La casa de Pablo Picasso

Mas de Notre Dame de Vie, en Mougins (la Costa Azul francesa), fue la última vivienda de Pablo Picasso donde residió y trabajó desde 1961 hasta su muerte en 1973. Su mujer, Jacqueline Roque, siguió viviendo en ella hasta que falleció en 1986 manteniendo la vivienda tal cual estaba cuando vivía su marido. Tras su muerte la casa quedó vacía durante 30 años quedando en muy mal estado hasta que la agencia belga Residence365.com la adquirió. Para su restauración contrataron al famoso interiorista y decorador Axel Vervoordt que se ocupó de devolver a la vida a la majestuosa casa, respetando lo que ya había cuando vivía el pintor, pero dotando a la vivienda de todas las comodidades actuales. Aproximadamente 100 personas trabajaron durante dos años en el proceso de restauración.

La entrada en la planta baja conduce a un amplio y acogedor salón, a la cocina-comedor, un estudio y la galería. En el nivel inferior del jardín hay un segundo salón con chimenea adyacente a una gran sala que conduce a una terraza, a una cocina profesional con electrodomésticos de alta gama y a una bodega con capacidad para 5.000 botellas.

En el primer piso encontramos el dormitorio principal de grandes proporciones e increíbles vistas. Cuenta con vestidor y un lujoso baño. Hay otros cuatro dormitorios más grandes cada uno con sus correspondientes vestidores y baños. A los diferentes pisos se puede acceder bien por ascensor o por una increíble escalera de caracol en piedra.

La casa principal es una construcción del siglo XX que ha sufrido varias remodelaciones, desde una ampliación cuando vivía Picasso, otra en 1995 y las últimas obras realizadas en 2007 y 2010. Como veréis en las imágenes sorprende por su mampostería de piedra tradicional, sus altísimos techos, elementos auténticos con acabados y equipamientos de lujo. En esta finca aislada Picasso encontró el retiro perfecto y la tranquilidad para crear, la casa contenía cientos de pinturas, dibujos, grabados y esculturas. Para poder trabajar sin distracción agregó un estudio con terraza a las 24 habitaciones que por entonces tenía la vivienda.

Hoy día estamos hablando de una propiedad de más de 1.700 metros cuadrados de los cuales, 1.225 pertenecen a la casa principal. Se rodea además de 8 hectáreas de preciosos jardines con pista de tenis profesional, piscina desbordante, una casa en la piscina de 350 metros cuadrados con cocina de verano, gimnasio, spa, hamman, sala de masajes y vestuario, duchas y lavandería. Los jardines también fueron remodelados manteniendo el estilo original de los setenta, cuando vivía Picasso, con zonas de agua, antiguos olivos, escalinatas de piedra, una cabaña en el árbol y varias terrazas.

Por si no fuera suficiente con la casa principal y la de la piscina, hay otra para huéspedes de 250 metros cuadrados y una más para los guardeses de 120.

En resumen, una casa de ensueño en la Costa Azul que saldrá al mercado mediante subasta el 12 de octubre de este año a través de la agencia Residence365.com por el módico precio de 20.200.000 euros. Muy tentador, pero creo que no me llega la pasta ;-)

 

Vía: Residence365.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

Mauricio Fuertes, fotografía de interiores.

Me encanta encontrar fotógrafos que entre sus trabajos incluyan interiores, ya que en buena parte, son los responsables de cómo percibimos los espacios. Detrás de un buen reportaje fotográfico, hay mucho trabajo y no sólo el del propio fotógrafo sino también de estilistas, asistentes, etc.

En el caso de Mauricio Fuertes, un catalán apasionado por la fotografía, ha conseguido llegar a lo más alto después de haber trabajado durante ocho años como operador del mercado internacional de divisas (ojalá yo también lo consiga y pueda dejar algún día el mundo financiero). Sus imágenes son reflejo de su pasión por este arte, una pasión que le ha llevado a viajar y conocer entornos de los que poder enriquecerse, tales como América, Sudeste Asiático, Oriente Medio y Norte de África.

Los últimos cinco años los ha dedicado casi por completo a la fotografía de arquitectura e interiores, con multitud de apariciones en publicaciones del sector. Son ya varios los premios que avalan su trabajo. En la actualidad imparte clases de la especialidad de arquitectura e interiorismo en una de las escuelas más prestigiosas de España.

Como curiosidad, una de sus facetas que nada tiene que ver con la fotografía, es su afición por la escalada, os recomiendo veáis las imágenes en su web, son bastante impactantes.

Espero que todos estos ambientes os sirvan de inspiración. Contaros también que probablemente mañana no me de tiempo a publicar, tengo cita con un nuevo especialista para mi maltrecho cuello (y digo nuevo, porque ya no sé ni los que llevo), a ver si a éste se le ocurre algo mejor que darme pastillas (van dos años y medio con medicación diaria), infiltrarme cosas raras, meterme en mil máquinas y sacarme el dinero para no conseguir nada, ¡desearme suerte!.

Mauricio Fuertes, fotografía de interiores

Mauricio Fuertes, fotografía de interiores

(más…)