Un salón muy inspirador…

Sigo intentando buscar un piso en mi pueblo, no sé si recordáis que me quiero cambiar de chalet a piso, hasta ahora el mercado estaba algo parado y sin embargo de repente parece que los regalan o al menos los que me gustan, tal como salen al mercado vuelan, algunos no duran ni un día a la venta. ¿Vamos a volver a cometer las mismas tonterías? ¿Esto es el preludio de otro boom inmobiliario? Espero que no. Mientras tanto yo sigo buscando, e intentando imaginar el tetris que tendré que hacer para encajar mi mobiliario y todos los trastos que he acumulado en un chalet, en un piso (ya se sabe, cuanto más espacio, más guardamos).

Cuando encuentro en internet algo que me cuadra y voy a visitarlo, el primer golpe de vista es impactante. Ya me he acostumbrando a espacios grandes y aunque es precisamente de lo que quiero escapar porque me sobra casa por todas partes, mi cabeza y mi retina necesitan un parón para asimilar que lo que encontraré en la mayoría de los pisos son habitaciones con la mitad de metros que las mías. Sin duda es necesario tener mucha imaginación cuando además no partes de un lienzo en blanco, porque parte de mis cosas se quedarán conmigo.

He encontrado este piso en un artículo de Apartment Therapy y me ha parecido pura inspiración, es como si lo hubieran diseñado para las necesidades de mi familia. Su planta alargada y sus dos ventanales, no impiden que el espacio esté aprovechado al máximo. En mi casa tenemos gran cantidad de libros, y aunque ni de broma cabrían en estas estanterías, no me digáis que no están bien pensadas, rodean hasta las ventanas. Toda la parte baja se ha aprovechado con almacenaje en gavetas quedando oculto su contenido. En el salón siempre hay un montón de trastos que no quedan bonitos si están expuestos, así que mejor disponer de muebles con cajones para poder ocultar lo que no queremos que sea visto.

En mi caso tendré que renunciar a mi despacho, así que la idea de cómo han aprovechado la pared del fondo alargando la estructura de la estantería para crear una zona de trabajo, me ha parecido perfecta y además, como las baldas llegan hasta su parte superior, es un gran desahogo para la zona. A su vez, ésta termina con un módulo en forma de cubo que hace las veces de recibidor, sin renunciar a las baldas que siguen sirviendo como lugar de almacenaje.

Sólo le pongo un pero, tengo mis dudas respecto al sofá porque a simple vista no me parece cómodo (o será porque yo necesito brazos a ambos lados para apoyar la cabeza) y la otra parte negativa es que podría afirmar que se trata de mobiliario a medida, con lo cual no será barato (pero pienso que compensa realizar una inversión más grande si el resultado se ajusta tanto a tus necesidades).

No me diréis que sin ser un salón excesivamente grande, no está bien pensado. Además de la funcionalidad del espacio, elementos como la pared de ladrillo, la escalera y cocina pintadas de negro, le dan personalidad. El color oscuro también proporciona profundidad al espacio, dando la sensación de ser una habitación más amplia.

Para terminar y a pesar de ser un piso relativamente pequeño, el tejado esconde una sorpresa, una gran terraza que más la quisiera yo para mi chalet.

¿Qué os parece?…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 568 seguidores

Un apartamento aprovechado al milímetro

Hoy os enseño otro apartamento de Nueva York, otro sí, pero este tiene algo especial como para tomar nota. Se trata de la división de espacios, de cómo con unas ventanas tipo mallorquinas han conseguido separar de manera visual la entrada, el salón y el dormitorio siendo en realidad un mismo espacio. Las mallorquinas además, tienen la cualidad de abrirse y cerrarse, lo que permite más o menos entrada de luz al dormitorio o privacidad en caso necesario. Tan sólo la cocina, a la que se accede desde el salón mediante un vano abierto y el baño, son estancias independientes.

