Loft en el Soho neoyorquino

En el reto #lomust que hacemos cada martes en Instagram, esta semana decidimos hablar de los pros y los contras de las estanterías abiertas en las cocinas. En nuestras cuentas podéis encontrar un montón de inspiración con preciosas fotografías y diferentes ejemplos, así como nuestra opinión al respecto. El caso es que encontré en Pinterest, entre otras, la tercera imagen que veis, y enseguida pensé en utilizarla para el reto, pero una vez llegué a la fuente y encontré la casa al completo, decidí que era mejor reservarla para el post de hoy. Si os la hubiera enseñado el martes, os habríais perdido el resto de la casa y os aseguro que merece mucho la pena.

Se trata de la rehabilitación de una vivienda en el Soho neoyorquino cuya reforma se le encargó a la interiorista Tina Rich. Se debían conservar los elementos originales, como las paredes de ladrillo visto y otros estructurales como las vigas, pero se quería un contexto no demasiado industrializado, sino más bien relajado y natural, e incluso un poco femenino. Para ello los aliados perfectos fueron las maderas naturales, las paredes pintadas de blanco para crear un fondo neutro y los grandes ventanales vestidos con visillos que crean espacios luminosos pero sofisticados y vestidos. También se sustituyeron algunas paredes por cerramientos de cristal, de tal manera que la luz siguiera fluyendo, con cortinas para dar intimidad (ya que se trata del dormitorio principal).

Otra cosa que me ha enamorado es parte del mobiliario, los taburetes de la cocina y el banco a pie de cama del segundo dormitorio (que me recuerda un poco a la estética Thonet), tenía que saber de quién eran. Pertenecen al Atelier Gustavo Bittencourt, me he dado una vuelta por su web e Instagram y tiene auténticas maravillas, algunas de sus piezas son como esculturas. Los cuadros que presiden el salón y la zona de comedor también me encantan. Son obras de Kristen Giorgi, me han hecho pasear por su web y ser consciente de que cada vez soy seguidora de más artistas y que aunque no creo ser muy entendida del arte, lo que es indiscutible es que me atrae cada día más. Si pudiera invertir en estos momentos en algo, sería sin duda en arte.

Otra pieza a destacar es la butaca del dormitorio de Douglas y Bec, como veis en esta casa el “cannage” (o los muebles de rejilla), está presente en varios de los espacios, sin duda es uno elementos que contribuye a hacer que la vivienda se vea más relajada y natural, restándole peso visual a las paredes de ladrillo.

Y por último en el dormitorio principal también nos encontramos la conocida pieza de Ben & Aja Blanc, “Half Moon Mirror“. Este espejo de media luna con flecos que muchos admiran y otros tantos odian ¿De qué lado estás tú?

Os dejo que disfrutéis de la casa y espero que os guste tanto como a mí.

Imágenes vía: Elle Decor y Tina Rich Design

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

 

Sueño con Nueva York…

Llevo días soñando con Nueva York, a mi 46 años aún no he estado, miento, sólo en el aeropuerto haciendo transbordo pero supongo que eso no cuenta o al menos a mí no me vale ;-) Sin embargo mi hija mayor se fue la semana pasada con su tío a darle una sorpresa a mi cuñada y a su prima que están pasando allí el curso escolar, suerte que tienen algunas. Ainss, lo que no se haga por un hijo… Cada día tienen a bien compartir un álbum de fotos que están creando del viaje, algo que agradeceré eternamente, y no sólo por ver cómo disfruta mi hija de su experiencia, también es una manera de transportarme virtualmente allí con ellos, vete tú a saber cuándo tendré la oportunidad de ir. Ya os he comentado alguna vez que no he tenido demasiadas oportunidades para viajar, cierto es que he hecho algún que otro viaje bastante exótico o fuera de lo común, pero conozco poco mundo y casualmente las ciudades más visitadas o típicas como Nueva York, Londres o París, son las que sólo he pisado sus aeropuertos ¿un poco triste, no? Bueno, aún soy joven y estoy a tiempo de cambiar esto :-)

Como no podía ser de otra manera, hoy nos vamos a NY, al barrio de Tribeca, os pongo en situación. Los propietarios vivían en un apartamento en la misma zona, pero necesitaban algo más grande y definitivo, para ellos y sus dos hijos. Encontraron este espacioso loft diseñado por el estudio Sissy+Marley que además se encontraba nuevo, pero quisieron hacerlo suyo personalizando algunos de sus espacios con trabajos por ejemplo de carpintería a medida.

