El antes y el después de mi baño

Espero que no tengáis demasiadas expectativas sobre el cambio, sólo vengo a contar mi experiencia de algo que a priori había leído cientos de veces en internet que era muy sencillo y que para mí sinceramente no lo ha sido. Quizás sea mi inexperiencia, pero cuando veo que la gente es capaz de pintar los azulejos de su baño o cocina en tan solo dos días no entiendo cómo lo hace, a mí me ha costado dos semanas. Se me ocurren tres cosas, o bien lo han hecho con ayuda, o sus baños son mucho más pequeños o yo soy un poco inútil :-)

Este chalet lo compramos sobre plano y estrenamos nosotros hace 15 años, los materiales eran los que puso la constructora en su día, a mi juicio con poco criterio (calidad media pero además con poco gusto). ¿Qué les hubiera costado poner un color menos comprometido en un baño principal? podrían haber puesto un tono neutro en lugar de un verde “moco” (perdonad la expresión, pero es con lo que he convivido durante 15 largos años). Qué arriesgados estos constructores, se ve que pillaron una buena oferta por aquellos azulejos.

Total que a pesar de que me dedico a hacer obras, como las tengo pagar como todo hijo de vecino y ahora mismo no puedo, pensé en liarme la manta a la cabeza y pintar los azulejos, animada por la experiencia de tanta gente que afirmaba que el trabajo era rápido, sencillo y barato.

Mi idea original no era la que veréis, tenía pensado pintar las paredes en un gris claro y al suelo subirle la tonalidad de gris, ya que teniendo luz natural me lo podía permitir. En Leroy Merlin me recomendaron para suelos y paredes la marca Syntilor, pero resulta que el gris de las paredes sólo lo había en botes pequeños de medio litro y con eso no me llegaba para nada. De ahí mi cambio al blanco, cuyos recipientes son de 2 litros y supuestamente cubrían 24 metros cuadrados. Y digo supuestamente porque tuve que volver a Leroy dos veces más, necesité otro bote de 2L y uno más de medio. Mi teoría es que al ser el azulejo original en verde, he tenido que dar más capas blancas para que la cubrición fuera total, porque con el gris del suelo con sólo una capa ya no había ni rastro del verde. Un solo bote de 0,75 litros y un rendimiento total de 12L/m2 me ha dado para dos capas, todo el suelo y la encimera de obra.

Una vez comprada la pintura y los materiales necesarios, que os describo más abajo, empieza la fiesta. Os cuento los pasos a seguir:

  • Lo primero de todo, limpiar el baño a fondo con aguarrás, para que los azulejos y juntas estén lo más limpios posibles.
  • Proteger todo aquello que no queramos que se manche. Mi primer error fue comprar sólo cinta de carrocero, os recomiendo comprar plásticos y cinta de carrocero de la que lleva papel a continuación para tapar cuanto más mejor, así no os tendréis que arrepentir luego de las manchas que habéis dejado por el camino (he pasado más de un día rascando pintura de donde me había salido y aún me queda, lo veréis en las fotos, pero de momento me he quedado sin fuelle).
  • Empezamos a pintar por las esquinas, mejor con un pincel o una brocha de espuma, para seguir a continuación por toda la superficie del azulejo con un rodillo especial de espuma también (el de color naranja que os muestro en la foto). Y así una capa tras otra respetando los tiempos de secado que indica el fabricante de la marca de pintura que hayáis elegido. Respecto a la cenefa no hay nada que hacer, el color se tapará pero el relieve nos seguirá acompañando, aún así queda mucho más discreto.
  • Para pintar el suelo, toca proteger la parte baja de la pared, los muebles y sanitarios y empezamos por una esquina del baño y después por la otra hasta llegar al centro (cuidadín no os quedéis atrapados ;-))
  • Para terminar ya sólo queda limpiar (o como en mi caso, rascar por donde os hayáis salido) y decorar al gusto. Yo ya que estaba cambié también la iluminación por led, pero eso fue todo.

Estoy contenta con el cambio porque ya no me quedo bizca cada vez que veo ese horrible verde, pero dista mucho de lo que quisiera. Los sanitarios no son blancos, así que el contraste es un tanto feo (de ahí que quisiera poner gris). También el mueble que diseñé a medida hace 15 años, es de color crudo por lo que ahora tampoco le va mucho, además de estar algo deteriorado por la humedad en su parte inferior. En fin que para que quedara bien del todo habría que cambiar más cosas, pero por el momento tendré que vivir con lo que tengo unos cuantos años más.