El apartamento de apenas 46 metros cuadrados, pertenece a la estilista y decoradora de interiores Elaine Burns. Para personalizar su casa utilizó elementos y recuerdos personales, como la galería de cuadros dispuestos sobre el sofá, o los posavasos recolectados de sus restaurantes favoritos que se amontonan aquí y allá, también la mesa de centro un DIY (es una tabla de madera de una tienda de segunda mano encontrada en un viaje a Vermont, a la que ella misma añadió unas patas de hierro para convertirla en mesa).

Define su estilo como moderno vintage, se siente atraída por el mobiliario con toques en bronce y oro, también los elementos femeninos y de diseño, todo ello fue incorporado en el apartamento. Ha conseguido que los espacios queden delimitados gracias al mobiliario, un ejemplo claro lo vemos en la mesa de estudio que delimita el salón de su dormitorio. Por cierto, hablando de su dormitorio, la cama no me puede gustar más. Dice que es en lo primero en lo que se fijan sus invitados al entrar, ya que si las mallorquinas permanecen abiertas puede entreverse entre las lamas. Resulta curioso, ¿no creéis?

Es sorprendente también cómo en pocos metros existe una cocina tan completa, mobiliario a ambos lados (en blanco, todo un acierto para espacios pequeños), una nevera doble y una acogedora zona de comedor. Ya quisieran muchos pisos de más metros tener una cocina así. Y por último el baño, con una gran bañera cuya cortina me recuerda a los dibujos que hace mi amiga Paula de Okenua (una de las tiendas que os recomendaba la semana pasada), almacenaje sobre el lavabo y una escalera de madera que pone el contrapunto al binomio blanco-negro.

Ah! por último, no paséis por alto la cantidad de zonas de almacenaje que tiene este apartamento desde el mueble de entrada, a la parte inferior de la cama, en el despacho, la cocina, etc.

Muchas ideas para tener en cuenta cuanto los metros escasean. Espero que os guste…

Imágenes: Chinasa Cooper para Apartment Therapy

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 568 seguidores

Con vistas a San Francisco

Qué grandes recuerdos me trae San Francisco. Viví un año en California tras terminar el colegio, en un pequeño pueblo entre San Francisco y Sacramento. Casualmente un primo mío estaba trabajando allí así que me invitaron a pasar un fin de semana, aún lo recuerdo como si fuera ayer. Me sorprendió la ciudad ya que me pareció más europea que americana, y eso se agradece cuando una está tan lejos de su hogar. Hoy vuelvo a ella de manera virtual para enseñaros este precioso apartamento.

El edificio pertenece a los padres de uno de sus propietarios, Daniel, que lo comparte con su pareja Leo y en el piso de arriba, se aloja la hermana de este. Que el edificio perteneciera a la familia fue toda una ventaja ya que no les pusieron ninguna traba para renovar y personalizar el espacio a su gusto, un lienzo en blanco que la pareja fue rellenando con su creciente colección de muebles, así como con obras de arte.

En el apartamento encontramos una mezcla de la herencia escandinava de Daniel, frente a piezas de diseño y corte más minimalista aportados por Leo. Intentando en la medida de lo posible huir de las grandes superficies, la idea era conseguir muebles personalizados y originales, a ser posible de artesanos locales o tiendas vintage. Su secreto para conseguir este resultado fue ir muy despacio, poco a poco, comprando sólo lo necesario en cada momento (como en el caso de la mesa de comedor, que no tuvieron durante cuatro meses hasta encontrar la que les pareció perfecta para el espacio, la trajeron de Londres).

En la vivienda hay de todo, desde muebles baratos tuneados (por ejemplo las estanterías del salón que fueron pintadas con spray para darles un toque más moderno), hasta algún capricho caro como la alfombra de la sala de estar (un diseño personalizado y realizado en seda y lana) o la day-bed, fabricada a medida por un artesano local.

Pero lo mejor de todo dicen, es disfrutar de las vistas de San Francisco desde la ventana del comedor, un lujo al alcance de pocos.

¡Feliz fin de semana!

