En la campiña inglesa…

Hay ciertos trabajos donde encontrar una buena localización lo es todo. Pensad en los estilistas de decoración o moda, fotógrafos profesionales, editoriales, publicistas, weddinng planners, etc.

Hoy os hablo de un proyecto que surge de la unión de dos creativos, un trabajador de marketing internacional (Jonathan) y un director de arte (Michael). Tras construir su primera vivienda en Londres y ver el reclamo que tenía para realizar sesiones de fotos, deciden crear en 2007 la agencia SHOOTFACTORY.

Empezaron, como muchas otras empresas de nueva creación, tirando de contactos que tenían de sus anteriores trabajos. Su reputación creció rápidamente gracias a las localizaciones de calidad que ofrecían. A los tres años de abrir ya tenían su segunda oficina en Yorkshire, donde la belleza del lugar les hizo echar raíces (ahora sólo utilizan Londres como base, únicamente cuando el equipo tiene que desplazarse a la capital). Los agentes que localizan las propiedades, son claves en el proceso. Les gusta el trato con la gente, le dan valor a la comunicación, son profesionales pero a la vez sencillos y eso se refleja en su trabajo y en su buen hacer.

Decir que no sólo ofrecen casas en UK, sino que han ampliado fronteras. Encontramos propiedades en otros lugares del mundo como Marruecos, Brasil, El Caribe, EEUU, Francia, Bélgica, Italia, Portugal o España, entre otros.

Pero hoy me quedo en la campiña inglesa, enamorada de esta casa donde si alguna vez tuviera que ir a hacer fotos, jamás querría salir de allí. Tan bonita que, en lo que probablemente otros sacasen defectos, yo sólo veo virtudes.

Me sorprende que en una misma vivienda haya puertas con distintos acabados, unas en madera natural y otras pintadas en negro o en blanco, todas ellas son increíblemente bonitas. De la cocina qué decir, no sé si resaltar la enorme isla, los suelos hidráulicos, las vigas de los techos expuestas completamente en bruto, la alacena repleta de cerámica,… creo que es un todo. Atentos también a los suelos de madera de la entrada y salón, listones marcados por la huella del tiempo que parecen idénticos al sobre de la mesa de comedor (aunque esto es sólo una percepción mía). Las paredes enyesadas también le dan mucha personalidad a la casa, más en determinadas zonas donde se perciben desconchones. Los baños son también de cuento, nada más verlos me ha venido a la mente la estética de la firma Devon&Devon. Por último esos exteriores, huerto incluido, no sé si pasaría más tiempo dentro o fuera.

Está claro por qué esta casa se encuentra en la lista de localizaciones de ShootFactory, si fuera mía la enseñaría con orgullo.

Por cierto mañana viernes no estaré por aquí, mi sobrina hace la comunión el sábado y creo que como me presente con estos pelos en la iglesa, mi hermana me echa :-) toca sesión de peluquería. Nos vemos el lunes ¡buen fin de semana!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Jennifer Robin Interiors

Dos casas de campo totalmente contrapuestas, ambas son proyectos de Jennifer Robin Interiors. Lo único que tienen en común es la utilización de elementos naturales como la madera, el hierro, la piedra, las fibras, los linos, el cuero,… Por lo demás son como la noche y el día.

Cuando vi la primera, ST. Helena III, os daréis cuenta de por qué me enamoré. Tiene todos los elementos de los que siempre hablo que me fascinan. La combinación de madera con el negro me resulta de lo más acogedor, el espacio del salón con esa chimenea de oscura embocadura me recuerda a un refugio de montaña, al igual que el entramado de vigas y la madera que discurre por toda la vivienda (suelos, techos, e incluso en las paredes de los baños). En algunas zonas se percibe también un toque fabril como el gran ventanal del comedor. Y en la cocina, que sigue la misma estética general de la casa, se han introducido elementos en cobre como los cazos a la vista, la parte baja del extractor y alguna pequeña pieza decorativa. Es una vivienda que recoge, parece estar hecha para el abrigo del invierno.