El mayor desafío fue la amplitud del salón. Para hacer que un espacio tan grande resulte acogedor, es necesario acotarlo por áreas. Para ello destinaron una zona a la televisión junto a la chimenea, a las espaldas del sofá se creó otra zona de relax y juego, y por último al final de la estancia, el comedor. Unificaron todo mediante el color, una paleta en tonos neutros que hace resaltar las obras de arte que atesoran los propietarios. La cocina, que forma parte del salón, tiene forma en L y cuenta con una gran zona de office y una isla central, toda ella es un diseño hecho a medida.

De ahí pasamos a las zonas privadas, el amplio y luminoso dormitorio principal se puede permitir una gran cama con dosel en color negro sin resultar pesada, enmarcada por una mullida alfombra bereber a tono con el resto de la habitación. Un increíble vestidor permite que todo quede en orden, y para terminar la suite encontramos el baño principal, que sigue el mismo estilo en cuanto a materiales y gama cromática.

Encontramos después las habitaciones infantiles y de juego, muy neutras como el resto de la casa, aun así con muebles que hacen servicio a los pequeños inquilinos, son funcionales sin perder un ápice de diseño, con claro y marcado estilo nórdico. Cada vez me gusta más el espejo Half Moon Mirror de Ben & Aja Blanc con el que cierro el post, una pieza que viste cualquier espacio.

Y hasta aquí la visita a esta maravillosa casa, yo seguiré hasta el lunes pegada al ordenador muriéndome de envidia (sana) con las fotos que veo del viaje de mi hija. Y aunque para nosotros sea un esfuerzo económico grande, doy gracias por poder ofrecer de vez en cuando a mis hijas experiencias como estas, porque son las cosas que te enriquecen en la vida, esos recuerdos que quedan para siempre, aprendizajes que no se olvidan jamás.

Imágenes: Elle Decor y Sissy & Marley

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Un salón muy inspirador…

Sigo intentando buscar un piso en mi pueblo, no sé si recordáis que me quiero cambiar de chalet a piso, hasta ahora el mercado estaba algo parado y sin embargo de repente parece que los regalan o al menos los que me gustan, tal como salen al mercado vuelan, algunos no duran ni un día a la venta. ¿Vamos a volver a cometer las mismas tonterías? ¿Esto es el preludio de otro boom inmobiliario? Espero que no. Mientras tanto yo sigo buscando, e intentando imaginar el tetris que tendré que hacer para encajar mi mobiliario y todos los trastos que he acumulado en un chalet, en un piso (ya se sabe, cuanto más espacio, más guardamos).

Cuando encuentro en internet algo que me cuadra y voy a visitarlo, el primer golpe de vista es impactante. Ya me he acostumbrando a espacios grandes y aunque es precisamente de lo que quiero escapar porque me sobra casa por todas partes, mi cabeza y mi retina necesitan un parón para asimilar que lo que encontraré en la mayoría de los pisos son habitaciones con la mitad de metros que las mías. Sin duda es necesario tener mucha imaginación cuando además no partes de un lienzo en blanco, porque parte de mis cosas se quedarán conmigo.

He encontrado este piso en un artículo de Apartment Therapy y me ha parecido pura inspiración, es como si lo hubieran diseñado para las necesidades de mi familia. Su planta alargada y sus dos ventanales, no impiden que el espacio esté aprovechado al máximo. En mi casa tenemos gran cantidad de libros, y aunque ni de broma cabrían en estas estanterías, no me digáis que no están bien pensadas, rodean hasta las ventanas. Toda la parte baja se ha aprovechado con almacenaje en gavetas quedando oculto su contenido. En el salón siempre hay un montón de trastos que no quedan bonitos si están expuestos, así que mejor disponer de muebles con cajones para poder ocultar lo que no queremos que sea visto.

