Un bungalow en el campo…

Quizás últimamente se me ve un poco el plumero con el tipo de casas que publico, el campo o el mar siempre son los protagonistas. Mi subconsciente claramente me está pidiendo vacaciones y desconexión. Creo que parte de la culpa es lo poco que hemos ido este año los fines de semana al pueblo, estoy ansiosa por disfrutar de mis amados pinares sorianos y por qué no decirlo, también de mi semana en Portugal (aunque para esto último queda mucho más).

Pues aquí os traigo otra de esas casas de campo que tanto me gustan. Tengo que hacerme mirar también mi obsesión por las grandes islas de cocina, para lo que no tengo explicación :-)

Se trata de un proyecto de Larson and Paul Architects. La vivienda era un pequeño y oscuro bungalow de 1940, el arquitecto sustituyó los antiguos porches construyendo tres ampliaciones a los lados, uno contiene la nueva cocina, otro un porche cubierto que sirve como entrada principal y un tercero que contiene el dormitorio en la primera planta y el salón debajo, dejando una de las cuatro paredes en cristal para poder admirar las vistas al estanque.

Del diseño de interiores se encargó Selina van der Gest, su misión era restar frialdad a una casa dominada por el color blanco, el negro y marrón (presente en muchos muebles). Para ello utilizó kilims turcos, agregó puertas correderas de granero en el despacho y en el baño principal dando a la vivienda un toque “country-industrial”, también puso herrajes de hierro forjado en todas las puertas interiores, entre otras cosas.

La propietaria de la vivienda desde su infancia había convivido con piezas icónicas que atesoraba su abuela, como un sofá de Knoll, la mesa de Saarinen con sus sillas Tulip, un sillón de los Eames,… Y aún no perteneciendo al mundo de la decoración, nunca perdió el interés por el diseño moderno de mediados de siglo acumulando una gran colección de piezas de artistas como Hans Wegner, Isamu Noguchi o George Nelson. Tenía que buscar un lugar donde todo ello pudiera brillar con luz propia y tenía claro que no sería en un piso de Manhattan, necesitaba un escenario a la altura de las circunstancias. El otro motivo era rodearse de naturaleza, escapar de la gran ciudad de Nueva York y poder disfrutar del campo.

Si queréis leer el reportaje completo con la historia de la vivienda y su propietaria, podéis hacerlo pinchando en este enlace del New York Times.

Como veréis la casa no tiene desperdicio, quizás os pase como a mí y cuando lleguéis a la isla de la cocina soltéis un suspiro…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Lujo bohemio…

El miércoles publiqué dos casas de campo en California, hoy he decidido no moverme de estado y enseñaros otra pero de un estilo muy diferente, en la revista Domino Magazine la definen como “Luxe Bohemian” (o lujo bohemio), descubriréis por qué. Su situación suele ser sinónimo de lujo, está ubicada en Trousdale Estates, un exclusivo barrio en Beverly Hills (Los Ángeles), tan exclusivo que es lugar de residencia de muchos famosos como Jessica Alba, Nicole Kidman, Adriana Lima, Britney Spears o Eddie Murphy, entre otros.

Lo que me gusta de esta vivienda es que poco se parece a las grandes mansiones que acostumbro a ver en internet asociadas al “famoseo” donde la ostentación es lo único que cuenta. Detesto ese tipo de casas, lo siento, sigo pensando que el dinero no hace el buen gusto.

Este es el primer hogar de una pareja de recién casados (¡qué suerte tienen algunos!). Fue construida en origen por el arquitecto Richard Dorman para Beberly Garlan (actriz y empresaria), y renovada posteriormente en 2012 por el arquitecto Padraic Cassidy. El encargado del proyecto de diseño interior fue Veneer Design. Se inspiró en varias cosas, en la belleza natural del Barrio “Laurel Canyon” y en la cultura bohemia asociada a este, un barrio emblemático por ser emplazamiento del movimiento hippie en la historia de la música, también en el glamur de Sunset Boulevard, en la industria del entretenimiento (donde trabajan los propietarios) y en la arquitectura clásica de la vivienda.

Así, en la casa conviven elementos y piezas icónicas, como la famosa Lounge Chair de los Eames, la gran mesa Tulip del comedor de Saarinen (mi favorita, ya sabéis),  coronada por una lámpara Sputnik, la Silla Butterfly o BKF, etc. con otras de corte más boho, como las alfombras vintage y por supuesto, no podía faltar arte moderno.

En resumen: lujo sí, pero bien entendido. A mí esta casa me encanta.

