La casa de la decoradora Estrella Salietti

Barcelona es una ciudad que siempre ha llamado mi atención, sobre todo por su arquitectura modernista. Si os dieran a elegir entre obra nueva en Barcelona o una casa de mediados del siglo pasado con todo el carácter que eso conlleva ¿con cuál os quedaríais? Yo lo tengo bastante claro, aunque si se trata de buscar casa en la ciudad condal no será por inmobiliarias en Barcelona, hay para todos los gustos.

Esto mismo le pasó a la conocida, aunque algo excéntrica, decoradora Estrella Salietti, se dejó seducir por unas vidrieras modernistas. Tras vivir primero en un ático de 600 metros cuadrados en la calle Balmes, pasó a una torre estilo british en Angel Guimerà, de ahí a un garaje estilo neoyorquino y por fin a este piso situado en un edificio de los años 30, de ochenta metros cuadrados más cien de terraza al que ha llamado “La Barraquita”.

Para su rehabilitación se tiraron todos los tabiques abriendo estancias y comunicándolas entre sí. Todas las carpinterías se pintaron de blanco para aportar más luz, ya que en su estado original eran oscuras. Tanto la pintura de la vivienda como sus suelos de parquet en zig-zag y baldosa hidráulica marcan su personalidad. Pero lo más impactante son las frases impresas en vinilo que recorren las paredes de la casa, pertenecen a escritores, periodistas o amigos de Estrella Saletti.

A la tranquila paleta tranquila que predomina en el ambiente, tonos azules, blancos y grises, la decoradora introdujo muebles excéntricos y divertidos, algunos hechos por ella misma, poniendo así el punto de contraste. El conjunto es una vivienda ecléctica, llena de mezclas, donde los terciopelos, los plásticos y las antigüedades son capaces de convivir a la perfección. Su finalidad era conseguir una casa a lo “Agatha Christie” personal y muy suya.

Ya desde la entrada (primera imagen) se intuye lo que vendrá después, el colorido, el suelo en zig-zag o las famosas frases en vinilo que inundan las paredes.

Seguimos por el salón con ese precioso sofá amarillo de formas redondeadas en terciopelo de Gastón y Daniela,

La tercera imagen corresponde a la biblioteca, en ella volvemos a encontrar mezclas de estilos y texturas, un banco del siglo XIX, junto a la banqueta redonda y la alfombra (ambas de Basarabian). La lámpara pertenece a Azul Tierra.

Seguimos por el office donde se han combinado unas sillas Panton junto a una mesa inglesa bajo la luminaria de FM Lighting. Detrás se aprecian las distintas cristalerías llenas de colorido.

El comedor es sin duda para mí uno de los espacios más bonitos, enmarcado por la gran cristalera modernista, se ha jugado a poner tres pequeñas mesas separadas diseñadas por la decoradora que dan más juego en caso de necesidad que una mesa tradicional alargada, por un lado un sofá corrido con tela de James Malone y por el otro, más sillas Panton, las alfombras son de Basarabian y los jarrones de Objeto de Deseo.

Respecto a la cocina, que está a continuación, tengo mis dudas sobre las celosías de la isla y el techo, la verdad es que no me van demasiado, el suelo es un hidráulico de Tiles & Wood.

La terraza sí me parece un gran escape para estar en el centro de la ciudad, fue realizada con ayuda de Jardinería la Font. En cuanto al mobiliario exterior tanto los bancos como la mesa pertenecen a Azul Tierra, las sillas verdes son de los Bouroullec para Vitra y el famoso Perrito Puppy de Eero Aarnio para Magis.

Por fin en el dormitorio se respira algo más de tranquilidad, las paredes están enteladas con terciopelo de Gastón y Daniela, la banqueta tapizada con tela de Designers Guild y las mesillas son De Padova. Y por último el baño, donde encontramos de nuevo otra banqueta antigua rodeada de más color.

Esta casa enamora o la aborreces, pero no deja indiferente ¿no os parece?

¡Feliz fin de semana!

Fuente: Revista AD

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

 

10 piezas de diseño en plástico…

Según pasan los años le doy más importancia a la funcionalidad de las cosas. No es que ya no me fije en la estética, eso nunca o este blog no existiría, pero para mí el diseño tiene que ir acompañado de algo más.

Tampoco hay que volverse loco y poner la casa entera con piezas de “diseño funcional” pero sí algunas que creo que merecen la pena. Cuando amueblé mi casa por ejemplo (allá por el pleistoceno), elegí todo sencillamente porque me gustaba sin pensar en “el después”. Y ese después llegó y fui madre, trabajadora, blogger, amiga, mujer,… y no sé cuantas cosas más que me dejaron sin tiempo para mantener mis tesoros como merecían. Y así pasa que la cómoda de mi hija mayor de origen francés con una maravillosa pátina en verde, ahora tiene un desconchón; las cortinas del salón de Becara de lino cien por cien, las metió la asistenta en la lavadora y nunca volvieron a su ser, por no hablar del estor del comedor que iba a juego, ese murió y lo sustituí por uno de screen; y así podría seguir eternamente.

