Sunwoven Studio

¿Y yo que pensé que lo había visto todo en lo que respecta a telares o tapices de pared? Mi descubrimiento de hoy me recuerda mucho a la técnica de tejido de las mantas de Knitting Noodles (por si no visteis el post en su día, os lo dejo aquí), sin embargo estos son mucho más. Distintos materiales se mezclan para conseguir auténticas obras de arte y como veréis, no son exclusivos para las paredes.

La firma se llama Sunwoven Studio y está regentada por la artista y diseñadora textil Erin Barrett. Todo empezó como un hobby que terminó por transformarse en un negocio que no para de crecer. Tras comprar su rancho de los años 70 y comenzar a decorarlo, surgió su nueva pasión, la decoración de interiores. Ahora dedica sus esfuerzos a llevar color e inspiración a otros hogares, inspiración que se traduce en felicidad para los propietarios de cada una de las piezas que realiza artesanalmente bajo pedido.

Lo mejor de todo es que la cosa no ha quedado ahí, sus creaciones van más allá y la diseñadora amplió su colección con cojines, bolsos, carteras e incluso se atrevió con la moda (chaquetas vaqueras tejidas en la espalda con distintos patrones, originales sí, aunque yo estas las dejo para los valientes).

Sin duda alguna me quedo con los telares de gran formato, como el de la primera imagen, y si el espacio lo permite, bienvenidos sean dos. Sobre un sofá, sobre la chimenea, en el tiro de una escalera (Puff! estoy pensando en lo bien que quedaría en la de mi casa, con la altura que tiene), sobre el cabecero de una cama (o mejor, sustituyendo a este),… en fin que tiene múltiples ubicaciones posibles. Los de tamaño pequeño los identifico más en colores suaves, para habitaciones infantiles por ejemplo, o incluso para zonas de paso como pasillos (y en grupo también quedan muy bien). Por otro lado están los cojines, a los que tampoco les hago ascos, me encantan todos.

Lo mejor que tienen es que se pueden personalizar. Cuenta una clienta en la web, que juntas buscaron los tonos que más se ajustaban a su dormitorio (quería uno para ponerlo sobre la cama), la diseñadora le envió varios bocetos de cómo podría quedar (hay muchas posibilidades en cuanto el diseño), hasta que se pusieron de acuerdo y voilà, el resultado fue ¡clienta feliz!

Os dejo para que echéis un ojo a las imágenes del post y si podéis, entrad también en la web, hay inspiración para dar y tomar.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

La evolución en hogar de La Redoute

Soy compradora habitual de La Redoute desde hace muchos años, fundamentalmente ropa para mis hijas porque al igual que en Vertbaudet, la calidad es muy buena y las prendas de algodón duran eternamente, así que soy bastante fiel a la marca. En alguna ocasión también he comprado textiles para la casa, siempre encuentro algún diseño que me guste (o incluso básicos) y la relación calidad-precio está muy bien.

Hacía tiempo que no entraba en la web, a pesar de recibir casi cada día su newsletter y ofertas. Me ha dado por curiosear la sección de hogar ya que llevo tiempo buscando una nueva funda nórdica y lo que veo en otras firmas no me convence, me he quedado sorprendida de la cantidad de producto nuevo que han incorporado. Antes básicamente se limitaban a textiles para el dormitorio, el baño, cortinas y cojines, pantallas para lámparas,… cosas así y ahora podría decirse que he visto de todo. He ido sacando imágenes de productos que me gustaban pero me he quedado a medio camino, imposible verlo todo.

Desde mobiliario de jardín (conjuntos de comedor, tumbonas, hamacas, divanes en hierro,…), dormitorios completos (camas, mesillas, aparadores, cómodas,…), cualquier pieza que puedas imaginar para el salón (incluidas las más voluminosas como sofás, la mesa, vitrinas, etc.), habitaciones infantiles (literas, escritorios, camas nido,…), iluminación y todo tipo de objetos decorativos. Incluso tienen una imitación más económica pero prácticamente idéntica de estos maceteros que tanto me gustan de West Elm, no sé si acabaré picando. Otra cosa positiva, no se han centrado en un sólo estilo decorativo, aquí hay para todos los gustos (industrial, vintage, minimalista, romántico, natural,…) así que es difícil no toparse con algún producto que te guste.

No os puedo hablar de primera mano sobre la calidad de los muebles, como os he dicho acabo de descubrir tal despliegue de piezas, lo que sí puedo decir es que si siguen los mismos criterios que con la ropa, me hace pensar que serán buenos. ¿Conocíais ya todas estas novedades de La Redoute?

