Vivir en el campo…

Es un hecho, cada vez son más las personas que han decidido trasladarse a vivir al campo, a zonas rurales, e incluso a lo que llaman “la España vaciada”. Mi marido y yo pensamos que de no ser por nuestras circunstancias, la familia y sobre todo por nuestras hijas, que en breve necesitarán académicamente las oportunidades que Madrid puede ofrecerles, diríamos “hasta luego Lucas” a esta casa y nos iríamos al pueblo. Quizás con lo friolera que soy y la crudeza del invierno de las altas tierras sorianas, saldría poco de casa, pero qué más da, con la venta de la de Madrid ya me encargaría de tener la vivienda mejor acondicionada de todo el pueblo. Luego no sé de qué viviría después, pero eso ya es otro cantar ;-)

Hoy os llevo a una casa en el Pirineo. En ella, la interiorista Cuca Arraut ha mezclado con acierto el estilo rústico, con toques ingleses y también industriales, sin dejar de lado la luz.

El primer lugar donde mi vista se ha detenido ha sido en la chimenea. Listones de roble envejecido para cubrir el tiro (son los mismos que el suelo), así como las baldas, que le dan el toque rústico, pero a su vez la forja de la chimenea y la repisa, ponen el toque industrial y para dar un punto más de contraste, tenemos el papel pintado de Gancedo que simula al tartán (típica tela escocesa a cuadros). Sólo el diseño de esa pared, ya es para aplaudir.

En el comedor vemos algo parecido. A pesar de ser una casa de montaña, las sillas se han elegido de mimbre para aligerar, mientras la lámpara de Faro, es de hierro. Las cortinas venecianas de madera, permiten regular la entrada de la luz a la vez que aportan calidez.

Si os fijáis tras el comedor hay un cerramiento, algo similar a un “mudroom” donde dejar abrigos, botas, etc. cuando llegas del campo. Ese espacio no existía como tal, sino que el recibidor era tan grande que decidieron cerrar por la parte de la cocina para poder tener un office. Ahora pueden disfrutar de una zona de entrada, de un comedor en el salón y detrás del panelado que se hizo en el mudroom donde está el banco, ahora está la cocina completa con office (todo eso era el antiguo recibidor, menudo desperdicio). El mobiliario de la cocina, que en este caso sí se quiso hacer más campestre, es de Cuines i banys Prisma, aunque se realizó con un acabado en gris muy actual.

El papel pintado hace de conexión entre las dos plantas, vistiendo las escaleras. La alfombra del dormitorio principal, de la que me he enamorado, es de IDdesign y el banco, como muchas de las piezas de la casa de Sacum. No sé si dormir bajo una ventana Velux es para mí lo mejor, porque me despierto con cualquier pequeño ápice de luz, pero puedo imaginar lo que debe ser tumbarse cada noche en esa cama y ver las estrellas, lo más.

Las habitaciones infantiles están hechas para compartir, entre hermanos y con amigos, aunque también pensadas para un futuro por si se quieren separar. Los textiles son de Filocolore, alfombras de Lorena Canals y apliques de Faro. El remate fue encontrar el suelo del baño de los niños, un pocelánico que casualmente también imita la tela de tartán, de Neocerámica. El remate perfecto para terminar con este home tour.

Y vosotros ¿Sois de campo o ciudad? ¿Os han hecho las circunstancias plantearos algún cambio? Os escucho…

Imágenes: El Mueble / Fotografía: Stella Rtoger / Estilismo: Carmen Figueras

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Con la mente en el campo…

Hoy mi mente sigue en el campo, donde he pasado el fin de semana. Conseguimos sobrevivir a las intensísimas nevadas y a las gélidas temperaturas comiendo en pleno monte calçots, rodeados por un gran manto blanco. Tras las idílicas fotos de la casa que os traigo hoy (muy campestre, pero todo indica que se trata de otra época del año con mejores temperaturas), vienen unas cuantas imágenes de mi fin de semana, para que os hagáis idea de que a pesar de nuestra locura, merece la pena contemplar paisajes como los que nos ofrece nuestro pueblo en época de nieve.

La vivienda que veréis bajo estas líneas, pertenece a La interiorista Sophia Wadsworth. De carácter inglés, fue conseguida por sus propietarios a través de subasta y decorada por ella misma con muebles en tonos claros, con el fin de resaltar los elementos arquitectónicos. Dice que su parte favorita es el huerto “su santuario” cosa que no me extraña nada, que me perdone mi marido, pero nada que ver con el nuestro. El entramado de vigas de roble que se extiende por todos los techos de la vivienda, también es espectacular, la sensación de confort es máxima. Pero si me tengo que quedar con algo de esta vivienda, sería por un lado la cocina abierta al salón y de corte campestre y por otro el baño, donde se han combinado a la perfección elementos tradicionales con otros más vanguardistas (en concreto el lavamanos y la bañera de Boundary Bathrooms, son preciosos). Si queréis leer el artículo completo y descubrir dónde conseguir las piezas, los textiles y demás elementos de la casa, podéis hacerlo pinchado este enlace, pertenece a un artículo de la revista El Mueble.

Y tras esta preciosa vivienda de campo, el monte soriano cubierto de blanco…

El_Mueble_1

El_Mueble_2

El_Mueble_3

El_Mueble_4

El_Mueble_5

El_Mueble_6

El_Mueble_7

El_Mueble_8

El_Mueble_9

El_Mueble_10

El_Mueble_11

El_Mueble_12

El_Mueble_13

El_Mueble_14

El_Mueble_15

Y aquí tenéis imágenes de mi fin de semana, comida en el monte rodeados por un manto blanco…

Navaleno_1

Navaleno_2

Navaleno_3

Navaleno_8

Navaleno_7

Navaleno_9

Navaleno_6

Esta fue la recompensa, los ricos calçots :-)

Navaleno_4

Navaleno_10

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.