Tessa Neustadt

Intento siempre citar la autoría de las imágenes que pongo tanto en el blog como en redes, pero hay veces (sobre todo las que vienen de Pinterest) que rastrear hasta el inicio de la misma se vuelve muy complicado. Me ha pasado en más de una ocasión que he decidido no mostrar alguna imagen, por bonita que sea, si no era capaz de citar ninguna fuente. Otras me he tenido que conformar con decir dónde la había visto, cosa que me da bastante rabia porque lo suyo sería siempre nombrar a la persona que realiza la  instantánea. Si lo vemos claro cuando se trata de mencionar al autor de un libro o al pintor de un cuadro, entonces ¿por qué con la fotografía no lo hacemos?

Y os digo todo esto porque acabo de descubrir a Tessa Neustadt, en realidad sólo su nombre porque su trabajo ya lo conocía. He visto sus fotos aquí y allá, y acabo leer que muchas de estas imágenes pertenecen a colaboraciones que ha realizado la fotógrafa con la archiconocida interiorista Emily Henderson, por la que siento auténtica admiración y a la que sigo desde hace años. Conocer el trabajo de alguien sin saber su nombre, no mola :-(

Cuando seguimos un blog u otro, o ciertos perfiles en redes, es porque nos engancha la visión de la persona que hay detrás, y lo mismo pasa con interioristas, fotógrafos, o cualquier representación de arte. Perseguimos aquello con lo que nos sentimos identificados, lo que se acerca a nuestros gustos y aunque internet es un gran mundo en el que puedes perderte fácilmente, todos acabamos estrechando nuestro cerco, limitando las páginas que visitamos y quedándonos sólo con aquello que nos aporta valor.

Si os fijáis en mis post hay patrones que se repiten. Siempre encontraréis alguna pieza mid-century, algo que recuerda al campo o a la playa, piezas u objetos naturales, quizás hechos a mano, muchas texturas, arte, plantas, materiales nobles,… porque reflejan mis gustos decorativos y quizás por ello en mi búsqueda de contenidos para el blog, acabo cayendo en las redes de este tipo de imágenes.

Por cierto, que en la web de Tessa Neustadt además de ver su trabajo como fotógrafa de interiores, life style, comercio, comida, etc. encontramos también su tienda. En ella podemos comprar fotos en distintos tamaños,  la mayoría con temática marinera y a precios verdaderamente económicos. Ya hice en su día un post de cómo decorar con fotografía en lugar de cuadros, el resultado puede quedar igual de bonito o más. Que no sea por opciones…

¡Feliz inspiración!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

La casa de Carina Michelli…

Ayer por fin acudí a Casa Decor, como siempre me vine con la cámara llena de imágenes (unas doscientas) y el móvil hasta arriba de vídeos, Stories de IG y más fotos, lo dejé literalmente fundido. Tengo trabajo por delante para intentar hacer un resumen sin abrumaros con tanta imagen, aún recuerdo el post de la edición del 2015 donde os puse más de 100 fotos, no sé si algún valiente lo vio al completo. Este año prometo ser más breve.

Hoy os traigo una casa real, porque lo cierto es que a todos nos gusta acudir a eventos como Casa Decor donde los mejores interioristas dan rienda suelta a su imaginación, o se nos cae la baba con las casas publicadas en revistas, pero la realidad es que son pocos los privilegiados que pueden permitirse vivir así.

Si queréis ver casas reales de las que derrochan personalidad además, nada mejor que acudir a Apartment Therapy, uno de mis blogs de cabecera y de donde he sacado la que os muestro hoy.

Nos vamos hasta Buenos Aires, para descubrir la vivienda de Carina Michelli, una Instagramer y bloguera de lifestyle y deco, en la que convive con su marido y sus dos hijos. Se mudaron cuando nació su hija pequeña y la decoró ella misma, poco a poco. No etiqueta sus gustos bajo ningún estilo decorativo ni época concreta, tal y como dice en el artículo, busca espacios limpios y relajados, maderas naturales pero sin renunciar a las texturas ni al color. Para conseguir este resultado se ha inspirado en libros de interiorismo, revistas e incluso en casas de otras personas que llaman su atención en IG.