Os dejo con las imágenes, por supuesto acepto cualquier crítica constructiva, recordad que no soy profesional y que veréis sitios donde se me ha ido la brocha (nada que no pueda solucionar cualquier día con un cúter y paciencia, pero de momento estoy cansada) así que ahí va con sus imperfecciones incluidas. No, no es un baño Pinterest, es mi baño y es real :-)

Después

  1. BLANCO SATINADO SYNTILOR
  2. Pintura para suelos GRIS CENIZA SYNTILOR
  3. Cinta de carrocero
  4. Cubeta
  5. Pincel
  6. Bocha de esquina de espuma
  7. Pincel para pintar detrás del radiador
  8. Rodillo de espuma

Serie Flut INSPIRE

Antes

Imagen portada: La casa de los azulejos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Último proyecto terminado…

Estaba ansiosa por enseñaros el último proyecto de reforma que hemos terminado. Parece que siempre digo lo mismo cuando afirmo que un cliente en concreto es importante para mí, en realidad todos lo son y siempre quieres que el trabajo salga bien, pero luego hay personas y personas y estos clientes, además son grandes amigos. Ella me está ayudando en muchos aspectos de mi vida, le debo mucho, así que cómo no iba a volcarme al doscientos por cien.

Veréis que la casa aún sigue algo “desnuda” como quien dice, por un lado es recomendación mía, siempre digo que hay vivir primero las casas y que sean ellas las que vayan demandando las necesidades o acabaremos comprando por comprar. Por otro lado, el marido está tan emocionado con la luz, el minimalismo y las paredes tan blancas, que por no querer, no quiere ni colgar un cuadro. De momento yo les he dicho que me ofrezco para lo que necesiten en temas decorativos, pero antes deben llegar a un acuerdo, no quiero meterme en una disputa familiar ;-)

La complejidad de esta vivienda era su antigüedad, fue de los primeros chalets construidos en el pueblo, así que tiene bastantes años. El cambio por tanto, no sólo ha sido en su estética, que como veréis en las imágenes del antes y el después está irreconocible, sino que se ha cambiado toda la parte de electricidad, fontanería, calefacción, etc.

La premisa de la obra, además de la actualización de la vivienda era sacar un dormitorio extra. La pareja tiene tres hijos en edad adolescente y dos de ellos compartían hasta entonces habitación. En la parte superior de la vivienda no había metros suficientes para sacar dicho cuarto, así que debía ser en la planta baja. Primero barajamos la opción, ya que la cocina es muy grande, de hacerlo en la parte donde ahora se encuentra la zona de almacenaje y nevera, dispone de ventana propia y quedaba espacio suficiente para seguir teniendo una amplia cocina. Pero la realidad es que meter a tu hijo ahí al fondo, en un espacio frío, no sonaba muy bien, ni para sus padres ni para nosotros, así que cambiamos la idea y sacrificamos parte del salón.

Se retiró la chimenea que estaba en desuso y se puso un tabique con puerta corredera, para no perder espacio, hasta donde comienza la escalera. Queda un dormitorio de unos diez metros cuadrados (tamaño estándar) al que le incorporamos un armario a medida con la estética de la forma de la escalera. Por dentro está completamente vestido, pero no le hice fotos por preservar la intimidad del hijo de mi clienta, que ya lo había llenado con su ropa.

Al otro lado del tabique queda suficiente espacio para el salón o cuarto de estar, que en estos momentos como os decía está algo vacío. El antiguo sofá, una butaca nueva de Maison du Monde, una vitrina que ya tenía mi clienta y está en espera del mueble de la televisión (sencillo y bajo para que no ocupe demasiado espacio), poco más.

A mitad de camino, se encuentra el aseo. Allí simplemente incorporamos una ducha para dar servicio al nuevo dormitorio, tuvimos que cambiar los azulejos del frontal y del suelo ya que había que desplazar el váter, aprovechamos también para poner un lavabo más pequeño. Hablando de suelos, toda la casa se recubrió con el mismo suelo laminado de roble de FINSA, incluida la cocina ya que aguanta perfectamente la humedad y se pretendía unificar espacios.

