Colección SS2017 Habitat

Ya tenía ganas de mostraros la nueva colección Primavera-Verano 2017 de Habitat. Como cada año el Dossier de Prensa viene cargado de imágenes, hay tantos productos que los he tenido que reagrupar como si del catálogo se tratase o de lo contrario el post hubiera quedado eterno.

Para esta temporada Habitat se ha inspirado en los viajes. Empezamos por el estilo bohemio de la isla de Formentera. Colores suaves, maderas naturales y la artesanía local están presentes en cada pieza. También las técnicas de doodlings (del término inglés “doodle” que significa “garabato”) y del mandala, que propician la meditación. Los encontraremos tanto en el arte de vestir la mesa como en multitud de textiles.

Seguimos por los jardines de Majorelle, qué bonitos recuerdos me trae de mi viaje a Marruecos. Esta colección está bañada por los propios colores del jardín, tonalidades profundas e intensas donde el azul y el amarillo son protagonistas, así como los cactus que inundan este exuberante jardín.

La colección termina su andadura en el África Subsahariana, con estampados inspirados en tejidos emblemáticos cocidos como “Wax”. El procedimiento de impresión del tejido africano wax se basa en el uso de la cera que permite un trabajo con reserva  (el color no se aplica en toda la superficie sino que algunas partes se reservan para dejarlas blancas o en el tono original del tejido). Inspirándose en esta técnica, el Estudio de Diseño crea estampados que por un juego de superposición de impresiones, recuerdan a los tradicionales pareos de las mujeres africanas.

Parece que este año Habitat ha hecho una colección basada en mis debilidades. La parte bohemia de la isla de Formentera (el mar, los colores suaves, la artesanía y las maderas naturales) son muy “yo”; Marruecos, pura energía y paraíso de color (espero volver algún día); y por último África, por la que siento una total atracción hacía su cultura, que se refleja en sus piezas, estampados y texturas inigualables. No podrían haber elegido mejores destinos para hacernos viajar a través de esta nueva colección.

Os paso a presentar una gran parte de los productos que he reagrupado por menaje, decoración, cojines y textil, alfombras, accesorios para el baño, exterior, mobiliario e iluminación. Estoy segura de que sabréis reconocer el destino sobre el que se inspira cada objeto.

Nos lo han puesto difícil tanto para elegir como para no comprar. ¡Me gusta todo!…

Imágenes Prensa: @smartdeco

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Zoco Home

Hay tiendas de las que te enamoras nada más verlas, más aún cuando te traen recuerdos o te hacen revivir momentos felices. Zoco Home me traslada de un plumazo a dos de los sitios más bonitos a los que he viajado, Marruecos y Finlandia. Viendo las imágenes no os sorprenderá el primer destino, pero quizás no entendáis qué pinta un país nórdico en esta historia. Pues es que la firma es de allí, su filosofía por ello es mezclar el estilo marroquí pero sin apartarse de la Escandinavia más blanca ¿conseguido, no?

En ella podemos encontrar desde los típicos pufs marroquíes, alfombras tanto Beni Ourain como de origen bereber, textiles, accesorios para la cocina, bandejas vintage, iluminación, cestos, babuchas, sombrillas, preciosos azulejos, y un largo etcétera. Todos los productos están realizados artesanalmente, con una historia detrás que contar (tal y como citan muchas de las imágenes: “There´s a story in every thing I Zoco Home”).

A pesar de encontrarse en Finlandia, tienen venta online con envíos a cualquier parte del mundo. Pero atentos los Malagueños, porque en Mijas tenéis una Concep Store (Carretera de Mijas 3.6km. 29650 Mijas). Estoy por pedirle a mi hermana, que veranea allí, que me traiga algún detalle el próximo verano.