Y vamos con la segunda, South Bay, donde la luz lo inunda todo. De ahí que diga que es el contrapunto de la anterior, aunque no pierde la esencia de todos y cada uno de los proyectos de Jennifer Robin. A pesar de ofrecer un look más moderno, mantiene elementos tradicionales y fabriles como en ST. Helena III, véase las preciosas butacas de cuero con tachuelas de la zona de estar (que me las llevaría a casa ahora mismo), la gran lámpara de hierro del comedor, la pila de piedra natural del baño o los taburetes de la cocina, entre otros. Al igual que en la anterior decía que parecía concebida como refugio de montaña, esta casa me resulta fresca, como si invitara a disfrutarla en época estival.

Si os digo la verdad y me dieran a elegir, creo que lo tendría realmente difícil. Justo lo que me encanta de una, es lo que me gusta también de la otra ¿Me quedaría con el abrigo de la madera y el negro, o con la frescura y luminosidad del blanco?, no lo sé, la verdad… ¿Y vosotros?

ST. Helena III

jennifer_robin_1

jennifer_robin_2

jennifer_robin_3

jennifer_robin_4

jennifer_robin_5

jennifer_robin_6

jennifer_robin_7

jennifer_robin_8

jennifer_robin_9

jennifer_robin_10

jennifer_robin_11

(Paul Dyer Photography)

South Bay

jennifer_robin_12

jennifer_robin_13

jennifer_robin_14

jennifer_robin_15

jennifer_robin_16

jennifer_robin_17

jennifer_robin_18

jennifer_robin_19

jennifer_robin_20

jennifer_robin_21

jennifer_robin_22

jennifer_robin_23

jennifer_robin_24

(Alyssa Rosenheck Photography)
Imagen portada: Carlie Statsky Photography

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

¡Vacaciones!

Hoy por fin me voy de vacaciones. La mañana está siendo un poco caótica con mil cosas que hacer, incluido escribir este post para despedirme de vosotros, o quizás no… Me llevo el portátil al pueblo, así que a lo mejor me asomaré por el blog pero sólo si encuentro algo digno de compartir, lo que no puedo prometer son las tres publicaciones semanales porque allí, lo que se dice descansar, no descansamos mucho. Mis vacaciones suelen ser algo movidas, a veces incluso agotadoras pero muy divertidas. Así que si tengo algo de tiempo para sentarme a escribir, lo haré, pero prefiero dejarme llevar por lo que me depare el verano…

Como me he puesto en “modo vacaciones on” os traigo precisamente una casa de campo, aunque curiosamente está a un kilómetro de la playa, en Formentera. Me encanta la sencillez y frescura de esta vivienda, pocos objetos pero muy bien elegidos, como protagonistas las piezas de la preciosa tienda Catalina House (de la que os hablé en un post en 2009), junto a otras de la anticuaria catalana Carina Casanovas, a la que también dediqué un post allá por 2010. Bajo las imágenes tenéis el link por si queréis leer el reportaje completo, yo de momento voy a seguir con las maletas que aún tengo para rato.

¡¡Feliz verano!!

El_Mueble_1

El_Mueble_2

El_Mueble_3

El_Mueble_4

El_Mueble_5

El_Mueble_6

El_Mueble_7

El_Mueble_8

El_Mueble_9

El_Mueble_10

El_Mueble_11

El_Mueble_12

El_Mueble_13

El_Mueble_14

El_Mueble_15

Imágenes: El Mueble

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Con la mente en el campo…

Hoy mi mente sigue en el campo, donde he pasado el fin de semana. Conseguimos sobrevivir a las intensísimas nevadas y a las gélidas temperaturas comiendo en pleno monte calçots, rodeados por un gran manto blanco. Tras las idílicas fotos de la casa que os traigo hoy (muy campestre, pero todo indica que se trata de otra época del año con mejores temperaturas), vienen unas cuantas imágenes de mi fin de semana, para que os hagáis idea de que a pesar de nuestra locura, merece la pena contemplar paisajes como los que nos ofrece nuestro pueblo en época de nieve.