Al final todo ha quedado mucho más grande de lo que pensábamos, al tirar el tabique de la entrada que hacía de separación con la cocina, se ve desde el comedor hasta el cerramiento final, donde la clienta tiene su despacho, y la luz natural invade todos los espacios, algo de lo que carecía la casa antes de la reforma ya que su orientación norte y la gran cantidad de muebles de madera, la hacían muy oscura.

¿Adivináis dónde hemos “perdido” más tiempo”? ¿Qué es lo que más ha costado? y ¿Cuál ha sido el mayor capricho de la clienta? Seguro que os hacéis una idea, la gran isla. Cuántos quebraderos de cabeza, pero qué bien ha quedado, a veces merece la pena cambiar los planos de una cocina cuatro veces para que el cliente acabe teniendo exactamente lo que quiere. Si os preguntáis de qué material es la maravillosa encimera, os diré que es granito, pero sin pulir ¡preciosa!

Pues hasta aquí nuestro último trabajo, estoy muy orgullosa, sobre todo porque mis clientes son felices como perdices, hasta la perrita Viva, dueña y señora del sofá, está como una reinona en su nueva casa.

Espero que os guste y por supuesto espero vuestros comentarios, toda crítica constructiva siempre es bien recibida. Os dejo con las imágenes del antes y el después.

ANTES (Pinchad en las imágenes para verlas a tamaño real)

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Una mini reforma que ha solucionado un maxi problema…

Hoy no vais a ver fotos “Pinterest”, ya conocéis mi poca destreza con la cámara, pero creo que sirven para ilustrar un antes y un después de una mini reforma que para mí ha supuesto mucha satisfacción por su significado porque la obra en sí no revestía dificultad alguna.

Os lo conté por encima en IG pero para los que no me seguís por esta red social os daré más detalles. Tengo una amiga, compañera de mi club de atletismo, a la que han operado dos veces seguidas de la cadera. Podéis imaginar el suplicio que era para ella el momento baño, como veis dentro de su antigua bañera había una pequeña piscina infantil de plástico que llenaba en la mitad del baño para poderse lavar. Para el pelo, tenían que ayudarle a hacerlo en el lavabo. Son este tipo de cosas en las que no reparamos hasta que nos pasa algo, toda vivienda debería tener una ducha.

Como veis no se ha tocado nada del baño, no ha sido una obra como tal. De haberlo sido se hubieran cambiado todos los revestimientos, ocultado las tuberías que van vistas, cambiado sanitarios, etc. La única prioridad era poner una ducha en el menor tiempo posible (dos días y medio hemos tardado). Fuimos a Leroy Merlin y buscamos materiales que estuvieran en stock. En principio ella tenía otra idea de azulejo para la pared de la ducha, pero le convencí para que metiéramos este formato tipo teselas porque encontrar el mismo tamaño u otro que quedara medianamente bien con sus antiguos azulejos, sería más complicado, de esta manera el contraste es tal, que queda perfecto. Además tuvimos la suerte de dar con unos que seguían la misma gama cromática que los existentes. El plato de ducha también estaba en stock y ocupa exactamente toda la superficie de la antigua bañera 160 cm, así que va de lado a lado de la pared. Ya sólo quedaba la grifería y la mampara, que también la adquirimos allí. Total que por poco más de mil euros y un par de días, baño como nuevo.

La Kentia además de darle un toque verde al baño que queda muy bien cumple otra función, está tapando el agujero donde antes se encontraba el bidé, que también lo quitamos. Como la clienta no tenía ningún resto de los antiguos azulejos del suelo, sencillamente se cerró el agujero con cemento y la planta hizo el resto (esto sí que es una solución, buena, bonita y barata). Para el futuro le dije que le buscara un cesto bonito para que le diera aún más empaque a la planta.