¡¡Feliz fin de semana!!

verneer_design_1

verneer_design_2

verneer_design_3

verneer_design_4

verneer_design_5

verneer_design_6

verneer_design_7

verneer_design_8

verneer_design_9

verneer_design_10

verneer_design_11

verneer_design_12

verneer_design_13

verneer_design_14

verneer_design_15

verneer_design_16

verneer_design_17

verneer_design_18

verneer_design_19

verneer_design_20

verneer_design_21

verneer_design_22

verneer_design_23

verneer_design_24

verneer_design_25

Photography: Amy Bartlam

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Diseño al alcance de todos…

Hoy quería hablaros de las sillas, piezas clave en decoración y a mi parecer algo complicadas de elegir, la variedad es inmensa y son muchas las que me atraen. He cerrado el círculo a unos cuantos iconos del diseño, diría que son de los más conocidos, porque me interesa saber vuestra opinión, si os dieran a elegir entre una silla Acapulco, una Bertoia, la DSW, una Panton, la RAR o la Tolix ¿con cuál os quedaríais? Difícil verdad…

Para mí cada una de estas sillas me trasmite algo: la Acapulco “buen rollo”, aunque queda fenomenal en interiores la asocio mucho a exteriores (jardines, terrazas, porches,…) básicamente me recuerda al verano. De la Bertoia me gusta mucho su diseño (aunque pongo algo más en duda su comodidad), quizá me inclinaría por las que llevan tapizado el asiento para que no se nos quede el “culillo cuadriculado” (o si es invierno, vestirla con una alfombrita de pelo amorosa). La DSW reconozco que la he probado y comodísima, su acabado hace que sea muy fácil de mantener, la hay en mil colores y las patas también pueden ser de madera o metálicas, a pesar de sus bondades le pongo un pero… quizás la he visto demasiado y me he saturado un poco. Qué decir de la Panton, siempre quise tener una (o varias), las negras son mis favoritas, sus curvas son arquitectura pura. Con la RAR me pasa un poco lo mismo que con la DSW, exceso de imágenes en mi retina, la asocio claramente con habitaciones infantiles (debe ser porque soy madre y me parece una buena opción para mecer a un bebé). Por último la Tolix, con esta silla me viene a la mente un loft neoyorquino quizás por su dureza, me fascina combinada con mesas de madera porque consiguen suavizarla.

Aquí lo difícil es elegir porque a veces el diseño no es tan caro como parece, en SuperStudio ahora están de rebajas y tenéis todas estas sillas de diseño y muchas más a precios increíbles. Las infantiles por poco más de 20€ y las que os he comentado a partir de 40€ ¿increíble, no?

Como yo no podría decantarme por una u otra, creo que las mezclaría todas en torno a una mesa, aunque claro también tendría que añadir una Thonet, una Whisbone, una Serie 7 y una Ant de Arne Jacobsen, una Ghost, la Tulip de Saarinen,… y muchas otras más, total que mi mesa tendría que medir muchos metros para albergar tanto diseño bonito. Si os gusta el tema de mezclar pero no sabéis bien cómo hacerlo os doy unos “tips”: si elegís distintas sillas con una misma tonalidad el resultado será más discreto (sin perder la originalidad), si sois de los valientes apostad por poner una de cada color (trasmitirá alegría y dinamismo), para los más conservadores, podéis simplemente poner distintos diseños en la cabecera de la mesa (en caso de que esta sea rectangular), e incluso el mismo modelo pero con distintas tapicerías, posibilidades hay mil… Os dejo al final un ejemplo de mezcla, todas distintas pero en el mismo color.

Y vosotros ¿tenéis alguna favorita?…

¡Feliz fin de semana!

Acapulco_1

Acapulco_2

Silla Acapulco en SuperStudio.com

Bertoia_1

Bertoia_2

Silla Bertoia de Harry Bertoia en SuperStudio.com

DWR_1

DWR_2

Silla DSW de Charles & Ray Eames en SuperStudio.com

panton_1

panton_2

Silla Panton de Verner Panton SuperStudio.com

RAR_1

RAR_2

Silla RAR Rocking Chair de Charles & Ray Eames en SuperStudio.com

Tolix_1

Tolix_2

Silla Tolix A de Xavier Pauchard en SuperStudio.com

mecla_sillas

Imágenes de Producto: SuperStudio. Imágenes de inspiración: mis paneles de Pinterest

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Inspírate con esta casa de Toronto, Canadá

Sobre un lienzo blanco, la madera se encarga de dar abrigo a los grandes ambientes de esta acogedora casa de Toronto, Canadá.

Me llama la atención, y es algo que llevo viendo últimamente en decoraciones de distintas casas, una gran mezcla de sillas, todas ellas con nombre propio, a destacar la silla Panton que junto con la mesa Tulip forman un gran conjunto para el jardín, algo que también me ha sorprendido ya que nunca las había visto en estancias de exterior, siempre en comedores y cocinas, y sin embargo sus materiales hacen que sean perfectos para soportar las inclemencias del tiempo (sin olvidar que esta casa está en Canadá, donde su climatología es dura).

Otro elemento decorativo interesante es la chimenea, que se encuentra en mitad de un panel de madera y que si no fuera por los troncos que se acumulan de manera ordenada a un lado de la misma, pasaría completamente inadvertida.

Y por último, ¿qué me decís del baño? y más concretamente de la bañera, creo que es de las más bonitas que he visto nunca.

(más…)