En mi caso tendré que renunciar a mi despacho, así que la idea de cómo han aprovechado la pared del fondo alargando la estructura de la estantería para crear una zona de trabajo, me ha parecido perfecta y además, como las baldas llegan hasta su parte superior, es un gran desahogo para la zona. A su vez, ésta termina con un módulo en forma de cubo que hace las veces de recibidor, sin renunciar a las baldas que siguen sirviendo como lugar de almacenaje.

Sólo le pongo un pero, tengo mis dudas respecto al sofá porque a simple vista no me parece cómodo (o será porque yo necesito brazos a ambos lados para apoyar la cabeza) y la otra parte negativa es que podría afirmar que se trata de mobiliario a medida, con lo cual no será barato (pero pienso que compensa realizar una inversión más grande si el resultado se ajusta tanto a tus necesidades).

No me diréis que sin ser un salón excesivamente grande, no está bien pensado. Además de la funcionalidad del espacio, elementos como la pared de ladrillo, la escalera y cocina pintadas de negro, le dan personalidad. El color oscuro también proporciona profundidad al espacio, dando la sensación de ser una habitación más amplia.

Para terminar y a pesar de ser un piso relativamente pequeño, el tejado esconde una sorpresa, una gran terraza que más la quisiera yo para mi chalet.

¿Qué os parece?…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Un apartamento aprovechado al milímetro

Hoy os enseño otro apartamento de Nueva York, otro sí, pero este tiene algo especial como para tomar nota. Se trata de la división de espacios, de cómo con unas ventanas tipo mallorquinas han conseguido separar de manera visual la entrada, el salón y el dormitorio siendo en realidad un mismo espacio. Las mallorquinas además, tienen la cualidad de abrirse y cerrarse, lo que permite más o menos entrada de luz al dormitorio o privacidad en caso necesario. Tan sólo la cocina, a la que se accede desde el salón mediante un vano abierto y el baño, son estancias independientes.

El apartamento de apenas 46 metros cuadrados, pertenece a la estilista y decoradora de interiores Elaine Burns. Para personalizar su casa utilizó elementos y recuerdos personales, como la galería de cuadros dispuestos sobre el sofá, o los posavasos recolectados de sus restaurantes favoritos que se amontonan aquí y allá, también la mesa de centro un DIY (es una tabla de madera de una tienda de segunda mano encontrada en un viaje a Vermont, a la que ella misma añadió unas patas de hierro para convertirla en mesa).

Define su estilo como moderno vintage, se siente atraída por el mobiliario con toques en bronce y oro, también los elementos femeninos y de diseño, todo ello fue incorporado en el apartamento. Ha conseguido que los espacios queden delimitados gracias al mobiliario, un ejemplo claro lo vemos en la mesa de estudio que delimita el salón de su dormitorio. Por cierto, hablando de su dormitorio, la cama no me puede gustar más. Dice que es en lo primero en lo que se fijan sus invitados al entrar, ya que si las mallorquinas permanecen abiertas puede entreverse entre las lamas. Resulta curioso, ¿no creéis?

Es sorprendente también cómo en pocos metros existe una cocina tan completa, mobiliario a ambos lados (en blanco, todo un acierto para espacios pequeños), una nevera doble y una acogedora zona de comedor. Ya quisieran muchos pisos de más metros tener una cocina así. Y por último el baño, con una gran bañera cuya cortina me recuerda a los dibujos que hace mi amiga Paula de Okenua (una de las tiendas que os recomendaba la semana pasada), almacenaje sobre el lavabo y una escalera de madera que pone el contrapunto al binomio blanco-negro.

Ah! por último, no paséis por alto la cantidad de zonas de almacenaje que tiene este apartamento desde el mueble de entrada, a la parte inferior de la cama, en el despacho, la cocina, etc.

Muchas ideas para tener en cuenta cuanto los metros escasean. Espero que os guste…

Imágenes: Chinasa Cooper para Apartment Therapy

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

The Green House y sus ventanales…

Realmente iba buscando una vivienda que me transmitiese calor porque aunque sé que la lluvia es necesaria, estoy algo saturada de tanta agua y frío. Finalmente me he dejado sucumbir ante los ventanales de esta casa a pesar de que a través de ellos lo único que se vislumbra es un gran manto de nieve.