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Bienvenido 2018…

¡Feliz Año a todos! Ya estoy de vuelta después de una semana de navidad frenética y un largo puente para pasar el fin de año en el pueblo donde hemos comido, bebido y disfrutado como se merecía. Ahora estoy aquí escribiendo el primer post del año cuando lo que me pide en cuerpo es meterme en la cama, mi casa ha sido tomada literalmente por los virus (podéis elegir entre gripe o anginas, tenemos de todo). Pensar que aún quedan tres días más de intensidad navideña me pone los pelos de punta, sí, sí, tres. Mañana hacemos una cena Pre-Reyes con unos amigos de la familia (esto es una tradición); si sobrevivimos, el viernes toca cabalgata y el sábado Reyes. Mi marido y yo además, rematamos el domingo con un entrenamiento intensivo corriendo por montaña para preparar un trail al que nos hemos inscrito para finales de mes (que para él no es mucho, está más que acostumbrado, pero yo sí empiezo el año con la carrera más larga y técnica que he hecho hasta la fecha, así que habrá que entrenar), en fin…

Cambiando de tema, como os dije antes de desaparecer estos días, ha sido el cumpleaños de Decofeelings. Mi primer post lo escribí el 30 de diciembre de 2008 (una fecha algo extraña para un primer post, pero para todo siempre hay un comienzo). Sigo sin creerme que lleve nueve años al pie del cañón, porque aunque mucha gente piensa que detrás de esto hay más de una persona (sobre todo aquellos que me contactan de prensa o de alguna firma), soy sola la que dirige este barco y creedme que después de tantos años, cada vez se hace más difícil. Cuántas veces he llegado a pensar en tirar la toalla, no lo hago porque el blog es como un hijo al que ves crecer, al que adoras aunque a veces te sobrepase; pero la realidad es que hoy en día es tanta la competencia que me planteo si después de tantos años sigo aportando cosas de valor. Espero que sí.

Vuelvo a cambiar de tercio para contaros que si os apetecía conocer mis propósitos para este nuevo curso, os diré que hace bastante tiempo que no los hago. Ponerse metas y objetivos creo que está bien, siempre que sean realistas, pero yo que soy demasiado soñadora y con el plus perfeccionista, este método no me funciona bien es más, a veces me frustra. Prefiero ir alegrándome de las cosas que consigo en cada momento, pero dejándome llevar. No hago listas, no me impongo cosas que sé que no voy a cumplir, sólo intento dar lo mejor de mí, sonreír a mis aciertos e intentar aprender de mis errores.

Por último como ya sabéis que odio el frío, he querido comenzar el año con la mirada puesta en la primavera – verano. No penséis que es pronto que en cuanto terminen las Navidades os encontraréis con los biquinis y toallas en los escaparates :-). Así que ahí va una pequeña representación del nuevo catálogo SS2018 de la firma sueca Affari. Es una pequeña parte de lo que podéis encontrar en sus más de trescientas páginas, aquellas cosas que tanto me gustan, piezas naturales, hierro, velas, preciosos textiles, objetos de decoración, servicios de mesa, complementos para el baño, y un largo etcétera todo ello aderezado con bien de vegetación. Con imágenes así da gusto empezar el año, ahora sólo falta que llegue el calorcito…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

La primera colección de Justina Blakeney para niños…

¿Quién no conoce ya a Justina Blakeney? Hace un año os hablaba de ella en este post. Si hay algo que defina a esta mujer es su fuerza, su pasión por el color, las mezclas casi imposibles de texturas, huye siempre de ambientes monótonos y crea espacios llenos de vida, quizás para algunos sean abrumadores, a otros nos divierten. Su firma The Jungalowviene Jungla o “jungle”, de ahí sus sellos de identidad: los animales, las plantas que siempre incluye en sus proyectos (tanto naturales como en los estampados), la combinación de piezas de estilo mid-century con otras artesanales, todo para crear espacios desenfadados y siempre con su filosofía “Don’t be boring” (no seas aburrido).

Con lo explosiva que es ella, decorativamente hablando, ya estaba tardando en crear su primera colección infantil porque si hay alguien que se preste a disfrutar con este tipo de diseños son los niños ¿no creéis? Dibujos y colores que estimulan su imaginación, les hacen soñar y les transportan a otros mundos.