Dice sentirse especialmente orgullosa de la isla de cocina, concebida como centro neurálgico familiar y también centro de reunión de los amigos. Por otro lado su mayor reto fue decorar la habitación de los niños, quería huir de los típicos colores infantiles, crear espacios divertidos donde potenciar la imaginación de sus hijos y que sus habitaciones perduraran en el tiempo.

Me encanta cómo termina su artículo, con un consejo que yo he repetido en varias ocasiones también. Y es que no hay que precipitarse al decorar una casa, sino vivirla día a día, establecer prioridades y descubrir qué es exactamente lo que necesitamos y qué queremos de cada espacio, es la única manera de no invertir grandes cantidades de dinero para luego arrepentirse.

Como veréis esta casa tiene muchos de los elementos que me gustan. Los tonos neutros, las maderas, las fibras, los bonitos textiles (sobre todo los que cubren las camas) y ese sabor a “campo” que tanto me atrae. Ah! si os gusta alguna pieza y queréis saber de dónde es, podéis verlo al final del artículo original (en este link).

Os dejo y me pongo a preparar el post de Casa Decor, que tengo tajo :-)

¡¡Feliz fin de semana!!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Janis Nicolay

Hace muchos años que perdí el espíritu navideño, hay acontecimientos que marcan para siempre, algunos buenos y otros malos, huellas que ni siquiera el tiempo puede borrar, por desgracia aquel revés en mi vida sucedió en Navidad. Desde que soy madre he intentado contagiarme del buen rollo que transmiten los niños estos días, no puedo decir que lo haya conseguido, pero sí es verdad que me emociona ver a mis hijas con tanta ilusión por montar un árbol, cuando las veo pasmadas ante las luces de las calles, cualquier detalle les fascina, más aún cuando llega el momento de abrir los regalos, son instantes que sí merecen la pena.

Por otro lado, el consumismo frenético y obligado de estas fechas me estresa sobremanera, mira que me gusta regalar (mucho más que cuando me regalan a mí), me encanta encontrar el regalo perfecto para cada persona, pero no ahora y por obligación, todas estas prisas y ese gastar por gastar, no lo entiendo. Mucho más bonito regalar porque sí, porque te quiero, porque lo mereces o porque de da la realísima gana de hacerte un detalle. Esto es lo que pienso.

Por cierto, hablando de la inocencia de los niños, mis hijas están a punto de perderla. Muchos niños de sus clases ya saben quién es Papá Noel y los Reyes Magos, lo peor es que no guardan el secreto así que vienen a casa con la cantinela “mamá, me ha dicho menganito que Papá Noel no existe que sois los padres“, ahí me pongo muy seria y les digo, “hijas es que vuestros amigos no han tenido la suerte de ir a Laponia y conocerlo en persona“, eso sí cuela, pero acto seguido me preguntan ¿y los Reyes Magos?, ahí ya no sé qué decir. Uff! no quiero que pierdan esa inocencia es lo único que para mí merece la pena en estas fechas (aunque me temo que de este año no pasa, a Marta ya la he pillado más de una vez husmeando por los armarios…)

Como sabía que esta semana la tenía complicada, el fin de semana pasado hice los deberes y dejé cargadas las imágenes de este post. Es el trabajo de Janis Nicolay, fotografía de interior, de exterior, lifestyle, un poco de todo, hecho con muy buen gusto. Que las disfrutéis!

Ah! y perdón por el rollo navideño que os he metido…

Janis_Nicolay_1

Janis_Nicolay_2

Janis_Nicolay_3

Janis_Nicolay_4

Janis_Nicolay_5

Janis_Nicolay_6

Janis_Nicolay_7

Janis_Nicolay_8

Janis_Nicolay_9

Janis_Nicolay_10

Janis_Nicolay_11

Janis_Nicolay_12

Janis_Nicolay_13

Janis_Nicolay_14

Janis_Nicolay_15

Janis_Nicolay_16

Janis_Nicolay_17

Janis_Nicolay_18

Janis_Nicolay_19

Janis_Nicolay_20

Janis_Nicolay_21