SIBA Interiors y la casa de la puerta rosa

Ayer estuve en la visita de una obra que estamos realizando en el Barrio de Salamanca. Para los que conocéis Madrid sabéis cómo son muchas de las casas de este privilegiado barrio, techos de más de tres metros, buenas carpinterías de madera, suelos de parqué en espiga,… un sin fin de bondades que pocas viviendas ofrecen en otros barrios de la capital. Siempre soñé con tener un piso de estas características y poder reformarlo a mi gusto, tal y como están haciendo mis clientes.

Cuando ayer vi la casa toda derruida, sin las antiguas boiseries que tanta luz le restaban, sin puertas, sin las dobles ventanas, con vigas que habían aparecido tras la demolición de alguna de las paredes e incluso un papel pintado que se escondía tras el antiguo techo del baño, me dije ¡qué maravilla! y eso que todavía está todo por hacer (podéis verlo en mis stories de IG). Qué afortunados son mis clientes que tienen la opción de hacerse una casa a su medida, aunque he de decir que también me siento afortunada por poder vivir el proceso del cambio en una vivienda de este tipo.

Si tuviera la oportunidad de hacer lo mismo, me haría una casa bastante más pequeña de la que tengo, pensando muy bien en mis necesidades y manera de vivir para tener exactamente lo que necesito, ni más ni menos. Ahora, algo más difícil sería la elección de materiales y de estilo, porque cuando estás metido en este mundillo no dejas de ver opciones diferentes cada día y la verdad es que los diseños y las calidades en general son cada vez mejores, así que a ver quién es el guapo que podría decidirse a la primera ;-)

Esto mismo es lo que le paso a la propietaria de la vivienda que os traigo hoy, Andrea Pienaar de SIBA Interiors (o Style It By Andrea). Su negocio, que comenzó siendo sólo de estilismo de interiores, ha terminado por convertirse en un estudio completo de interiorismo, por lo que conoce bien el mundo de las obras y reformas. Esto en lugar de facilitarle el camino, le ha hecho dudar en muchas ocasiones con la rehabilitación integral a la que ha sometido su casa, cuando creía haberse decantado por un material o color, descubría otro que le gustaba aún más (fijo que esto me pasaría a mí y sería el cuento de nunca acabar). No os digo más que sólo en la puerta de entrada invirtió 13 pruebas de color hasta dar con el que le gustaba, el tono se llama “Taubmans Beige Pink“.

Los acentos de rosa tienen su porqué, convive con tres hombres, su marido y sus dos hijos, así que había que poner el toque femenino de alguna manera. La realidad es que lo ha hecho tan sutil que apenas se nota. A mí particularmente me ha enamorado la alfombra del comedor.

Otra pieza clave en su casa es la butaca de terciopelo verde del salón, alguien le dijo que debería tener una cuenta propia en Instagram. En este link podéis ver su precio y todos los colores en que se puede adquirir, pues ya puestos yo la hubiera comprado en rosa que tampoco hay demasiados elementos en este color (aunque reconozco que en verde me encanta).

Andrea define la estética final de su hogar como una fusión entre el diseño escandinavo y el boho, comenzó con una paleta bastante neutra en madera natural a la que añadió elementos en latón y colores suaves para completar la decoración. El punto divertido lo pone la puerta de entrada a la vivienda, una fachada donde predomina el masculino gris pero se ve interrumpido por el rosa como manifestación y reivindicación de la presencia femenina :-)

Vía: Adore Magazine  / Photography Claire McFerran  /  Styling Andrea Pienaar 

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

La casa de la famosa estilista Jessica de Ruiter

Si me seguís en Instagram sabréis que cada martes nos juntamos varias bloguers, interioristas y decoradoras para lanzar un reto al que llamamos #lomust y cada semana proponemos un tema. Esta vez consistía en hablar de tu estilo decorativo favorito, algo que a priori puede parecer fácil y sin embargo es harto complicado. ¿Por qué? Pues porque en nuestra cabeza tenemos muy claro lo que nos gusta y lo que no, e incluso sabemos explicarlo, otra cosa muy distinta es encontrar la imagen perfecta que lo muestre. Para el reto de este martes pasé horas y horas buscando, encontré algo que se acercaba bastante a mi descripción (que copio a continuación), la foto podéis verla en IG, Facebook o Twitter, y lo que comprendí es que no tengo estilo favorito aunque sí ciertas bases o ideas que se repiten.