Igual al ver las imágenes podáis pensar ¡puff, demasiado para mi hijo/a! pero no tenemos por qué llegar al extremo y llenar la habitación con miles de colores y plantas, pensad en los productos por separado para conseguir dar el toque de alegría sin necesidad de convertir la habitación en una “feria” :-)

A mí particularmente los estampados en edredones, sábanas, alfombras u otros complementos textiles, que por cierto están hechos a mano, me parecen maravillosos (como siempre en su justa medida). Y qué deciros de las plantas, son un acierto seguro las coloques donde las coloques (olvidad ese mito de que nos roban el oxigeno por la noche, que por tener un poco de verde en nuestra habitación no moriremos, prometido).

Todos estos artículos infantiles aún no se encuentran en la web de Justina, pero se pueden adquirir en la página de Pottery Barn Kids. Que me decís ¿os atrevéis con esta explosión de color en la habitación de vuestros hijos?

¡Feliz fin de semana!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Ideas para decorar la cocina con estilo

La cocina es uno de los lugares de la casa en el que más tiempo pasamos. En el desayuno, en la comida o en la cena, la cocina es un espacio especial, porque además de nutrirnos, en ella compartimos momentos especiales: ya sea con la familia, con los amigos, etc. Por ello, con el paso de los años, la decoración ha llegado a este lugar para hacerlo más nuestro, más personalizado, y mostrarnos todo el abanico de posibilidades que nos ofrece, como presenta Textura.

La decoración de una cocina engloba todo: desde cuadros que colgarán de sus paredes, hasta los pequeños detalles de los muebles o los artículos textiles. A continuación, os presentamos algunos de los complementos más auténticos, disponibles en Textura, que convertirán a este espacio de la casa en un rincón personal y único:

  • Mantelería: es sin duda uno de los elementos más visibles dentro de nuestra cocina, sobre todo si celebramos una comida en grupo. El color es uno de los elementos clave a la hora de elegir una mantelería. Deberemos tener en cuenta tanto la gama de colores de la propia cocina como la idea que queremos trasmitir. Colores como el negro pueden darle a nuestro mantel un toque muy elegante, incluso seductor. Otros como los naranjas o los rojos, le darán un toque divertido, ideal si hay niños. Tienen un tratamiento especial que retarda la absorción de la mancha en el tejido. Pueden limpiarse simplemente con un trapo húmedo o directamente en la lavadora. Además de ser muy práctico, su tacto y aspecto tejido le aportan un acabado de calidad.
  • Delantales: esta pieza puede ir a juego con la mantelería o bien podemos optar por algo completamente diferente, rompiendo por completo con el resto. Los precios son variados de acuerdo con el tipo de tela con el que están fabricados y el estilo.
  • Trapos y paños: a pesar de ser un artículo hecho para ser manchado, lo cierto es que los paños pueden darle a nuestra cocina un toque especial. Para ello, tendremos que tener en cuenta el color de nuestros muebles y/o del resto de la mantelería.
  • Agarradores y manoplas: pieza indispensable para los “cocinitas”, a la hora de elegir un agarrador deberemos tener en cuenta el material con el que está hecho. A juego, podremos incluir una manopla.
  • Individuales: son particularmente cómodos para casas en las que cada miembro tiene horarios diferentes o en las que la familia es de pequeño tamaño, ya que permiten hacer uso de los manteles solo en ocasiones especiales o tener que lavarnos con menos frecuencia.
  • Bandeja: si eres de los que adora comer delante del televisor, una bandeja es más que necesaria en tu cocina. Además, puedes usarla de decoración o para servir el café a tus invitados.
  • Servilletas: junto con los manteles, las servilletas son uno de los objetos que más personalidad le da nuestra mesa. Puedes combinar colores y prints para crear mesas con mucho arte y estilo.
  • Cojines: aunque hay gente que prefiere no utilizar cojines en las sillas de la cocina, debido a que se manchan con facilidad, en el mercado encontramos todo tipo de materiales y colores que reducen esos inconvenientes y hacen de esta pieza un objeto interesante. Además, será el complemento ideal para pasar horas delante de un café, charlando, con la máxima comodidad.

Estos son sólo algunos de los complementos que darán luz y color a tu cocina. Su elección dependerá de tus gustos y del estilo que quieras darle.

Imagen Portada: Textura

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Viveca Palma

Este post se lo dedico a mi amiga Ruth de Línea-R, ya os he hablado de ella en un par de ocasiones (aquí y aquí). En el último post os conté que se había trasladado a vivir a Palma de Mallorca la primavera pasada. Desde entonces cada día muestra en sus redes los rincones más bonitos de la isla y a mí me parece lo más, me transporta. Como creo que es una muestra de generosidad, he decidido compartir con ella y también con vosotros, cada tienda de la isla pitiusa que encuentre por la red y merezca la pena. Esta es mi propuesta de hoy Ruth: Viveca Palma (y no me vengas ahora con que ya has estado, que me chafas el post ;-)). Por cierto acabo de leer el comentario que me dejaste en el post que escribí el lunes, me has emocionado, eres un amor.

