Bconnected

Haz lo que amas y ama lo que haces” es la carta de presentación y filosofía de la arquitecta Christine Leja y por extensión de su negocio, Bconnected. Junto a su socio Andree Mienkus crearon allá por 1993 una inmobiliaria, diversificando posteriormente sus actividades con proyectos de reforma, diseño de interior y tiendas propias, una manera de conseguir que sus clientes encuentren siempre aquello que buscan ofreciendo un servicio más global.

Esta que veréis es una de las muchas propiedades que han pasado por una remodelación, con una curiosa historia detrás. Todo empezó con una bonita carta en la que la familia, a través de cuentos cortos sobre su vida, describía cómo era su estilo de vida, sus hábitos, sus peculiaridades,… con el fin de dar una idea concreta a la arquitecta, explicarle quiénes eran y qué esperaban de ella (o más bien de su futura casa). Gracias a esto, Christine Leja pudo conocer en detalle a cada miembro de la familia consiguiendo así, una relación de confianza que les permitió realizar el proyecto de la mano. Planificaron y diseñaron juntos, inspirándose los unos en los otros. Querían conseguir un espacio elegante y con estilo, pero manteniendo un equilibrio entre lo creativo y las tendencias, sin renunciar a la comodidad o a lo práctico. A la vista está que lo consiguieron.

Si tenéis un rato merece la pena echar un ojo a otros proyectos de reforma (en algunos se puede ver el antes y el después) o a las propiedades que están en venta o en alquiler, seguro que os pasa como a mí y os enamoráis de más de una :-)

En esta ocasión me han vuelto a conquistar las mezclas, tanto de materiales como en el mobiliario. Un ejemplo claro son las escaleras cuya parte superior están realizadas en cemento mientras el último tramo termina en hierro, mucho más liviano. Espectacular la cristalera con perfilería también de hierro que llega hasta el techo, proporcionando mayores vistas al impresionante jardín. Tampoco tengo palabras para la cocina, me gusta mucho su corte industrial suavizado gracias a los armarios de madera que se sitúan sólo en la parte inferior, dejando así la zona más despejada. ¡Ah! y la mesa de comedor, ¿no os sorprende su tamaño? es larguísima (tanto como la isla) pero a la vez más estrecha de lo normal, de esta manera no resulta pesada ni interfiere con la escalera que se encuentra a continuación.

Os invito a que observéis la casa con atención, en cada rincón hay un detalle. Tan sólo prescindiría de algo ¿os habéis fijado en los muñequitos que adornan la escalera? a mí no se me escapa nada, esos me sobran ;-)

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Eden Hotel Bormio

Hoy quisiera teletrasportame a un lugar como este, no podía llamarse de otra manera Eden Hotel. Mi genial fin de semana en tierras sorianas se ha visto empañado por el día de hoy. No quiero dar muchos detalles, solo reflexiono en voz alta sobre mi situación, diez años dejándome la piel en una empresa para llevarme la decepción de mi vida, ¡qué necesidad!… y no es que me haya quedado sin trabajo. No voy a pensar más en ello, prefiero evadirme con las imágenes de este precioso hotel, pura calidez gracias a la madera, el cuero, los tonos oscuros, los textiles y pieles, sin olvidar esos exteriores que invitan al relax.

Deciros también que ayer aproveché para dar un pasito más en mi proyecto, os invito a que leáis un poco más “sobre mí”, aunque la mayoría ya os sabéis mi vida, creo que es bueno para los que llegan nuevos conocer quién está tras el teclado. Y por otro lado para las empresas, firmas, etc. que me seguís, sé que sois unas cuantas, he abierto una sección de publicidad y patrocinios. La nueva estructura del blog está más preparada para ello y por qué no decirlo también, es hora de ponerle precio a mi tiempo ¿si yo no doy valor a mi trabajo y esfuerzo, quién lo hará?…