“Creo que este es el reto más complicado que hemos hecho, al menos para mí. @casa.saboya quiere que hable de #miestilodeco. Os prometo que he pasado horas buscando una foto que lo defina y aún así esta tampoco lo sería al cien por cien, pero desisto, creo que es misión imposible.
Os diré que para mí la #decoracion habla de la persona y por lo tanto para que se ajuste a mis gustos tiene que tener algo de mí. Por un lado un toque clásico y acogedor, necesito que lo que veo me haga sentir como en casa; pero también siempre he sido un poco rebelde, así que necesito encontrar esa pieza discordante; me aferro al pasado porque no quiero olvidar, por lo que todo aquello con historia me vuelve loca (ya sea #mobiliario#decoracion#revestimientos, etc.); la naturaleza me da vida de ahí que no concibo una casa sin elementos naturales, mi material por excelencia es la madera y las mejores vistas, el mar; me gustan los espacios elegantes pero siempre funcionales (las cosas se hicieron para ser usadas)… En fin si con todo esto podéis sacar un estilo por favor decidme el nombre, porque yo de aquí deduzco que soy un poco clásica, vintage, sofisticada, mediterránea, boho, nórdica, rústica, y muchas cosas más. En definitiva yo no tengo estilo, tal y como se llama mi blog soy de sentimientos, me gusta todo aquello que me mueva por dentro. 
¿Y vosotros, tenéis algún #estilodeco definido? Vamos a ver qué se cuentan mis compañeras #lomust
@decoralinks@linea_r_, @loftandtable, @casa.saboya , @thedecosoul , @espaciodecoro”

Os cuento todo esto porque la casa que os traigo hoy tiene mucho de lo que me gusta. Lo primero la madera como elemento o material por excelencia y que recorre buena parte de la vivienda. Lo segundo las piezas vintage, como la cama infantil o mid-century o la mesa Tulip del office (mi mesa favorita, además). Revestimientos sofisticados como el mármol de Carrara de la cocina, el travertino del aseo con la trasera revestida en lino belga, la grifería de latón y un espejo antiguo del IXX. La colección de alfombras vintage mezcladas con otros elementos con carácter como el cuero, los cojines de lino, el hierro o el cristal. Piezas de arte, como la que preside el salón de un conocido artista californiano Russell Crotty. La calidez y lo acogedora que es la casa, se nota que está hecha para vivir y no para contemplar. Tiene soluciones a medida, por ejemplo la zona de despacho esconde una cama de invitados bajo la librería y se convierte en improvisada habitación de invitados. El dormitorio principal es sencillamente perfecto, no le pondría ni quitaría nada, el banco a los pies de la cama de Mark Coppos es espectacular. Y el de la niña es todavía mejor, su pequeña cama de hierro, sus alfombras vintage, su zona de juegos ¿se puede pedir más?

Os diré que esta vivienda pertenece a la estilista de moda Jessica de Ruiter, anteriormente editora en la revista Vogue y que ahora se dedica a vestir a celebrities tan conocidas como Jennifer Lawrence, Drew Barrymore o Charlotte Gainsbourg, entre otras. Su marido también es diseñador y artista, y junto a su hija de cinco años comparten esta casa originaria de los años 50 a la que decidieron modernizar pero manteniendo su integridad e historia.

Otra de las cosas con las que me siento identificada con la propietaria es que afirma que se encuentra más cómoda comprando piezas atemporales, aquellas que puede conservar en el tiempo y no las que duran poco y son desechables. Una filosofía que comparto al cien por cien, aunque debemos ser de las pocas que pensemos así hoy en día.