Sofá: Blue Dot

Estanterías: Urban Outfitters

Daybeb: Alexis Moran

Silla vintage: Hans J. Wegner

Mesa de comedor: Another Country y sillas de Ikea. Lámpara del comedor: Schoolhouse Electric

Cama de CB2 , mesillas de noche de Ferm Living y banco de Another Country

Espejo de Ikea y alfombra de New Friends

Info: Apartment Therapy Fotografía: Esteban Cortez

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 568 seguidores

 

Color en la cocina

Las cocinas ya no son lo que eran, a Dios gracias. Aunque el negro, el blanco y el gris son y seguirán siendo los más demandados, porque los clásicos nunca mueren, el color también ha entrado a formar parte de ellas, pero no como antaño. ¿Recordáis hace unos años cuando se llevaban las cocinas ultramodernas con superficies brillantes y colores chillones?, yo nunca pude con aquella moda.

Ahora cada vez más la gente se anima a poner algo de color en su cocina, pero ya no hablamos de aquellos espacios con colores estridentes y brillantes (que oye, siguen teniendo su público y a mí me parece bien, para gustos los colores), actualmente se tiende más bien a buscar tonalidades serenas, mates, colores empolvados (rosa palo, verde mint, toda la gama de los azules, amarillos, etc.), colores alegres para un espacio donde la mayoría de los mortales pasamos mucho tiempo. Si seguís mi cuenta de Instagram sabréis que soy muy fan de las cocinas negras, no lo puedo evitar, pero reconozco que hay todo un mundo de posibilidades en cuanto a color a tener en cuenta.

Esta corriente se ha visto favorecida también con el uso de las nuevas pinturas que a priori, no demandan un gran esfuerzo por nuestra parte a la hora de dar un cambio radical a la cocina, como sabéis hablo de las pinturas a la tiza, como la Auténtico Chalk Paint o la de Annie Sloan, dos de las firmas más reconocidas. Supuestamente, y digo supuestamente porque yo no lo he intentado, es fácil cambiar nuestra cocina a golpe de brochazo, siempre que los muebles y las superficies estén limpias y en buen estado, cuestión de ponerse a ello.

Vais a ver varios ejemplos de cocinas en distintos tonos, rosas, verdes, amarillas, grises, azules y por supuesto, negras. Os tengo que decir que lo he intentado con el rojo, de verdad, ayer perdí más de una hora buscando imágenes pero no encontré nada que me gustara. Las que vi me seguían recordando a aquellas cocinas brillantes de antaño y a mí, que soy más bien tradicional, no me terminanon por convencer. Esto ya es una opinión personal, si tuviera que apostar por este color lo haría única y exclusivamente con complementos, nunca pondría muebles rojos, optaría por una cocina neutra y añadiría si acaso toques en este color. Es curioso porque esto mismo no me sucede con el amarillo o el fucsia, siendo también tonalidades fuertes, sencillamente el rojo me produce cierto rechazo (pero sólo en las cocinas, para lo demás me gusta).

Os dejo con mi selección, me encantaría saber qué opináis ¿Sois de cocinas blancas u os atreveríais a meter color?

{Imagen vía: Sight Unseen. Proyecto: Crosby Studios}

  {Proyecto: Union Studio Architecture and Community Design y Denise Enright Interior Design}

Si no te atreves con los armarios, déjalos en un color neutro y pinta sólo la pared.

{Via: Quotatis}

Mobiliario pintado con gris Plummet de Farrow & Ball. {Vía: El Mueble}

{Vía: Livet Hemma – Ikea}

Maravillosos azules de mil y una tonalidades, qué os voy a decir si es mi color favorito. {Imagen vía}

{Emily Henderson}

{Ideal Home}

Si no te atreves con el rodillo, prueba a colocar vinilos, en Like a Color tienes infinidad de posibilidades para elegir.

Combinando colores: blanco, rosa pastel y madera en la isla. {Imagen vía}

Rosa y verde mint {Proyecto: Baldini Architecture}

{Imagen: Apartment Therapy}

Cocina en verde pastel con aire country {imagen vía}

Vibrante amarillo, siempre es un acierto, en muebles o revestimientos. {Imagen vía}

Otro ejemplo con el salpicadero y los tiradores de uñero en amarillo. Una cocina mucho más sobria y elegante gracias a la combinación con el gris.

