull.

Sillas Wishbone adquiridas en Overstock.

Las grandes luminarias pertenecen a IKEA

Mesa campestre rústica de Restoration Hardware

El fregadero de la cocina pertenece a Wayfair y menaje de Restoration Hardware.

El horno Verona fue su mayor derroche, pero Brian es un cocinillas así que le dan buen uso.

Anissa es de las que mueve las piezas una y otra vez hasta encontrar su sitio perfecto, estas butacas se pueden ver en su cuenta de Instagram en distintas habitaciones durante el último año.

El elemento favorito de Anissa, esta pueta corredera en tono verde oscuro hecha por ellos mismos.

El dormitorio principal con cama de Restoration Hardware, mesillas de Joss and Main y alfombra de Overstock

La ropa de cama completa el estilo del dormitorio, es de Boll and Branch

El dormitiorio de sus niñas, sencillo y de estilo vintage. La cama verde es la misma que usó Anissa de pequeña y la blanca la adquirió en Craigslist.

Si os gustan las cestas, podéis encontrarlas muy parecidas en African Baskets

Imágenes: Lisa Diederich

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

La casa de verano de Pascua Ortega

Quizás alguno ya la hayáis visto, se trata de la casa de vacaciones del archiconocido decorador Pascua Ortega, que salió publicada hace unos días en la revista AD. Ha sido amor a primera vista, aunque viniendo de él no podría esperar otra cosa.

La vivienda se encuentra en un pueblo pequeño del Ampurdán y ha sido rehabilitada por completo con la ayuda de Miguel Pallés, un constructor de la zona experto en respetar las antiguas técnicas de construcción de la zona. Se pretendía que la casa quedara mimetizada con el entorno, para ello se compraron materiales de derribo: verjas, cristales, vigas o puertas (como la de la primera imagen), respetando también las propias características de la vivienda (fachada, los muros, etc.) Una casa sólida y sin pretensiones.

Una vez construida, Pascua Ortega pudo realizar su magia. La mayoría de los muebles son reciclados, restaurados, de mercadillos, chamarileros de la zona o piezas que va moviendo entre sus casas. Fue incorporando elementos, poco a poco, de manera que pareciera una casa vivida como si cada pieza llevase allí muchos años, una obsesión que dice tener no sólo para él, sino también cuando ejecuta trabajos para sus clientes.

Una de mis partes favoritas es el porche, ya sabéis lo que me gustan los exteriores. En él conviven dos sillones de cuerda adquiridos en un anticuario de la zona, con sillas desparejadas y un sofá de Becara. La cocina también me encanta, muy campestre con todo a la vista, sólo le pongo un “pero” y es la cabeza de toro que hay sobre la zona de cocinar (me ha costado verla porque está pintada del mismo tono de la pared, pero ya sabéis que estas cosas me dan un poco de “yuyu”). Los dormitorios también preciosos, me gusta más el de invitados que el principal (pero esto es mi opinión personal), en cualquier caso son de lo más acogedores y de eso se trata,  la zona de descanso debe invitar a ello.

Si tenéis interés sobre una descripción más amplia de cada estancia de la casa o de los elementos y piezas que en ella encontramos, no dejéis de leer el reportaje completo de la revista, hay mucha información. Pinchad en el enlace que os he dejado en las primeras líneas del post.

Fotos Ricardo Labougle

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.