Nos encontramos a dos horas al norte de Nueva York, en las montañas de Catskill, una reserva forestal que comienza justo al oeste del río Hudson y que presume de ser uno de los principales destinos vacacionales de la zona. La propiedad, de unos 140 metros cuadrados, pertenece a Danielle y Ely Franko, una pareja con residencia en la gran ciudad que buscaba un lugar de escapada en un entorno natural.

Encontraron la casa en mal estado pero con tiempo y ganas, consiguieron dejarla tal y como la veis. Ahora incluso se puede alquilar en airbnb por algo más de doscientos setenta euros por noche. Levantaron el suelo de vinilo y bajo él se ocultaba uno de madera en perfecto estado, pintaron toda la casa, pusieron ellos mismos los azulejos, lijaron las vigas de madera,… trabajaron duramente cada fin de semana y cometieron muchos errores por el camino, algunos los subsanaron, otros no, porque se dieron cuenta de que la perfección no existe o sencillamente de que cada casa, es perfecta a su manera.

Por supuesto lo que les enamoró fueron sus ventanas y la enorme cantidad de luz que se cuela por ellas, aunque la altura de las mismas y los techos, también fueron un desafío. Por un lado limpiar las ventanas y por otro, arreglar las paredes que habían sufrido daños por el agua, necesitaron nada más y nada menos que cinco capas de pintura.

No tenían un gran presupuesto para amueblar, pero sabían que su mayor inversión iría destinarla al sofá tipo chéster de West Elm, para el resto fueron con más cautela. Un ejemplo es la mesa de comedor, ¿no os parece preciosa? pues es un DIY. La hicieron ellos mismos, buscaron tablas de abeto Douglas con grietas, agujeros y nudos, para darle ese toque de madera reutilizada, el resultado salta a la vista. El banco que da servicio a la mesa,  también lo construyeron ellos mismos. Y por otro lado, recurrieron a firmas low cost para algunos elementos de la casa, como los armarios de la cocina que son de Ikea, o los cojines que hay sobre el banco (también de Ikea y H&M), el edredón del dormitorio (de Zara)… Si os interesa conocer la procedencia de la mayoría de los muebles y objetos de la casa o los colores utilizados para cada espacio, no dejéis de leer el artículo completo pinchado aquí.

Una vez más se repite la historia, el consejo de los propietarios es no tener prisa a la hora de montar tu casa, porque las necesidades se van viendo con el tiempo y lo que hoy parece un imprescindible, mañana no lo es.

Os dejo con esta preciosa casa y el viernes os cuento una novedad en mi vida, que quizás afecte algo al blog, pero que espero que sea para bien. Nos vemos…

Fotografía: Franko Photo

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Vivienda eco-sostenible

El estudio neoyorquino Grzywinski+Pons se encargó del proyecto de esta vivienda a las afueras de Nueva York. Una casa de campo concebida en un principio como segunda residencia, como refugio para las escapadas de la gran ciudad, pero con la premisa de que en un momento dado, tuviera todas las comodidades y requisitos para convertirse en residencia habitual.

Además de la vivienda principal, el cliente encargó una cabaña o casa de huéspedes separada, con la finalidad de acomodar a sus padres que pasan largas temporadas de visita y también para poder ser alquilada en épocas en la que se encuentra vacía, de tal manera que ayudara a sufragar gastos.

Su particular construcción se debe a dos factores mayormente. El primero, querían una vivienda abierta para disfrutar del entorno pero que a su vez pudiera cerrarse a modo de búnker en los periodos en los que se encontraba desocupada. El segundo factor, la preocupación por crear una casa eco-sostenible, energéticamente eficiente y respetuosa con el medio ambiente.

Está estratégicamente acristalada y revestida en aluminio mate y madera de IPE. Tanto la casa como la cabaña terminaron estando tan bien aisladas que necesitaron instalar un sistema de ventilación para la correcta circulación del aire. Dentro de la misma, también se pensó en otros factores como el ahorro de agua caliente, la calefacción por suelo radiante, inodoros de doble descarga, la iluminación led, los electrodomésticos de alta eficiencia energética e incluso en la utilización de madera cultivada de forma sostenible.