Y como a todo el que empieza una obra le pica el gusanillo, ya está pensando en cambiar los sanitarios y el espejo para dejar el resto a la altura de su nueva ducha. Tiene un gran espejo de teca que quiere poner en el baño, así que le di la idea de pedir a un marmolista que le cortara una plancha de mármol blanca del tamaño del espejo y poner un sobre lavabo encima. No necesita almacenaje puesto que como veis, tiene una vitrina de Ikea que encaja perfectamente en el espacio. Y por supuesto, cambiará los sanitarios a color blanco, esa especie de beige/salmón de los años 80 es “muerte” ;-)

Espero que os guste el pequeño cambio (si es que os hacéis idea con la pésima calidad de mis fotos). Confío en que mi amiga según se vaya recuperando, termine de completar el baño y lo ponga a su gusto.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Nuestra última reforma integral

En realidad este proyecto lo entregamos la primavera pasada, pero estaba obsesionada con enseñaros además del resultado de la obra, la casa ya amueblada. Los propietarios tienen un gusto exquisito y estoy convencida que estos espacios vacíos y de momento sin alma, los habrán convertido ya en hogar. Total que entre que no he tenido ocasión de volver para ver el resultado amueblado y que siempre ando buscando la perfección (veréis que para variar mis fotos no hacen justicia), al final me he demorado más de la cuenta en enseñaros el proyecto. En cualquier caso y como los propietarios son íntimos amigos de mi familia, como si fueran mis tíos vaya, sé que volveré a la casa y entonces podré hacer un reportaje con sus muebles y además no seré yo quien haga las fotos para hacer un post como como Dios manda. Ahí va nuestro último trabajo:

Se trata de una vivienda muy antigua, pertenecía a los abuelos de la familia, situada en una zona céntrica de Madrid. Como todas aquellas casas de la época, estaba muy compartimentada, llena de recovecos imposibles, habitaciones oscuras y pequeñas, una cocina que cuando la veáis, probablemente a muchos os traiga recuerdos de vuestra infancia y unos baños, que en fin, no había por dónde cogerlos.

El propósito de la familia era conseguir espacios muy abiertos y sólo dos dormitorios, uno para ellos en suite y otro para invitados (sus hijas han volado del nido así que tampoco necesitan más). Los planos se cambiaron varias veces hasta conseguir la distribución más idónea para sus necesidades.

La vivienda está dividida (visualmente, que no físicamente) en dos áreas. Por un lado el salón, el comedor y la cocina que comparten un mismo espacio y son el eje de la casa, por otro, las zonas privadas, el dormitorio principal con su baño incorporado y al fondo de la vivienda otro más junto a un baño de cortesía.

Un requisito importante era crear muchas zonas de almacenaje. Pasar de un chalet de 400 metros cuadrados a las afueras de Madrid, a un piso de unos 140 metros en el centro, es complicado. Obviamente los propietarios tuvieron que reubicar muchas de sus pertenencias para quedarse con lo estrictamente necesario. Aún así, en la entrada de la vivienda se hicieron armarios de pared a pared, junto a ellos una estantería para libros. También todo el largo del pasillo goza de almacenaje, ahí pensamos distintos usos, por ejemplo uno de los armarios es el que contiene la lavadora y secadora en columna. En el dormitorio principal, una de las paredes se reservó para el mismo uso y en el salón se aprovechó cualquier hueco o viga para crear gaveteros, estanterías, pequeños armarios, etc.

Una de las polémicas fue el suelo, a la propietaria le gusta mucho el hidráulico, pero le aconsejé unificar el piso al completo con el mismo material y reservar el color para zonas más acotadas. Ahora toda la vivienda luce un precioso gres porcelánico que imita a la madera de roble, se llama Starwood y es de Porcelanosa, un material para toda la vida con la ventaja de tener un mantenimiento muy fácil y la calidez de aporta la madera. En la trasera de la cocina y en la alacena de baño pequeño vemos hidráulicos de la marca Mosaista.

Todos los elementos que veis están hechos a medida por nuestros carpinteros y ebanistas, tanto cocina, armarios, zonas de almacenaje, el gavetero del salón y el escritorio… (Lo sé, están algo escondidos, pero luego os indico en las fotos su ubicación). Hacer las cosas a medida obviamente sale más caro que comprar en una tienda tradicional, pero es la mejor solución si buscas aprovechar el espacio hasta el último rincón.