La vivienda que veréis bajo estas líneas, pertenece a La interiorista Sophia Wadsworth. De carácter inglés, fue conseguida por sus propietarios a través de subasta y decorada por ella misma con muebles en tonos claros, con el fin de resaltar los elementos arquitectónicos. Dice que su parte favorita es el huerto “su santuario” cosa que no me extraña nada, que me perdone mi marido, pero nada que ver con el nuestro. El entramado de vigas de roble que se extiende por todos los techos de la vivienda, también es espectacular, la sensación de confort es máxima. Pero si me tengo que quedar con algo de esta vivienda, sería por un lado la cocina abierta al salón y de corte campestre y por otro el baño, donde se han combinado a la perfección elementos tradicionales con otros más vanguardistas (en concreto el lavamanos y la bañera de Boundary Bathrooms, son preciosos). Si queréis leer el artículo completo y descubrir dónde conseguir las piezas, los textiles y demás elementos de la casa, podéis hacerlo pinchado este enlace, pertenece a un artículo de la revista El Mueble.

Y tras esta preciosa vivienda de campo, el monte soriano cubierto de blanco…

El_Mueble_1

El_Mueble_2

El_Mueble_3

El_Mueble_4

El_Mueble_5

El_Mueble_6

El_Mueble_7

El_Mueble_8

El_Mueble_9

El_Mueble_10

El_Mueble_11

El_Mueble_12

El_Mueble_13

El_Mueble_14

El_Mueble_15

Y aquí tenéis imágenes de mi fin de semana, comida en el monte rodeados por un manto blanco…

Navaleno_1

Navaleno_2

Navaleno_3

Navaleno_8

Navaleno_7

Navaleno_9

Navaleno_6

Esta fue la recompensa, los ricos calçots :-)

Navaleno_4

Navaleno_10

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Nantucket Home

Quería haber puesto un título un poco más original, no sólo el nombre de la empresa, pero se me ocurrían tantos… “hogar dulce hogar”, “american dream”, “casas de campo”, en fin que lo he dejado tal cual.

Supongo que muchos conocéis o habréis visto en televisión las típicas construcciones americanas, prefabricadas sí, pero ya quisiera yo tener una casa así. No sólo por su sabor campestre y el aire a película hollywoodiense que desprenden, sino también porque son casas que derrochan energía positiva, realmente acogedoras. Me encanta el concepto de espacios abiertos en las zonas de estar, cocina y comedor, y la amplitud en dormitorios y baños concebidos para el relax. Y hago mención especial a un espacio que aquí en España no es tan usual y que en América adquiere una relativa importancia, me refiero la zona de la colada o el cuarto de la plancha, no sé si porque lo normal en este país es que las casas sean más pequeñas, o a lo mejor es un tema cultural, en mi caso sí dispongo de esta habitación pero he preferido invertir en otros espacios.

Espero que disfrutéis con los proyectos de Nantucket home y si tenéis tiempo os aconsejo ver la web, hay más imágenes y al doble de tamaño, los detalles se aprecian mucho mejor. ¡Quiero una ducha doble como la del final del post!

Surfside residence

Nantucket Home

Nantucket Home (más…)

Cosas que contar…

Una semana que empieza movidita, tanto es así que este será mi único post durante estos días. Mañana mis hijas tienen la función de baile que realizan cada año al finalizar el curso, y aunque he de decir que cuando las veo se me cae la baba y alguna que otra lágrimita, los días previos suponen un estrés añadido que la verdad, no necesito. Tengo que coser seis “modelitos”, tres para cada una, (si a lo que yo hago se le puede llamar coser, menos mal que desde lejos no se nota), y para variar, me ha pillado el toro, ¡empecé ayer!, a ver si salgo viva de ésta.