Si queréis saber más sobre la casa podéis leer el artículo completo aquí. Y os lanzo la pregunta que hemos hecho este martes en el reto ¿Vosotros podríais identificaros cien por cien con un estilo decorativo? Si así es ¿Me cuentas cuál?

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Masía en el Empordà

Mañana voy al pueblo, me muero de ganas. Este año por unas cosas o por otras estamos yendo menos que otras veces. Lo he contado esta mañana en Instagram pero escribo por aquí también, así que no me llaméis pesada :-).

Hemos tenido que hacer obras en el jardín, en teoría terminan mañana. Cuando compramos la casa en 2009, además de otros árboles, 5 enormes chopos flanqueaban la vivienda y por entonces toda aquella vegetación nos parecía idílica, ahora ya no tanto. Las raíces han querido levantar nuestra casa como si de una pluma se tratase, han destruido todo el camino de piedra que llevaba hasta el garaje donde se encuentran las llaves de paso de luz y agua, por los pelos no ha llegado a tocar la tubería general del agua, de esa nos hemos librado. En fin que además de tener que quitar los preciosos árboles, una pena sin duda, ahora nos tendremos que rascar el bolsillo para pagar toda la reconstrucción de la entrada que nos han hecho con hormigón impreso.

Como he sugerido en IG, siempre que queráis poner árboles en vuestros jardines, pedir asesoramiento a un profesional, de lo contrario puede ser peor el remedio que la enfermedad. Como me dijo un sabio lugareño (el mismo que me está haciendo la reforma) “pero maja, no ves que los del pueblo no ponemos ni césped artificial” y eso lo dice porque allí todo crece de manera salvaje y natural, así que cuidadín no se os vuelva la naturaleza en vuestra contra. Lo dicho, estoy desando llegar al pueblo para ver mi jardín aunque sea medio desnudo, sin mis bonitos árboles, pero al menos con un suelo firme donde pisar.

Hablando de pueblos, de casas de campo y de maravillas de la naturaleza, mirad lo que he encontrado, poco más y se me salta la lagrimita. Es un proyecto del estudio de arquitectura de Gloria Durán y se trata de la rehabilitación de una casa de 1.900 en el Empordà, un lugar que nunca he visitado pero que me encantaría hacerlo. Cada casa que veo en revistas de esta zona, me fascina su tipo de construcción, creo que para mí sería como una especie de paraíso arquitectónico :-)

La casa se distribuyó completamente de tal manera que todos los espacios “nobles” quedaran orientados hacia el interior, a la piscina y la vegetación, que es la que tiene orientación sur y las mejores vistas. Dejando por tanto las zonas de servicio hacia la calle, que tienen orientación norte, menos luz y pocas vistas. Para subir al piso de arriba se accede a través de la escalera que se encuentra en un hueco al final de la cocina, el espacio se iluminó mediante un lucernario que se abrió recortando la bóveda catalana.

En la parte superior encontramos primero una sala diáfana de estudio y juegos, más dos dormitorios, baño y vestidor, todo ello bajo un precioso techo de vigas de madera y sobre lo que para mí es la joya de la corona, un maravilloso hidráulico recuperado con un diseño que quita el hipo. Esta planta está rodeada por una galería que da al exterior desde la que se puede ver el patio. Y bajo esta galería, se ha creado un porche con zona de barbacoa para el verano.

Lo mejor de todo cuando se rehabilita una casa de este tipo, es el respecto por la estética y arquitectura tradicional, por los orígenes, pero con los avances de los que disfrutamos hoy día. Aquí por ejemplo toda la iluminación es de led, las carpinterías son nuevas con rotura de puente térmico, la casa lleva placas solares para la producción de agua caliente, aislamientos térmicos en suelos y cubiertas, etc.

