Asómate a la ventana…

Ya os conté en un post reciente que nos hemos mudado de oficina y por desgracia las vistas de mi despacho han cambiado mucho. No es que antes viera grandes cosas (un polígono industrial es más bien poco atractivo) pero al menos la ventana daba a la calle. Ahora todo lo que veo es el divino techo de uralita del almacén (y léase divino en tono irónico). Es triste no saber si fuera hace sol, si llueve, si nieva,… he perdido algo tan fundamental como la luz natural y creedme que esto me causa apatía.

Aparcando mis miserias… Sabéis que todos los interioristas dedican grandes esfuerzos a proporcionarnos lo mejor de la luz artificial, clave en toda buena decoración, porque un resultado óptimo es sinónimo de confort. Si además de un buen interiorismo tenemos la suerte de tener grandes entradas de luz natural, éstas deberían llevar un buen traje a medida. Os hablo de las ventanas, que aunque muchas veces no reparemos en ellas, son un elemento decorativo más (o deberían serlo).

Creo que cada ventana tiene un lugar y todas tienen su atractivo (menos las de mi casa que son simplonas), me refiero a ventanales de hierro de estilo industrial, potentes y fríos pero espectaculares; a los de maderas recicladas, como las ventanas fabricadas con antiguas puertas; las rústicas típicas de zonas rurales; las afrancesadas, que dan un toque chic; o las de techo, que te permiten ver el cielo… hay tantas posibilidades. Yo mataría por tener cualquiera de las que veréis en las imágenes!

Y vosotros ¿tenéis alguna preferencia en este sentido?…

Imagenes via: Pinterest

El Teatro de los Sueños

¿Qué nombre más bonito para una tienda, verdad? para mí han dado en el clavo ¡un sueño todas sus piezas!. Mobiliario industrial, piezas de oficio, mostradores originales, archivos, expositores, sillas y taburetes Tolix, iluminación y un sin fin de objetos curiosos.

Viendo las medidas de muchas de estas piezas, puedo imaginar cómo quedarían en una vivienda tipo loft cuyos amplios espacios les dieran el protagonismo que merecen. Ya no sólo en cuanto al mobiliario sino también a partes estructurales, como unas preciosas ventanas industriales. Pero yo no me resigno a pensar que cualquiera de estas maravillas no quedaría perfecta en mi salón, que aunque no es pequeño, nada tiene que ver con las dimensiones del de un loft.

Llevo tiempo buscando un mueble “especial” para adosar en la trasera de uno de mis sofás, necesito además algo que me permita almacenar ya que con dos niñas pequeñas mi salón se está volviendo un caos, pero además no quiero que pese demasiado visualmente ¿pido mucho?, a lo mejor…pero hay una parte positiva, algunas de estas piezas las reproducen a la medida que necesites, así que creo que me voy a animar a pedir presupuesto. Me queda lo más difícil, elegir dentro de mis necesidades, la que más me gusta.

Se me olvidaba deciros que podemos encontrar El Teatro de los Sueños en Madrid, Barcelona y en la feria de Maison & Objet (Paris) en los meses de enero y septiembre.

El Teatro de los Sueños

El Teatro de los Sueños

(más…)