Quería también que os fijarais en un par de detalles, fruto de la mente inquieta de la propietaria y de su buen gusto. Por un lado el paño de la ducha del baño principal, ese precioso azulejo de flores y pajaritos que ella misma encontró en una tienda de su barrio. Comprometió el resto de la estancia, debía ser blanca para no quitarle protagonismo (todos los sanitarios se compraron también en Porcelanosa). Y por otro lado el papel del techo del pasillo, me lo encontré por sorpresa en la última visita de obra y me quedé impresionada, quizás no es algo que yo hubiera puesto en mi casa (ya sabéis que me canso enseguida de los diseños muy marcados), pero reconozco que tiene su punto y es que como os comentaba, ella es una mujer con mucha personalidad. El resto, paredes y techos, se pintaron en liso con una técnica similar al estuco. Los colores eso sí, son discretos, blanco, grises, topo,… tonalidades suaves para no recargar ya que este tipo de pinturas tiene bastante brillo.

Y hasta aquí la explicación, si queréis saber algún detalle más en concreto, os espero abajo en los comentarios. Espero que os haya gustado, yo estoy deseando verlo con muebles porque conozco parte del mobiliario y el buen gusto de los propietarios, así que estoy convencida de que habrán dejado la casa de revista.

(más…)

Proyecto terminado: La tienda de Susana Muga

Como sabéis antes de verano mi amiga Susana me propuso ayudarle a montar su tienda de ropa y complementos, ¡cómo no aceptar el reto! Su única premisa fue que tenía que ser “low cost”, lo que es una sabía decisión. Los espacios deben ser vividos y utilizados porque entonces es cuando te das cuenta de tus verdaderas necesidades, mejor empezar modestamente (más aún en un negocio) e ir evolucionando según éste crezca con el tiempo. Lo que no significa que haya que sacrificar el estilo, el diseño o la funcionalidad, sino más bien ingeniárselas para encontrar lo que necesitas con la menor inversión posible, y así ha sido.

Algo que le pedí a Susana es que se implicara en el proceso, ir juntas de la mano, porque es la única manera de que ahora ella se sienta plenamente identificada con el espacio. Creo que es algo que hemos conseguido, el “subidón” que nos dio el viernes por la mañana antes de la apertura cuando empezamos a saltar de alegría y nos abrazamos, lo demuestra :-)

Viviendo en un pueblo, hay que buscar un poco de diferenciación. Hubiera sido fácil comprar unas baldas y poner bajo ellas barras para colgar. Esta fue la primera opción de Susana, por aquello del “low cost”, pero eso es algo que encuentras en todos lados. Yo tenía claro que quería darle un toque industrial (que luego hemos suavizado con el rosa palo). En realidad esta ha sido la inversión más fuerte, las estructuras de hierro y el mostrador. Lo compramos en una tienda especializada en suministro de mobiliario para comercios, como veis por la planta irregular de la tienda, fue suficiente con un módulo doble y dos individuales. Ahí también entra esa diferenciación de la que os hablaba respecto a otras tiendas de la zona, está pensando para albergar lo justo y que haya más rotación de ropa (no sea que luego nos crucemos todas por el pueblo con el mismo modelito), ¡menos es más!

Otra inversión importante fue la iluminación. Mi idea en un principio era poner focos Led de carril pero se habían agotado cuando fuimos a por ellos, así que encontramos estos independientes (también de Led) que ofrecen la misma funcionalidad y al ser orientables puedes destacar en mayor o menor medida la prenda o complemento que te apetezca. También hay reciclaje, la lámpara de brazos de la zona del mostrador, era de Susana. Compramos pintura en spray y ella que es muy mañosa, la dejó a tono con la tienda. Sólo hubo que comprar las bombillas, que al ir vistas son de filamento tipo Edison, más bonitas y una vez más, de Led.

Para el resto de la decoración recurrimos a tiendas como Ikea, Leroy Merlin o Conforama, sólo lo justo y necesario. Le sugerí a Susana comenzar así, con el paso del tiempo ella misma se dará cuenta si necesita algo más, como las alfombras (que ya tiene planeado poner de cara al invierno, el suelo es porcelánico y resulta algo frío). A mí desde luego como compradora me atraen mucho más las tiendas que no están hasta arriba de cosas, aprecio lo sencillo.