La decoración es sencilla pero efectiva, con algún elemento sorpresa como las llamativas puertas amarillas o la barandilla de la escalera. Es la primera vez que veo tuberías a modo de pasamanos y la idea me parece de lo más original, en este caso además, han dejado una parte en negro y otra pintada de blanco, por lo que aún resalta más. El resto de la casa trasmite calidez gracias a la madera, a las fibras de la lámpara del comedor (supongo que ya la habréis identificado, es de Ikea), a los tonos neutros y colores pastel,… todo un acierto cuando lo que importa una vez más, está en el exterior.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Apartamento en Manhattan

Si os pido que miréis la última imagen (el “antes” de este apartamento en Manhattan), seguro que os impactará el cambio. Un espacio sombrío y anticuado que ha dado paso a otro repleto de luz y serenidad.

La remodelación de la vivienda estuvo a cargo de Best and Company NYC, mientras que el equipo de diseño fue Opus AD. La intención de este proyecto era optimizar el espacio a través de los colores claros, los espacios abiertos y elementos naturales. La casa requirió un gran cambio en la distribución, hablamos de una vivienda cuya construcción databa de los años 50, uno de los retos más difíciles fue convertir el pasillo en un gran solárium.

Los clientes, una joven familia de Florida, compraron esta vivienda de Manhattan y el equipo de diseño Opus AD quiso inspirarse en su antigua forma de vida y en la pasión de su propietario por surfear. A la vivienda la llamaron “la cabaña de surf urbana“. Para conseguir trasladar un poco de Florida a Nueva York, dieron mucha importancia a la luz natural y a dejar que el exterior se colase en el interior. Así, la mitad del apartamento posee ventanales a ambos lados además de contar con la amplia terraza para que la luz estuviera asegurada.

Otra prioridad era su hijo, querían que contara con su propio espacio y para ello diseñaron el dormitorio con área de juegos adyacente. El resto de la vivienda, ya que sólo posee estos dos dormitorios, está concebida para reunirse, hacer vida en familia y el esparcimiento, siempre manteniendo la funcionalidad.

Un requisito más a la hora de la remodelación, fue la limpieza del aire y la calidad del medio ambiente. La casa esta herméticamente sellada, el aire que allí circula es excepcionalmente limpio (una buena idea si vives en una ciudad como Nueva York). Esta sensación de limpieza se refleja además en la decoración, gruesas paredes blancas, muebles modernos de líneas sencillas y limpias, un ambiente minimalista pero cálido a la vez. Calidez aportada por la madera de roble que recorre la vivienda, pero también por la paleta de colores neutros que hacen de esta casa un lugar sereno y acogedor.

Particularmente, la combinación de blancos, beige y madera cada vez me gusta más y si os fijáis (excepto por alguna planta o cuadro), estos son los tonos que se repiten en toda la casa, suelos, muebles, textiles, revestimientos, etc. Lo único que no logro ver es que la vivienda esté inspirada en alguien que le gusta el surf, pero habiendo conseguido un resultado tan bonito, ese pequeño detalle lo pasaré por alto ;-)

Fotografía: Marius Chira

El antes…

Info vía Domino Magazine

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Lim + Lu

Ayer encontraba este piso, obra de los interioristas Vincent Lim y Elaine Lu de Lim + Lu, en la revista Domino (podéis leer en este enlace el reportaje al completo). El caso es que fuera de su indiscutible belleza digna de compartir, me viene muy bien como inspiración para una reforma integral que empezamos esta semana. Mañana mismo voy con la clienta a elegir materiales, revestimientos principalmente, aunque también sanitarios y otros elementos de cocina y baños. Tras la reunión que tuvimos la semana pasada creo que esta casa refleja bien lo que están buscando. Al tratarse de una vivienda abierta donde todo estará a la vista (menos las zonas privadas), todo el suelo irá vestido con anchas lamas de madera en color roble, el clásico que no pasa de moda, menos algunas zonas donde introduciremos hidráulicos, tanto en suelo como en paredes. Ya os iré contando…

La vivienda que hoy nos ocupa es la propia casa de los interioristas, tras mudarse de Nueva York a Hong Kong. Querían un espacio abierto donde la luz no se viera interrumpida, de ahí que sustituyeran los muros por cerramientos de cristal (que a la vez son un guiño a los típicos lofts neoyorquinos). La parte de amueblamiento fue un proceso lento, buscando o diseñado cada pieza según surgía la necesidad. Las paredes blancas son el perfecto telón de fondo para albergar piezas tan especiales como el sofá rosa empolvado con tela de Kavadrat de su propia colecciónMass Series” a la que pertenece también la day-bed, o la mesa de centro llamada Frame, mientras otros como los cojines, son de firmas tan conocidas como HAY. Encontramos muchas más referencias en la casa de diseñadores de renombre como Fritz Hansen, sillas de los Eames, una obra original de Andy Warhol en la cocina, entre otros.

