Con vistas a San Francisco

Qué grandes recuerdos me trae San Francisco. Viví un año en California tras terminar el colegio, en un pequeño pueblo entre San Francisco y Sacramento. Casualmente un primo mío estaba trabajando allí así que me invitaron a pasar un fin de semana, aún lo recuerdo como si fuera ayer. Me sorprendió la ciudad ya que me pareció más europea que americana, y eso se agradece cuando una está tan lejos de su hogar. Hoy vuelvo a ella de manera virtual para enseñaros este precioso apartamento.

El edificio pertenece a los padres de uno de sus propietarios, Daniel, que lo comparte con su pareja Leo y en el piso de arriba, se aloja la hermana de este. Que el edificio perteneciera a la familia fue toda una ventaja ya que no les pusieron ninguna traba para renovar y personalizar el espacio a su gusto, un lienzo en blanco que la pareja fue rellenando con su creciente colección de muebles, así como con obras de arte.

En el apartamento encontramos una mezcla de la herencia escandinava de Daniel, frente a piezas de diseño y corte más minimalista aportados por Leo. Intentando en la medida de lo posible huir de las grandes superficies, la idea era conseguir muebles personalizados y originales, a ser posible de artesanos locales o tiendas vintage. Su secreto para conseguir este resultado fue ir muy despacio, poco a poco, comprando sólo lo necesario en cada momento (como en el caso de la mesa de comedor, que no tuvieron durante cuatro meses hasta encontrar la que les pareció perfecta para el espacio, la trajeron de Londres).

En la vivienda hay de todo, desde muebles baratos tuneados (por ejemplo las estanterías del salón que fueron pintadas con spray para darles un toque más moderno), hasta algún capricho caro como la alfombra de la sala de estar (un diseño personalizado y realizado en seda y lana) o la day-bed, fabricada a medida por un artesano local.

Pero lo mejor de todo dicen, es disfrutar de las vistas de San Francisco desde la ventana del comedor, un lujo al alcance de pocos.

¡Feliz fin de semana!

Sofá: Blue Dot

Estanterías: Urban Outfitters

Daybeb: Alexis Moran

Silla vintage: Hans J. Wegner

Mesa de comedor: Another Country y sillas de Ikea. Lámpara del comedor: Schoolhouse Electric

Cama de CB2 , mesillas de noche de Ferm Living y banco de Another Country

Espejo de Ikea y alfombra de New Friends

Info: Apartment Therapy Fotografía: Esteban Cortez

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 568 seguidores

 

Blu Dot ¿bueno, bonito y barato?

Seguro que alguna vez habréis oído la frase “las buenas ideas surgen de una necesidad”, pues es así  precisamente como nació la firma Blue Dot. Tres amigos que compartían la pasión por el diseño, la arquitectura y el arte, tras terminar sus estudios universitarios se enfrentaban a la ardua tarea de amueblar sus casas, pero qué pasa cuando  no te gustan aquellas cosas que puedes pagar y lo que te gusta, no lo puedes asumir ¿a qué os suena?, para mí es el pan de cada día. Blue Dot nace en 1997 con esta idea, diseños útiles, accesibles y sobre todo deseables.

Las fotos que vais a ver son de un libro publicado por la firma, de ahí que sean un poco raras, me refiero a que yo no suelo publicar imágenes con personas (la verdad es que me sobran cuando se trata de mobiliario, prefiero ver los ambientes sin aderezos innecesarios), pero transmiten mucho más así, que si os enseño fotografías de los productos de manera individual.

La pieza que me ha hecho escribir este post, es el escritorio de la segunda imagen, sin duda me encanta su diseño. Pero hay otros curiosos como la silla que lo acompaña y que aparece también en la siguiente imagen, está hecha en acero y se pliega  a lo largo de las líneas de puntos, muy delgada y a la vez resistente. O la Toro Lounge Chair, sobre la mesa, en cuero curtido con marco de madera maciza o haya. Los sistemas de almacenaje y la cama Nook Queen Bed moderna y muy envolvente.

¿Me lo parece a mí, o a vosotros también os recuerdan sus líneas al estilo escandinavo?.

Blue Dot

Blu Dot (más…)