No me podía olvidar del toque “verde”. Hubiera puesto una Kentia pero si se pone a crecer nos echa de la tienda, así que opté por un par de hiedras que tienen una caída preciosa, colocadas en macetas rosa palo a tono con el resto y tres pequeñas crasas con las que echamos unas risas porque a Susana le parecían cebollinos :-)

Ah! y la guinda del pastel fue mi regalo para nuestra anfitriona porque casualmente hoy es su cumpleaños. La semana pasada encargué a mi amiga Sol de Letteroom una letra “S” iluminada color rosa (la veréis más abajo en las imágenes). A Susana le gustó mucho y en la inauguración me preguntaron unas cuantas personas de dónde la había sacado, fue todo un éxito.

Y hasta aquí el post porque viene con muchas imágenes: el resultado, el antes y durante e incluso algunas fotos de la noche del viernes, la tienda estaba hasta arriba.

Independientemente de mi trabajo, estoy convencida que a ella le irá muy bien. Tiene mucho arte vendiendo y sabe de sobra lo que hace, ojalá que en un par de años le esté yendo tan bien que me llame para decorar un local aún más grande.

Espero que os guste, son bienvenidas todas las críticas constructivas…

susana_muga_1

susana_muga_2

susana_muga_3

susana_muga_23

susana_muga_25

susana_muga_4

susana_muga_5

susana_muga_15

susana_muga_19

susana_muga_18

susana_muga_6

susana_muga_17

susana_muga_7

susana_muga_8

susana_muga_16

susana_muga_9

susana_muga_10

susana_muga_14

susana_muga_11

susana_muga_22

susana_muga_12

susana_muga_24

susana_muga_13

antes_durante

Y así de concurrida estuvo la inauguración, ¡vino hasta el alcalde! :-)

inauguracion_1

inauguracion_2

inauguracion_3

Y bajo estas líneas Susana y yo, la foto es de otro día porque en las del viernes salgo demasiado sería para variar (supongo que fueron los nervios).

¡Mucha suerte amiga!

sc

Si queréis seguirla podéis hacelo en sus perfiles de Facebook o Instagram aún sólo está la información de la tienda, pero ya irá subiendo imágenes de sus “modelitos”.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Bivaq, mobiliario outdoor

Llevamos unas pocas semanas buscando mobiliario de exterior para unos buenos clientes y la verdad es que la tarea se nos está haciendo algo complicada.

Lo primero a tener en cuenta en caso de necesitar muebles para vuestra terraza o jardín, es anticiparse a la época estival, el problema con el que nos encontramos nosotras ahora es que vamos tarde. Los pedidos en casi cualquier tienda o fábrica tardan en servirse en torno a las cuatro o cinco semanas y en agosto cierran, lo que nos sitúa en septiembre para empezar a disfrutar del jardín. Pero como se suele decir “más vale tarde que nunca”, mejor no comprar por comprar.

Otra de las dificultades es cuando el cliente no sabe muy bien lo que quiere, porque al final se dan muchos “palos de ciego”, algo que frustra más cuando el tiempo corre en tu contra.

Y así nos encontrábamos tras haber enviado varias propuestas infructuosas, hasta que hoy ha llegado a mi mail esta nota de prensa. La firma española de mobiliario de exterior Bivaq, abre showroom en Barcelona. Al ver sus colecciones he sentido esperanza, porque me da en nariz que por aquí van los tiros de lo que buscan. Líneas modernas, mobiliario funcional, múltiples posibilidades para combinar, tapicerías resistentes al agua y un largo etcétera de bondades.

No me extiendo más, os dejo con imágenes de sus piezas, la nota de prensa y fotografías de su nuevo showroom. Yo por mi parte, voy a enviar el post a nuestros clientes, a ver si en esta ocasión hemos dado en el clavo.

bivaq_1

bivaq_2

bivaq_4

bivaq_5

bivaq_6

bivaq_7

bivaq_8

bivaq_9

bivaq_10

bivaq_11

bivaq_12

bivaq_13

bivaq_14

bivaq_15

bivaq_16

bivaq_17

bivaq_18

bivaq_19

bivaq_20

BIVAQ DESEMBARCA CON SU NUEVO SHOWROOM EN BARCELONA

bivaq_21

bivaq_22

bivaq_23

bivaq_24

bivaq_25

Superficie planta baja: 102 m2
Superficie planta primera: 48 m2
Oficinas: 60m2

El pasado mes de mayo la firma española de mobiliario exterior Bivaq ha abierto su primer Showroom permanente en la ciudad de Barcelona, diseñado por la interiorista Sandra Vidal con la colaboración de Andrés Bluth.