{Proyecto: Alexandr Aranovich}

Cocina realizada con un material inteligente llamado FENIX de Arpa Industriale, sirve para aplicaciones tanto verticales como horizontales, es resistente, fácil de limpiar, mate, con propiedades antibacterianas, anti-huellas y una larga lista de bondades.

{Imagen:  Interiores Minimalistas}

Una vez más mi combinación ganadora, negro y madera {Diseño: Coco Lapine Design}

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 568 seguidores

La casa de Brian y Anissa Zajac

Os preguntaréis quiénes son Brian and Anissa Zajac. Por un lado son los propietarios de House Seven design + build empresa dedicada a la remodelación y diseño de viviendas y por otro, Anissa es una conocida instagramer gracias a que ha ido compartiendo la transformación completa que ha realizado en su casa a través de esta red social (podéis seguirla aquí).

La vivienda se encuentra en un barrio histórico de Indianápolis y Brian y Anissa la comparten con sus tres hijos. El primer piso estaba muy compartimentado así que Brian decidió quitar las habitaciones para acondicionarlo a sus necesidades, abriendo los espacios lo más posible. Aún quedan habitaciones por terminar, pero es que el proceso lo están realizando ellos mismos con su empresa de rehabilitación, así que van poco a poco.

Definen el estilo de la casa como rústico moderno, inspirado en la naturaleza, algo que se percibe rápidamente en los muchos elementos de madera natural que encontramos aquí y allá. Su pieza favorita es la puerta corredera verde que separa el salón del “mudroom” (esas habitaciones típicamente americanas que se suelen situar junto a la entrada de las casas y que sirven para depositar los trastos, como zapatos, mochilas, equipaciones deportivas, etc. de manera que todo queda recogido), en este caso también incorporaron en esta habitación la zona de lavandería. Están especialmente orgullosos del cambio que ha sufrido la cocina, era un espacio oscuro y pequeño, ellos la abrieron al comedor para crear un lugar luminoso y despejado.

Termina el artículo, visto en Apartment Therapy, con un gran consejo. Las obras nunca salen bajo el plan establecido, siempre surgen imprevistos, gastos inesperados y debemos adaptarnos según vayan surgiendo, es como una carrera de fondo que si sabemos sobrellevar el resultado merecerá la pena (no puedo estar más de acuerdo).

Bajo las imágenes os dejo algún comentario más, pero si queréis ampliar información lo tenéis en el artículo de Apartment Therapy o en la cuenta de Instagram de Anissa (en el post tenéis ambos links).

¡Feliz fin de semana!

El salón es uno de los espacios más aclamados en Instagram. La chaise longue pertenece a Jonathan Louis Furniture y la manta de Boll and BranchAl fondo se divisa la entrada.

En la entrada encontramos un elegante aparador mid-century junto a unas lámpras de HomeGoods y accesorios de West Elm y Target.

Sofá de Restoration Hardware con cojines de Loom Goods, Gaia y The Ivory Gull.

Sillas Wishbone adquiridas en Overstock.

Las grandes luminarias pertenecen a IKEA

Mesa campestre rústica de Restoration Hardware

El fregadero de la cocina pertenece a Wayfair y menaje de Restoration Hardware.

El horno Verona fue su mayor derroche, pero Brian es un cocinillas así que le dan buen uso.

Anissa es de las que mueve las piezas una y otra vez hasta encontrar su sitio perfecto, estas butacas se pueden ver en su cuenta de Instagram en distintas habitaciones durante el último año.

El elemento favorito de Anissa, esta pueta corredera en tono verde oscuro hecha por ellos mismos.

El dormitorio principal con cama de Restoration Hardware, mesillas de Joss and Main y alfombra de Overstock

La ropa de cama completa el estilo del dormitorio, es de Boll and Branch

El dormitiorio de sus niñas, sencillo y de estilo vintage. La cama verde es la misma que usó Anissa de pequeña y la blanca la adquirió en Craigslist.