Espero que disfrutéis de esta maravilla, a mí que me la pongan para llevar ;-)

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Piezas low cost y detalles vintage

Viendo la terraza y la decoración de esta casa bien podríamos decir que nos encontramos en el campo, sin embargo se trata de un dúplex en pleno Barcelona. Lo que más ha llamado mi atención es la mezcla de elementos, piezas low cost, otras de mercadillos, o encontradas en la calle y restauradas, que conviven con elementos actuales o incluso de diseño.

La vivienda pertenece a una familia que proviene del norte de Europa (Bélgica, Holanda y Alemania), países donde la filosofía de mezclar estilos y reciclar, es conocida por todos. Si a eso le añadimos que los propietarios son dueños de una agencia de publicidad, la imaginación está servida. Esta casa me ha permitido conocer firmas interesantes que desconocía por completo, como los bancos y el sofá de la terraza realizados con palets por Rekup & Co. Las bobinas a modo de mesa, se adquirieron en El Rastro de Madrid.

Dentro se unificaron los espacios dejando el salón y la cocina unidos, todo bajo un mismo manto blanco para potenciar la luz natural, otro recurso muy típico en el norte de Europa. En la cocina se recurrió también a la mezcla de muebles actuales con otros recuperados. Me encanta la mesa con la combinación de sillas cada una de diferente formato, hace más dinámico el espacio.

Como veis en la cocina la mayoría de elementos están a la vista, tanto la despensa con botes de Ikea expuestos en una estantería, como la vajilla en baldas exentas. Tras ella se puso pavés en la ventana de tal manera que se preservara la intimidad pero dejara pasar la luz natural. Esta forma de almacenar a mi parecer es sólo para los devotos de Marie Kondo ;-), me refiero a que si no eres muy escrupuloso con el orden, mejor oculta tus enseres en armarios o tu cocina se convertirá en un caos.

Un recurso muy útil cuando aprieta el bolsillo y no puedes hacer reforma, es pintar el suelo de la casa, en este caso era originalmente de terrazo y lo cubrieron con pintura epoxi, muy utilizada en suelos de alto tránsito como garajes, por su resistencia y fácil mantenimiento. Hablando de pintura, también se actualizo el aparador del salón que la propietaria había encontrado en la calle y pintó con Chalk Paint de Leroy Merlin en color turquesa dándole un acabado envejecido. Un precioso punto focal para un espacio donde predomina el blanco y por además dos duros.

En el piso de arriba se encuentran los dormitorios y el baño. En el principal el lino y las fibras naturales son los protagonistas, bueno y el color rosa también porque lo que se buscaba era la sensación de calma y relax. La chimenea decorativa hace que todo suba de nivel, originalmente era de madera y fue pintada de blanco para unificarla con el resto de la habitación. Se pueden encontrar embocaduras similares en la tienda Vilmupa.

Me encanta la habitación infantil, las letras de la pared le dan mucha personalidad, fueron compradas en Francia a un negocio que estaba cerrando. Por su parte, el cabecero es de Ikea pero lo han personalizado con trapillo rosa.

El baño es pequeño pero está bien aprovechado. Se levantó un murete a media altura para separar la ducha y tanto los sanitarios como la grifería y el espejo tienen un aire vintage. Para continuar con el resto de la casa, también es todo blanco y además al ser pequeño lo hace más grande.

Una casa llena de encanto, personalidad y sobre todo, donde las cosas no son lo que parecen, cualquiera diría que este dúplex se encuentra en el centro de Barcelona ¿verdad?

Vía: El Mueble

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Una casa en tonos pastel

Tenía mis reservas sobre si enseñaros esta casa, hay una parte que está muy en sintonía con mis gustos pero otra se aleja de ellos. Sinceramente, creo que hay una sobredosis importante de color rosa en esta vivienda. Es un tono que cada vez me gusta más y si es empolvado mejor, pero lo de esta casa es como comerse una tarta gigante de bodas y terminar enfermo por empacho ;-) En resumen, me encanta la casa y la combinación de colores me transmite mucha paz, pero para mi gusto hubiera disminuido drásticamente la dosis de rosa.

