Mudroom, zaguanes y entradas

En un post de la semana pasada os hablaba de lo frecuente que es ver en América las camas situadas entre dos ventanas. Hoy vamos con otra habitación típicamente de allí de la que nosotros carecemos, una mudroom. Pero ¿a qué hace referencia este extraño vocablo?, pues literalmente significa “la habitación del barro”. Un espacio situado normalmente contiguo a la cocina o en la propia entrada, pero independiente, que sirve para depositar botas, abrigos, ropas de calle, bolsos, mochilas,… todo aquello que queremos que quede ordenado pero fuera de la vista.

La versión española de esta habitación vendría a ser el zaguán, aunque aquí nunca lo encontraríamos en la cocina. Se trata de un espacio que no todas las viviendas poseen, que funciona como vestíbulo o recibidor. No se considera habitación como tal sino más bien un sector de tránsito entre la puerta principal y el acceso propio a la vivienda. En este caso se utiliza para recibir a la gente sin que la persona, si no lo deseas, tenga que entrar en tu casa (imaginad el cartero por ejemplo, le puedes atender bajo techo sin que invada tu intimidad). En mi caso por ejemplo, tengo un porche cerrado en la entrada de casa que hace exactamente esta misma función. El zaguán es muy habitual en lugares como Andalucía.

Y por último, para el común de los mortales, no queda otra que utilizar el hall de entrada para estos fines. Estos tres espacios aunque diferentes, tienen algo en común, son perfectos aliados para mantener el orden. El que mejor recoge esta función sin duda el es mudroom, ojalá en España se hicieran casas con este tipo de habitación (yo al menos dejaría de ver las mochilas de mis hijas tiradas en el suelo nada más entrar, que por mucho que tenga armario y perchero, ahí las dejan).

La mayoría de los mudroom tienen una estética similar. Son típicos los panelados de madera, con casilleros para organizar, tampoco falta en ninguno ganchos y percheros para colgar los distintos elementos, una zona de asiento,… pero oye, vais a ver en las imágenes que hay gente ingeniosa que con muy poco y aún no disponiendo de una habitación para tal fin, se organiza unos rincones la mar de apañados y económicos. Mi recomendación además, si tu entrada es muy pequeña y tampoco tienes una habitación que te permita diseñar algo así, puedes pensar en las zonas de paso, a veces la anchura de un pasillo permite colocar también alguna unidad de almacenaje, anclar unos ganchos a la pared y crear bajo éstos una zona estrecha de asientos, si además le pones tapa abatible te permitirá guardar cosas sin que queden a la vista.

Ah! y recordad que para darle el toque chic y que la zona parezca de revista, no podéis olvidaros de poner un par de katiuskas, a ser posible unas Hunter, no falla ;-)

Imagen portada: Sebring Design, resto en mi tablero de Pinterest: “Mudroom, zaguán, entradas

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Puro estilo nórdico y del bueno…

Qué tal si hoy para variar dejamos California o Mallorca y todos esos lugares o estilos que tanto me gustan, y que últimamente copan mi blog, para ir a lo radicalmente opuesto. Hoy os traigo puro estilo nórdico y del bueno.

Poco sé de esta vivienda situada en la ciudad de Gotemburgo, Suecia. La he encontrado en Entrance, una inmobiliaria del país y no cuenta nada sobre la misma, pero como una imagen vale más que mil palabras y lo que he visto me ha robado el corazón, quería compartirla.

Me ha fascinado la luz, casi diría que tengo envidia (y no precisamente de la buena :-)), acentuada además por el color blanco de paredes, suelos y carpinterías. Y cómo son de bonitas estas carpinterías, sobre todo el artesonado que corona la puerta de tránsito entre el salón y el dormitorio, sin olvidar las molduras del techo. Aspectos que imprimen carácter a la casa.

Por otro lado y como no podía ser de otra manera, siendo un vivienda situada en Suecia encontramos muchas piezas de Ikea. En algunos casos retocadas con un “Hack”, como el aparador del salón al que se le han acoplado unas patas “Prettypegs” para darle otro toque. Lo que me gusta es que no es un “Ikea total look” ya que los conocidos muebles están mezclados con antigüedades (véase la lámpara de araña del salón), también con iconos del diseño (como las sillas Thonet del comedor, en negro, y del office de la cocina, en madera natural), o el precioso escritorio del dormitorio. De nuevo nos encontramos ante una casa Ikea con mucha personalidad.

Y sé que soy un poco pesada con el tema, sigo diciendo sí al estilo nórdico, también al gigante sueco, pero siempre y cuando lleve la esencia del propietario, cuando la casa no sea una réplica de otras. Si sois fans de este estilo y vuestra vivienda no tiene un carácter arquitectónico tan pronunciado como ésta, apostad por meter alguna pieza heredada, o de mercadillo, un icono del diseño (que puede ser réplica, por aquello de abaratar), alguna obra de arte que llame la atención, o atreveros a poner una pieza vanguardista para romper. En definitiva se trata de mezclar con cabeza, con cosas con la que os sintáis identificados, que hablen de vosotros y haga de vuestra vivienda algo especial.

Espero que disfrutéis de la casa…

¡Feliz fin de semana!

Fotografía: Anders Bergstedt para Entrance
(*ese post participa en el reto de facilisimo Mes de los Estilos decorativos)

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.