Pero además como el jueves es fiesta en Madrid, cojo las maletas y me voy al pueblo que es el mejor sitio para desconectar del mundo, aunque allí también me espera lo mío. La verdad es que la casa cada vez está más bonita, menuda diferencia sólo cambiando el color, pero tengo un montón de cosas que colocar, muebles por pintar, arreglar el jardín (que después del invierno se ha convertido en una selva), en fin, más trabajo. Estos son los dos motivos por lo que me ausentaré hasta el lunes que viene.

¡Ah! quería contaros también, que la médico que trata mi cuello, tenía un montón de muebles de los que se quería deshacer y no son muebles cualquiera (“no hay mal que por bien no venga”). Ayer estuve en su casa y me dijo, elige lo que quieras y te lo llevas, obviamente es mobiliario que hay que restaurar, pero del que merece la pena. Me llevé dos sillas balinesas impresionantes, un cabecero, un extraño botellero, una descalzadora y una preciosa maleta de madera (y porque no me cabía más en el coche). La semana que viene prometo mandaros las fotos de los muebles, tal y como están ahora, y espero poder publicar su transformación algún día no muy lejano. Me vendrían bien vuestras sugerencias, no tengo mucha idea de restauración, aunque en cualquier caso consultaré con un profesional.

Y antes de desaparecer lo que queda de semana, quería compartir con vosotros estas bellas imágenes que pertenecen a una casa publicada en la revista Nuevo Estilo, un proyecto realizado por la interiorista francesa Marie-Laure Helmkampf.

Ojala mi casa del pueblo luciera como ésta…¡feliz semana!.

Marie-Laure Helmkampf Interior Design

Marie-Laure Helmkampf Interior Design

(más…)

Bella Mancini Design

Se encuentra entre las Top de los diseñadores de interiores neoyorquinos, Bella Mancini. Sus ambientes se califican entre lo chic y lo sofisticado, dentro de lo urbano y casual. Acogedores, sosegados, pausados y elegantes, espacios que dan la bienvenida. Líneas puras y contemporáneas sí, pero fuera del minimalismo, bajo espacios predominantemente neutros los toques de color los reserva para determinadas piezas o incluso utiliza el arte, como medio para obtener dinamismo.

Hay algo que me gusta de su filosofía, Bella Mancini no sigue modas ni tendencias, ella prefiere pensar que  su trabajo va destinado a personas de “a pié” con vidas normales. Además de su carrera universitaria como diseñadora de interiores,  sus estudios en la Universidad de San Francisco sobre textiles, contribuyen y mucho, a dar rienda suelta a su imaginación sobre todo cuando se trata de decorar una habitación infantil, donde utiliza colores luminosos a capricho para crear espacios divertidos y que estimulen al juego.

De su portfolio no me quedaría con una casa en concreto, todas tienen habitaciones que me gustan más o menos, pero me transmiten mucha paz, casas tal y como he dicho, reales, quizás no exuberantes pero sí dan sensación de hogar. Tal vez  sean esos estudios de los que os hablaba antes, pero los textiles (más concretamente los tapizados), me parecen preciosos; me encantan las tachuelas en sillones, cabeceros y sofás, además de los tonos neutros elegidos para ellos. Y alguno de los espacios en concreto, como el comedor de la segunda imagen o el dormitorio que pertenece a esta misma casa de campo (el color azul grisáceo, parecido al de mi habitación, es un color que invita a la relajación), o la cocina y comedor de Greenport (la segunda vivienda), la preciosa cama negra con el espejo de sol en Upper West Side,…por mencionar algunos.

¿Qué os parece?.

Burlington, VT (Casa de campo)

Bella Mancini Design

Bella Mancini Design

(más…)