La joya de la corona de la vivienda es el jardín. Es más, los propietarios compraron la casa enamorados de su exterior y eso que no lo encontraron en estas condiciones pero enseguida vieron su potencial, también del interior. Toda la reforma la realizaron ellos mismos, su proyecto más complicado fue el del porche, que es como una prolongación del salón al jardín. En verano cuando abren sus puertas y la vegetación se cuela prácticamente en su interior, es como si estuvieran en un refugio, ¡qué maravilla!

Como os decía antes, dentro de la vivienda es el color el que juega el papel protagonista. Su propietaria se define como una persona alegre, abierta y simpática, así que ha querido reflejar esas cualidades en la decoración. Le encantan los tonos pastel y en estos momentos es el rosa el que predomina, combinándolo con verdes, tonos naturales y algún acento dorado, tanto en paredes como en complementos. Se considera una fanática de las pinturas en spray, así que atesora un buen número de botes; jarrones, macetas y otras piezas cambian de estilo a su antojo cuando se va cansando de ellas, tanto es así que algunas han aumentado su tamaño de la cantidad de capas que tienen.

En su casa hay una mezcla de firmas conocidas, algunas son de las denominadas low cost y otras no tanto. La mecedora por ejemplo, tardó tres años en decidirse si comprarla (el artículo no cita de dónde es, una pena porque la verdad es que es preciosa) ahora es su mueble favorito, la bonita mesa del comedor es de un mercadillo belga, y muchos de los textiles y objetos deco provienen de tiendas tan conocidas como H&M Home, Maison du Monde, Ikea, Kwantum o Rivièra Maison.

Como os decía, una casa perfecta en cuanto a lo que transmite, en la armonía y la mezcla de colores, los tonos arena, el rosa empolvado y el verde, resultan muy relajantes. Mi único pero es esa cantidad ingente de rosa, porque en mismo efecto se hubiera conseguido rebajando dicha cantidad. Quizás si te gusta mucho, con dejar una pared para poner el foco es suficiente, pero la casa entera me resulta un pastel. ¿Qué pensáis vosotros?

Vía: Mi Casa Fotografía: MUK VAN LIL

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

La casa de la diseñadora textil Eliza Gran

Adoro las casas con alma y personalidad, quizás no pueda decir que me guste siempre el cien por cien de lo que veo en cada rincón, aunque por lo general lo que aparece en este blog es porque me gusta. Con lo que sí comulgo, es con este tipo de decoración fuera de estereotipos, de tendencias y de seguir las reglas.

Os confesaré algo, me piden muy a menudo que enseñe mi casa en instagram, igual da mala imagen si una bloguera de decoración no lo hace (como si tuviera algo que esconder), nada más lejos de la realidad. Simplemente si seguís mi feed quizás es algo diferente al de aquellos que tienen miles y miles de seguidores. Lo que vengo a decir es que yo entiendo la decoración de otra manera y aunque creo que mi casa está puesta con buen gusto, bueno no lo creo lo afirmo ;-), es una casa para vivir, no es de revista y menos aún a los niveles de “sofisticación” o “elegancia” que me van a mí. Tengo mobiliario bueno de firmas prestigiosas, otras cosas de las que ya me he cansado por el paso de los años, las habitaciones de mis hijas que muchos quisieran para sí, se han convertido con su adolescencia en un muestrario de sus ídolos musicales (juré que nunca les dejaría, que nunca estropearían mis paredes, pero claudiqué, es lo que les toca a su edad). Así que si no enseño mi casa, o sólo muestro rinconcitos, es porque pienso que sencillamente no es lo que esperáis ver, mi casa es Becara, Blac d’Ivoire, mueble inglés, mueble original danés, mobiliario a medida, alguna antigüedad, arte,… cosas así. Conste que a día de hoy he conocido tantas firmas que cambiaría muchas cosas, pero el bolsillo no me acompaña y aunque las cambiase, mi esencia seguiría siendo la misma.

