En el centro de París…

Seguro que conocéis a pocas personas que no hayan ido a París, yo soy una de ellas y tiene delito porque mi cuñado vivió allí seis años, así que oportunidades e invitaciones no me faltaron. Obviamente está en mi «wish list» de viajes pero como mi marido sí que ha estado, creo que no lo tiene ni mucho menos como prioridad.

Esta que os traigo hoy, es una casa de 110 metros cuadrados en pleno centro de la ciudad. Un piso de aires señoriales con sus molduras, sus altos techos y grandes ventanales, al que junto a la elegancia que lleva intrínseca gracias a su arquitectura, se le ha sabido sacar el máximo partido a través de la decoración y no ha perdido un ápice de su esencia sofisticada y de su aire Mid-century.  La reforma fue realizada por la interiorista Charlotte Féquet.

En el salón, en lugar de una estantería tradicional o mueble para el televisor, se optó por construir una estructura de barrotes de latón que sujetan estantes de mármol y en el centro, se colocó un armario de ratán que oculta el aparto de televisión. Las formas curvas, muy de tendencia en decoración, se repiten allá donde miremos. La lámpara de comedor en forma de pétalos, el espejo ovalado sobre el aparador, e incluso las puertas con perfilería dorada de inspiración art decó.

En la cocina continuamos con ese aire retro y bohemio que se respira en la casa, el blanco y el verde son los protagonistas, empezando por un suelo hidráulico que comienza a la entrada y que llega hasta un pequeño office muy particular, que incluye un banco en el que está integrada la propia mesa (no ocupa apenas espacio, ya que el banco va adosado a la pared y la mesa no lleva pata, además de ser redonda). Bajo el banco, también se han incorporado dos grandes gavetas para almacenamiento. Por último, los azulejos de estilo metro, también enfatizan el estilo retro del resto de la casa.

Llegamos al dormitorio donde muchos de los materiales se repiten, aunque aquí de manera más pausada, el blanco es el protagonista. Para combinarlo, los elementos en latón están presentes pero se combinan con madera (en el cabecero) y las puertas siguen teniendo el aire art decó que veíamos antes. Por tanto, hay una continuidad pero los tonos son más neutros.

En el baño volvemos a encontrar hidráulicos en el suelo y le acompañan muebles de diseño Mid-Centrury. Este en particular me recuerda bastante a los que hace Enola a medida.

Para el dormitorio infantil se metió algo más de color, también papel pintado, pero sigue la línea de lo bohemio y parisino, no rompe con el resto de la casa. Se eligieron como colores el rosa y el blanco y se combinaron con mobiliario de ratán, como la cama, a la que también se le puso un dosel, queda muy romántico. El otro lado de la habitación aún me gusta más, entre todos los armarios se dejó un espacio habilitado como escritorio y para darle profundidad, se le puso un papel pintado floral. Me encanta la idea porque, aunque ahora la habitación se vea algo infantil, quizás por la elección del color, basta con cambiar éste para que en el futuro tenga la misma funcionalidad y se pueda adaptar a una habitación de adolescente, además de ser lo suficientemente grande.

Esta habitación también tiene baño propio, cómo no, de estilo retro también, los suelos, el espejo, el mueble y los azulejos de metro, le delatan.

¿Qué os ha parecido este piso parisino? Yo es que tengo debilidad por este tipo de muebles y decoración, siempre que veo Mid-Century sé que probablemente me va a gustar.

Fotografía: Laura Jacques Para Mi Casa Revista

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

INFURN el paraíso del diseño

A quién no le suenan estos nombres: Achille Castiglioni, Arne Jacobsen, Charles Eames, Le Corbusier, Eero Aarnio, Eero Saarinen, Eileen Gray, Finn Juhl, George Nelson, Harry Bertoia, Hans J. Wegner, Isamu Noguchi, Jean Prouvé, Philippe Starck, Verner Panton, Xavier Pauchard, entre otros… Son clásicos del diseño, piezas que perduran en el tiempo por su belleza y funcionalidad, diseños creados por visionarios anticipados a su época, la prueba está en que todos ellos siguen siendo referentes en el mundo de la decoración.

No sé si sois de los afortunados que disfrutan de alguna de estas maravillosas piezas, o si como yo os limitáis a anhelarlas. Os confesaré mi particular obsesión, la Mesa Tulip de Saarinen, tanto es así que creé todo un panel de pinterest exclusivamente sobre ella, me tiene enamorada (con sobre de mármol, de madera, en color negro, o blanca, con el sobre diferente de la pata, ¡qué más da!… cualquiera podría satisfacer mi obsesión. Ah! supongo que os habéis dado cuenta, la he puesto presidiendo la cabecera del post :-)

Lo cierto es que estas piezas no son precisamente baratas así que cualquier ayuda bienvenida sea. Por si estáis interesados en haceros con alguna de estas reliquias, podéis encontrar descuentos de Infurn en Cupones Mágicos para comprar en el “paraíso del diseño” (así es como he catalogado a esta firma que para mí es lo más!)

Por cierto, que este post lo he disfrutado tanto que he decidido poner a cada imagen el nombre de la pieza y su diseñador (sólo tenéis que pasar el ratón por encima o mejor aún, pinchad en cada una para verlas en grande).

¡Feliz fin de semana!

Imagenes: Pinterest INFURN

AnmodeR

Esta tienda madrileña ofrece una mezcla de antigüedades, arte contemporáneo y piezas de decoración. En el caso de las antigüedades abarcan los siglos del XVII al XX. En el lado opuesto, Anmoder tiene piezas desde los artistas contemporáneos más consagrados hasta las nuevas promesas. Los objetos de decoración y curiosidades ayudan a crear espacios únicos.

Como digo siempre, una mezcla acertada de estilos y épocas crearán una atmósfera perfecta, un toque distinto y sobre todo muy personal. A mí me han encantado las esculturas de Rafael Amorós.

Le pongo un «pero» y son los precios, no son para todos los bolsillos, pero por qué no permitirse un capricho de vez en cuando…

(más…)