La idea es comprar en consonancia con la vida que llevamos (o que prevemos llegará), así minimizamos riesgos. Y desde luego si tenéis hijos esperad a que sean mayores o a que se larguen de casa, mientras optad por cosas como las que os enseño hoy, de diseño, muy chulas y con el mínimo mantenimiento.

Os traigo diez piezas de firmas conocidas que están realizadas en plástico o sucedáneos, quizás os den que pensar. Incluso aquello que a priori parece estar destinado a exteriores, no tengáis miedo a utilizarlo en el interior, este tipo de sillas de plástico combinadas con mesas de madera maciza por ejemplo, quedan espectaculares (así os quedáis tranquilos si al niño, a la suegra, a la madre, o a quién sea, se le cae comida encima, una bayeta y como nuevas).

Si os ha picado el gusanillo y queréis ver muchos más ejemplos, podéis hacerlo en la página de archiproducts, por cierto también os van a sorprender los precios, el diseño no es tan caro como parece.

Mi pieza favorita de estas diez es sin duda la lámpara de mesa CHESHIRE de FontanaArte, espectacular se mire por donde se mire…

¡¡Feliz fin de semana!!

Silla apilable en tecnopolímero AMY by Alma Design – Diseño de Valerio Sommella

Lámpara de mesa de policarbonato DAISY By Qeeboo – Diseño de Nika Zupanc

Silla apilable de polipropileno NASSAU 533 By Metalmobil – Diseño de Marc Sadler

Sillón pequeño de polietileno WOOPY By B-LINE – Diseño de Karim Rashid

Librería composable doble cara BOOGIE WOOGIE By Magis – Diseño de Stefano Giovannoni

Lámpara de mesa LED de ABS con luz directa PIANI By FLOS – Diseño de Ronan & Erwan Bouroullec

Lámpara de mesa de policarbonato CHESHIRE By FontanaArte – Diseño de GamFratesi Design

Silla cantilever apilable de plástico MYTO By Plank – Diseño de Konstantin Grcic

Paragüero de ABS POPPINS By Magis – Diseño de Barber & Osgerby

Silla medallón apilable con brazos COKKA By SCAB Design – Diseño de Luisa Battaglia

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Buscando inspiración en casas reales

No sé si estaréis de acuerdo conmigo en que de vez en cuando, y para variar, está muy bien ver casas de personas normales y corrientes y descubrir que hay mucho talento en la calle. Cuando veo revistas o espacios diseñados por conocidos interioristas, me quedo realmente asombrada, fascinada incluso, saben cómo manejar la luz, los colores y los elementos decorativos de la mejor manera para obtener un resultado espectacular. Pero hoy mi pequeño homenaje se dirige a aquellos que sin tener estudios al respecto, sencillamente tienen un gusto exquisito. Y este es el caso de las dos viviendas que os traigo hoy, ambas están en California

En la primera destacar las referencias del  mobiliario de diseño, visibles en muchas de las habitaciones así como en el exterior. En la cocina, sobre la inmensa mesa de nogal (única pieza de madera maciza en toda la casa como protagonista absoluta), penden tres lámparas de Tom Dixon, y acompañando a la mesa, las sillas Plastic de los Eames. El dormitorio infantil lo firma Marimekko, mientras en el salón, un sofá de Antonio Citteiro para Flexform, se rodea de dos preciosas sillas de Vitra que le ponen el toque de color.  Ya en el exterior, encontramos la zona de tertulia diseño de Patricia Urquiola para Kenttal y un comedor de la firma Magis. Un hogar donde cada elemento, es puro diseño.

Sobre la segunda casa, decir que cualquiera que la vea no creería que se trata de una construcción de 1912 a la que le han dado una segunda oportunidad, gracias a sus vistas sobre las colinas de Hollywood. Y en el caso de esta vivienda, a diferencia de la anterior, el diseño procede de la calidad de cada elemento, de los recuerdos que cada una de las piezas sugiere a sus propietarios, y no de su nombre. La pretensión era crear un conjunto lleno de atractivas mezclas, desde lo vintage hasta lo contemporáneo. Os diré que lo que más me ha gustado a mí es la utilización del color, blanco en puertas, ventanas y algunas de sus estancias, siempre combinado con el elegante gris en paredes y otros puntos estratégicos y una justa dosis de madera que le aporta calidez. Aún a riesgo de repetirme, la mezcla es perfecta.

¿Por cuál os decantáis?

Dwell

Inspiración

Inspiración

(más…)