Y voy con la tienda, por si no tienes planes el fin de semana (aunque lo dudo) y te apetece dar una vuelta por allí. Si lo haces por favor quiero un Stories.

En Viveca Palma vais a encontrar una mezcla de antigüedades del siglo XVIII, con mobiliario vintage, también nórdico de los años 30 y 60, mesas de Campiña Francesa, piezas icónicas de Mogensen y Wegner, telas de la Tribu Massai, textiles, cerámicas, vajillas mantelerías, jarrones y productos handmade. Cada pieza y cada detalle, busca crear espacios con personalidad cuidando los pequeños detalles.

El proyecto Viveca nace de una familia con más de 25 años de experiencia en el mundo de la decoración e interiorismo. Tras ella se encuentran sus propietarios Íñigo Güell y su mujer Ingrid Iturralde junto con sus hijas, Carla y Camila, que además del suministro de muebles, textiles, arte, menaje, etc. (los que se encuentran en la tienda y también los que hacen a medida), se ocupan de realizar el proyecto integral de interiorismo y paisajismo, todo para hacer realidad la casa de tus sueños. Y ¿dónde? en la C/ San Feliu, 17 Local 19 de Palma de Mallorca.

Según iba viendo las imágenes más me gustaba la tienda, son piezas de toda la vida con personalidad y que cuentan historias. Hasta la vieja puerta de tablones azules ha llamado mi atención, sólo con verla sé que el contenido es fiel reflejo de ella y que por tanto me gustará.

Lo dicho Ruth, si vas por allí haz uno de tus vídeos chulos, así apreciaremos mejor las piezas. Ojalá algún día me pueda escapar por Mallorca y poder visitar este tipo de tiendas juntas.

¡Feliz fin de semana!

La vuelta al cole

Hola a todos, ¿qué tal vuestras vacaciones? Seguramente para muchos son ya un recuerdo lejano, otros ni siquiera las habréis disfrutado aún y la gran mayoría estamos recién aterrizados. Yo llegué el domingo pasado pero no he querido empezar con los post hasta hoy porque tengo muchas cosas acumuladas. Aunque tenía buenas intenciones de trabajar algo durante el verano al final no he hecho nada, me lleve el portátil con muy buena fe pero la realidad es que lo abrí sólo un día, lo justo y necesario para realizar una pequeña colaboración que surgió en agosto. El portátil lo volví a cerrar y no quise saber nada de él hasta que llegué a Madrid. Ahora tengo pendiente lo que dejé antes de verano más lo que ha surgido nuevo, pero como se suele decir ” que me quiten lo bailado”, las vacaciones están para disfrutar. Yo he dejado buena parte de las mías plasmadas en las redes, así que si tenéis curiosidad podéis ver mi mes de agosto en Instagram, Facebook o Twitter.

No tenía muy claro con qué tipo de post empezar, ya he comenzado a recibir novedades de otoño pero me resisto a dejar pasar la estación que más me gusta, el verano. Así que os traigo este hotel parisino que me ha dejado fascinada y ya de paso, tanto si no habéis disfrutado de vuestras vacaciones o estáis pensando en una futura escapada, el Henriette París os puede servir como opción.

Con 32 habitaciones, todas ellas diferentes, ofrece una mezcla de estilos tan diversos que pocas veces había visto algo tan impactante. Tan pronto te encuentras piezas mid-century, como otras de estilo nórdico o habitaciones más minimalistas, también una avalancha de texturas diferentes en textiles: cojines, alfombras, plaids, nórdicos, etc., y mucha diversidad en las paredes, unas con sorprendentes e impactantes papeles pintados y en otros casos con distintas técnicas de pintura. Al final en un mismo hotel podemos disfrutar tanto de estancias absolutamente elegantes (véase la primera imagen) mientras otras habitaciones son de corte más sencillo, pero todas tienen su aquél.

Y no me olvido de otro de sus grandes atractivos, el patio trasero de corte vintage, con sus preciosos conjuntos de sillas y mesas de hierro envejecido, rodeados por vegetación, un oasis en el centro de la ciudad.

Hoy os traigo un montón de imágenes porque el lugar lo merece de verdad, pero en la web podéis ver todavía más. Hay más papeles pintados por ver, preciosas luminarias, los baños (que no los he puesto porque en este caso me parecían menos representativos) y otros rincones que seguro os sorprenderán.

¡Feliz fin de semana!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.