Si os gustan las cestas, podéis encontrarlas muy parecidas en African Baskets

Imágenes: Lisa Diederich

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 568 seguidores

La casa de Carina Michelli…

Ayer por fin acudí a Casa Decor, como siempre me vine con la cámara llena de imágenes (unas doscientas) y el móvil hasta arriba de vídeos, Stories de IG y más fotos, lo dejé literalmente fundido. Tengo trabajo por delante para intentar hacer un resumen sin abrumaros con tanta imagen, aún recuerdo el post de la edición del 2015 donde os puse más de 100 fotos, no sé si algún valiente lo vio al completo. Este año prometo ser más breve.

Hoy os traigo una casa real, porque lo cierto es que a todos nos gusta acudir a eventos como Casa Decor donde los mejores interioristas dan rienda suelta a su imaginación, o se nos cae la baba con las casas publicadas en revistas, pero la realidad es que son pocos los privilegiados que pueden permitirse vivir así.

Si queréis ver casas reales de las que derrochan personalidad además, nada mejor que acudir a Apartment Therapy, uno de mis blogs de cabecera y de donde he sacado la que os muestro hoy.

Nos vamos hasta Buenos Aires, para descubrir la vivienda de Carina Michelli, una Instagramer y bloguera de lifestyle y deco, en la que convive con su marido y sus dos hijos. Se mudaron cuando nació su hija pequeña y la decoró ella misma, poco a poco. No etiqueta sus gustos bajo ningún estilo decorativo ni época concreta, tal y como dice en el artículo, busca espacios limpios y relajados, maderas naturales pero sin renunciar a las texturas ni al color. Para conseguir este resultado se ha inspirado en libros de interiorismo, revistas e incluso en casas de otras personas que llaman su atención en IG.

Dice sentirse especialmente orgullosa de la isla de cocina, concebida como centro neurálgico familiar y también centro de reunión de los amigos. Por otro lado su mayor reto fue decorar la habitación de los niños, quería huir de los típicos colores infantiles, crear espacios divertidos donde potenciar la imaginación de sus hijos y que sus habitaciones perduraran en el tiempo.

Me encanta cómo termina su artículo, con un consejo que yo he repetido en varias ocasiones también. Y es que no hay que precipitarse al decorar una casa, sino vivirla día a día, establecer prioridades y descubrir qué es exactamente lo que necesitamos y qué queremos de cada espacio, es la única manera de no invertir grandes cantidades de dinero para luego arrepentirse.

Como veréis esta casa tiene muchos de los elementos que me gustan. Los tonos neutros, las maderas, las fibras, los bonitos textiles (sobre todo los que cubren las camas) y ese sabor a “campo” que tanto me atrae. Ah! si os gusta alguna pieza y queréis saber de dónde es, podéis verlo al final del artículo original (en este link).

Os dejo y me pongo a preparar el post de Casa Decor, que tengo tajo :-)

¡¡Feliz fin de semana!!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 568 seguidores

Emily Johnston Anderson

Estoy encantada, anonadada y emocionada, cuando hoy he descubierto que tengo más de 500 seguidores en Facebook, os lo agradezco de corazón. Por supuesto también a los que me seguís vía RSS o Twitter, todos sumáis. Veo que como una hormiguita he construido mi propio espacio, eso me llena de satisfacción aunque me haya costado casi cuatro años llegar hasta aquí, pero aviso que esto no ha hecho más que empezar. ¡Uff! me estoy poniendo pesada.

Pues para celebrarlo vamos con fotografía de interior y de la buena. Se trata de algunos de los trabajos de la neoyorquina Emily Johnston Anderson, que casualmente colabora con muchos de mis blogs y revistas online favoritos como Design*Sponge, Apartment Therapy, Remodelista o Rue Magazine.

Me quedo con la última imagen por el par de escritorios de George Nelson, ¡dos siempre mejor que uno!

Emily Johnston Anderson

Emily Johnston Anderson

(más…)