Y para esencia la que encontramos en esta casa de Los Ángeles cuya propietaria es diseñadora textil. Cuando he visto las imágenes he dicho “aquí me quedo“, y cuando he leído el artículo me ha sorprendido aún más. ¿Y si os digo que muchos de estos muebles los ha encontrado en la basura? Imagino que en el barrio donde está la gente desecha cosas que a nosotros ni se nos pasaría por la cabeza, pero aún así, supongo que ella también tiene la capacidad para comprárselas nuevas y sin embargo le gusta reciclar, gran punto a su favor.

Es una enamorada de lo vintage, de los libros, la música en vinilo y del arte, la mezcla de todo ello le da a su casa un aire cálido que ni el blanco que todo lo inunda de Benjamin Moore consigue enfriar la atmósfera. Como veréis también se decanta por las fibras naturales, tanto en mobiliario como en textiles, es otra manera de aportar calidez a una casa de por sí muy grande (6 dormitorios, ni más ni menos).

Respecto a las alfombras también es una pieza que le cuesta encontrar sin dejarse un dineral, estoy completamente de acuerdo que si quieres una que sea un poco especial y de dimensiones amplias, suelen ser muy caras, así que ella vuelve a recurrir a las de segunda mano, tiene varias de EBay por ejemplo. Y supongo que habréis reconocido alguna que otra pieza de Ikea también.

Para mí esto es personalidad, una mezcla bienavenida de muebles de aquí y allá (incluso de la basura) cuyo conjunto refleja perfectamente quién es su propietaria, por qué hace lo que hace y por qué su casa la siente así. Pero si queréis saber más tendréis que leer el artículo completo aquí. Podréis saber además, de dónde es cada pieza de su casa.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Con vistas al mar

No sé vosotros pero yo a estas alturas de la película, o del año más bien, ya sólo pienso en las vacaciones y más concretamente en mi semana de playa. En el pueblo disfruto también pero la realidad es que allí no descanso, demasiados amigos y demasiados planes, Portugal es mi semana relax del año. Aún queda bastante para ello, pero a la velocidad que se me está pasando este año, en cuanto os despistéis os estoy hablando de decoración navideña ;-)

Esta casa que os traigo hoy, en la playa por supuesto, también tiene su porqué. Estoy haciendo un proyecto de asesoría de decoración online a una clienta de Barcelona. Hasta ahora los había hecho todos en Madrid porque soy de ir a las tiendas de ver, tocar y trastear,… pero sé que a distancia también se puede ayudar, aunque personalmente me guste más presencial. Tras enviar las primeras propuestas, me preguntaba mi clienta si quedaría bien introducir el color negro en un espacio donde predominan los blancos, las maderas claras y los tonos naturales; quería demostrarle y afirmarle categóricamente que sí. A quién ha ido a preguntar ¡es mi combinación preferida!, así que esta vivienda me viene como anillo al dedo para que lo vea con sus propios ojos.

La casa en cuestión se encuentra en Sudáfrica y pertenece a dos prestigiosos fotógrafos que la construyeron como segunda residencia para poder despejarse de sus exigencias laborales. Además tanto ellos como sus hijos son amantes del surf y la zona era muy adecuada para la práctica de este deporte. En la parte inferior de la casa, se encuentran las zonas comunes con altos techos que crean sensación de amplitud y ventanales que se abren por completo al exterior, donde el final de la piscina se confunde con el comienzo de las vistas del mar. Arriba se encuentran las zonas privadas, dormitorios y baños bajo techos abuhardillados, aquí la sensación de recogimiento es mayor. Todo ello se ha unificado gracias al color, un manto blanco cubre toda la casa a la que se le ha aportado calidez gracias a las maderas, a las fibras naturales y toques sofisticados con pinceladas de negro.

Una casa para disfrutar no sólo en verano, la chimenea del salón también se me antoja perfecta para los disfrutar de una taza de café con el fuego encendido y las vistas al mar. ¡Todo un lujo!

Imágenes: Revista Interiores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.