Pero fuera de todas esas referencias de diseñadores de renombre, a mí me ha enamorado la casa en sí. Los colores pastel, los dorados, los cerramientos de hierro y cristal que rompen con todo y hacen que no parezca “ñoña”, su elegancia. Creo que mis partes favoritas son el vestidor y el baño, la combinación del mármol negro que alberga los lavabos con la perfilería y grifería en tono dorado, es espectacular (por cierto el mármol es el mismo que tiene mi madre de toda la vida en el suelo de la cocina de su casa y siempre me ha encantado).

En resumen, supongo que lo que me atrae tanto de esta casa son los contrastes. ¿No os encanta?…

Fotografía: NIRUT BENJABANPOT

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Diego Alejandro Interior Design

Este fin de semana pasado vinieron unos amigos a comer a casa. En el momento de la sobremesa, mientras ella fumaba un cigarrito en el porche cerrado de casa (es el fumadero oficial para los amigos), contemplábamos el chalet de enfrente. Lleva en obras más de un mes, lo están reformando de arriba a abajo. A través de la ventana de uno de los dormitorios se podía distinguir la pintura de la pared, verde Mint. En la planta baja también se puede ver lo que están haciendo, apreciar cuál es la nueva distribución y me atrevería a asegurar el estilo que tendrá en el futuro la casa, sin duda nórdico.

A raíz de esta reforma y mientras mi amiga disfrutaba de su cigarro “post-paella”, le solté un rollo sobre decoración. No me malinterpretéis que a mí el estilo nórdico me gusta un montón, pero la realidad es que ahora lo veo por todas partes, parece como si no existiera nada más, como si fuese casi obligatorio buscar contenido para el blog de esta temática si uno no quiere quedarse sin lectores ¿por qué? Hay todo un mundo ahí fuera lleno de talentos cuyos proyectos nada tienen que ver con este estilo y de los que yo particularmente, soy muy fan.

El de hoy es un ejemplo de esto. Gracias a la Revista AD he conocido los trabajos de Diego Alejandro Interior Design. Me gustó el artículo que publicaron sobre su último proyecto en Florida y me puse a ver el resto. ¡Por fin, algo distinto que me apetecía compartir!

Tras recibir su título como arquitecto en la universidad Piloto en Bogotá, Colombia, comenzó trabajando como arquitecto y diseñador de interiores con Ricardo Montoya Ballén. En 2010 fundó su propio estudio en Nueva York centrándose en el diseño de interiores. Define su estilo como moderno y urbano, sin limitarse a una estética en particular con el fin de conseguir que sus trabajos perduren en el tiempo. Busca la armonía, espacios interesantes y únicos, visualmente bellos.

En la primera parte del post veréis imágenes de su portfolio, me encanta la personalidad que transmiten cada una de estas estanncias. Mezcla de clásicos con piezas contemporáneas, arte, muchas texturas, los colores,… sin duda un díez. Tras ellas, podéis ver parte de su último proyecto en Florida, si pincháis abajo en el enlace, os llevará directamente al artículo de la Revista AD, para no perderos detalle. Que lo disfrutéis…

diego_alejandro_interior_design_1

diego_alejandro_interior_design_2

diego_alejandro_interior_design_3

diego_alejandro_interior_design_4

diego_alejandro_interior_design_5

Un inciso :-) Me chifla esta silla diseñada en 1955 por Rudolf Wolf para Elsrijk Furniture en Holanda y restaurada por el estudio de Diego Alejandro para uno de sus clientes. Queda chulísima con el asiento tapizado en un color distinto al del respaldo, ¿no os parece?