En uno de los edificios emblemáticos del arquitecto Carlos Ferrater, situado en el número 72 la Avenida J.V. Foix encontramos un ventanal que ocupa la doble altura del espacio y que invita a que la luz ilumine la exposición de las últimas colecciones de la marca.

Se trata de un local diáfano y amplio de gran altura, en el que la fachada alcanza los 8 metros de alto. El local respira luminosidad y transparencia. La estructura blanca del continente provoca que el producto flote en el espacio creando una sensación idílica y utópica.

Se trata de un ambiente claro en el que un conjunto sutil de cuerdas verticales crean un laberinto musical que termina en unas lámparas de madera de diferentes tamaños. Esta trama de cuerdas, está presente desde cualquier punto del local, enfatiza el espacio, la espectacular altura, a la vez que se mezcla entre la vegetación interior y exterior.

Entre el entramado de cuerdas, junto a un conjunto de sofás Bivaq aparecen un árbol y un columpio que cae de 8 metros de altura.
A pesar de la transparencia y luminosidad blanca del espacio, el ambiente es acogedor gracias a los materiales cálidos y naturales de gran calidad con los que cuenta el producto Bivaq.

El showroom está dedicado tanto a profesionales como a particulares para que puedan elegir y personalizar los productos con el asesoramiento de Bivaq.

Se puede visitar de lunes a viernes de 10 a 14 y de 16 a 20 o solicitar una cita previa para visitarlo en otro horario en barcelona@bivaq.com o llamando al +34 93 205 75 95.

Av. J. V. Foix 72-74 bajos 08034 Barcelona (Spain) Tel.: +34 93 205 75 95 info@bivaq.com http://www.bivaq.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Un proyecto muy especial

Ayer una amiga me sorprendía con una noticia muy especial, me contó que iba a abrir un negocio en el pueblo. Se trata de una tienda de ropa, actividad que domina a la perfección ya que lleva varios años dedicada a ello, así que le auguro un futuro muy prometedor. La sorpresa añadida vino cuando me comunicó que contaba conmigo para ayudarle a montar su “tiendina” (como diría ella). ¡Cuánta responsabilidad y qué subidón! El hecho de que confíe en mí para algo tan importante me llena de orgullo.

De momento sólo he podido ver el local por internet, pero viviendo en un pueblo sé exactamente cuál es, la zona donde está y lo que se puede hacer con él. En breve podré verlo físicamente y sacar las imágenes que necesito para ponerme manos a la obra.

Tal y como están las cosas y siendo un local de alquiler, el reto está en tunearlo, no habrá reformas, es cuestión de ponerlo agradable y apetecible para sus futuras clientas (entre las que me incluyo), pero con un presupuesto reducido. Tocará pintar, quizás poner algún papel pintado, darle énfasis a la iluminación y buscar soluciones ingeniosas para mostrar sus productos. Muchas de las piezas que se van a utilizar son recicladas, así que les daremos una segunda vida.

Mi amiga tiene un look bastante definido, es sencilla, un poco hippy, diría que campestre también y con clase,… Así que con estos adjetivos decidimos los colores que mejor la definen, los grises suaves, los blancos y los toques de madera. Lo que busca es un ambiente acogedor y fresco, nada recargado, porque al final el resto de colorido vendrá de las propias prendas que tenga expuestas.

Traigo muchas imágenes de distintas tiendas de moda y aunque no todo es aplicable para la de mi amiga, hay mucha inspiración en ellas, sobre todo de algo que considero fundamental: la iluminación.

Al final del post encontraréis un “mood board” que he realizado para que veáis la gama cromática que pretendemos conseguir. Espero que os guste y poder seguir informándoos sobre este proyecto tan apetecible que tenemos entre manos.

Retail_1

Retail_2

Retail_3

Retail_4

Retail_5

Retail_6

Retail_7

Retail_8

Retail_9

Retail_10

Retail_11

Retail_12

Retail_13

Retail_14

Retail_15

Retail_16

Retail_17

Retail_18

Retail_19

Retail_20

Retail_21

f Retail_23

Inspiracion

Imágenes mi panel de Pinterest: Retail
Mood Board vía @decofeelings
Imagen portada vía

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.