diego_alejandro_interior_design_24

diego_alejandro_interior_design_6

diego_alejandro_interior_design_7

diego_alejandro_interior_design_8

diego_alejandro_interior_design_9

diego_alejandro_interior_design_10

diego_alejandro_interior_design_11

diego_alejandro_interior_design_12

diego_alejandro_interior_design_13

diego_alejandro_interior_design_14

Último proyecto en Florida, visto en AD (pincha aquí para leer el artículo)

diego_alejandro_interior_design_15

diego_alejandro_interior_design_16

diego_alejandro_interior_design_17

diego_alejandro_interior_design_18

diego_alejandro_interior_design_19

diego_alejandro_interior_design_21

diego_alejandro_interior_design_22

diego_alejandro_interior_design_23

Fotos Jorge Gonzalez Photography

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Sheep + Stone

Si me seguís desde hace tiempo sabréis que lo que publico es básicamente lo que me gusta. A día de hoy y después de casi nueve años de blog, todavía no tengo claro mis preferencias decorativas. Sé exactamente aquellas cosas que odio, que nunca me entrarían por los ojos, o con las que no podría convivir, sin embargo no sabría definirme por ningún estilo. Al igual que los proyectos que os enseñaba el miércoles me chiflaban (y eso que eran algo locos y seguramente incomprendidos por muchos), los que os muestro hoy también me encantan, ha sido amor a primera vista, y eso que son diametralmente opuestos.

Sheep + Stone es un estudio de diseño de interiores con sede en Brooklyn. Su equipo creativo está formado por profesionales que vienen del mundo del arte, del diseño, de la arquitectura y de los negocios. Proceden además, de diferentes países: Inglaterra, Canadá y Estados Unidos. Esta mezcla de nacionalidades y de disciplinas artísticas, se reflejan en el estilo de sus viviendas.

El primer proyecto, Primrose House, es una residencia familiar situada en Los Ángeles. Sus propietarios vivían en Nueva York y tras varios años decidieron volver a California. Su deseo era plasmar en la decoración el espíritu de las dos ciudades (podéis leer el amplio reportaje realizado por la Revista AD pinchado aquí).

El segundo proyecto que os muestro, Downtown Duplex, es una vivienda familiar en Brooklyn. Sus propietarios, una pareja sueca, transmitieron al estudio Sheep + Stone la estética que querían conseguir, el espíritu y la simplicidad de lo escandinavo pero añadiendo pinceladas de estilo neoyorquino. Podéis leer más sobre este proyecto aquí.

Por último os enseño Boerum Hill Loft, el refugio de la diseñadora británica Sheena Murphy (también en Brooklyn). Ella quiso mantener el espíritu del barrio donde se sitúa la vivienda, una zona histórica de Nueva York donde la mayoría de edificios son del siglo XIX y se caracterizan por sus famosas fachadas de ladrillo rojo. El reportaje completo podéis leerlo aquí.

Como no os he desarrollado cada proyecto, si os gustan estos interiores tanto como a mí, id a los enlaces y entreteneros un rato con los artículos, realmente merecen la pena. Os dejo con un poco de lectura para el finde :-)

¡¡Feliz fin de semana!!

Primrose House

Sheep_and-Stone_1

Sheep_and-Stone_2

Sheep_and-Stone_3

Sheep_and-Stone_4

Sheep_and-Stone_5

Sheep_and-Stone_6

Sheep_and-Stone_7

Sheep_and-Stone_8

Sheep_and-Stone_9

Sheep_and-Stone_10

Downtown Duplex

Sheep_and-Stone_11

Sheep_and-Stone_12

Sheep_and-Stone_13

Sheep_and-Stone_14

Sheep_and-Stone_15

Sheep_and-Stone_16

Sheep_and-Stone_17

Boerum Hill Loft

Sheep_and-Stone_18

Sheep_and-Stone_19

Sheep_and-Stone_20

Sheep_and-Stone_21

Sheep_and-Stone_22

Sheep_and-Stone_23

Sheep_and-Stone_24

Sheep_and-Stone_25

Sheep_and-Stone_26

Sheep_and-Stone_27

Sheep_and-Stone_28

Sheep_and-Stone_29

Fotografía: Nicole Franzen

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.