Por cierto ahora que está tan de moda lo de tener un negocio + una mascota (porque no nos vamos a engañar, como gancho de marketing funciona, a todos nos enternece ver a un animalito ejerciendo de modelo en una sesión de fotos junto a las bonitas piezas de una firma), en este caso también sucede. Mirad la última imagen y descubrid el adorable perrito mascota de Zoco Home metido en uno de sus capazos, se llama Cabo y es para comérselo.

¡¡Feliz fin de semana!!

zoco_home_1

zoco_home_2

zoco_home_3

zoco_home_4

zoco_home_5

zoco_home_6

zoco_home_7

zoco_home_8

zoco_home_9

zoco_home_10

zoco_home_11

zoco_home_12

zoco_home_13

zoco_home_14

zoco_home_15

zoco_home_16

zoco_home_17

zoco_home_18

zoco_home_19

zoco_home_20

zoco_home_21

zoco_home_22

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Sukhi, artesanía bajo tus pies…

Os quiero presentar una de esas firmas que tanto me gustan, ya conocéis mi debilidad por los productos hechos a mano, hoy vamos a poner artesanía y abrigo bajo nuestros pies. Sukhi significa “Feliz” en nepalí, se trata de una empresa social dedicada a la venta de alfombras de diseño de alta calidad. Cada pieza es una hermosa obra de arte única ya que está hecha a mano por artesanas de Nepal, Turquía y Marruecos así como por artesanos de la India, con materiales totalmente naturales. Y es única además porque son personalizables, te dan la opción de elegir el tamaño, la forma, el diseño y los colores de cada alfombra, lo que quiere decir que no encontrarás la misma pieza en la casa del vecino :-) Otra gran ventaja son sus precios, al trabajar sin intermediarios sus costes se reducen, así que son mucho más bajos de lo que podríais pensar.

Comprar en Sukhi además es sinónimo de obra social, la empresa posibilita a los artesanos y artesanas de Nepal, India, Turquía y Marruecos cobrar aproximadamente 2-3 veces el salario promedio del país. Los fabricantes trabajan desde la comodidad de su hogar y los sueldos que reciben les permite cuidar de sus hijos y que éstos puedan ir a la escuela. Al final del post podéis ver un vídeo sobre el impacto de la firma en la vida de las artesanas en Nepal.

Os he puesto un par de imágenes de cada una de sus colecciones, desde las tan ansiadas Beni Ouarin, a las elegantes alfombras patchwork o las versátiles de bolas, fieltro o lana, os aconsejo que os metáis en la web para ver cuántas posibilidades ofrece cada uno de estos modelos, son infinitas. ¿Seríais capaces de elegir? yo creo tener dos favoritas, aunque cuesta decidir porque todas son espectaculares ¿Con este frío no os apetece un poco de abrigo bajo vuestros los pies?…

sukhi_0

sukhi_1

sukhi_2

sukhi_3

sukhi_4

sukhi_5

sukhi_6

sukhi_7

sukhi_8

sukhi_9

sukhi_10

sukhi_11

sukhi_12

sukhi_13

sukhi_14

sukhi_15

sukhi_16

sukhi_17

sukhi_18

sukhi_19

sukhi_20

Haz Click aquí para ver el vídeo

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Con la mente en Marruecos…

Hoy tengo la mente en el viaje que hice a Marruecos hace tiempo (podéis leer el post aquí), aquel que gané en un concurso y me permitió pasar unos días en el precioso Riad Abracadabra. Aunque lo recuerdo con mucho cariño, esta vez tengo un sabor agridulce. ¿Recordáis estas bailarinas que me traje? el único capricho que me di, pues son las culpables de que ahora sufra un esguince en el pie. Su suela es tan fina que literalmente patinas con ellas, me sucedió en una escalera, así que os podéis imaginar… La verdad es que en aquel momento sólo pensaba en el ridículo que había hecho, me levanté tan digna pero tras dos días de dolor, esta mañana me he ido de cabeza al fisio, sólo espero recuperarme para este fin de semana, me voy de viaje con mis amigas y me gustaría disfrutarlo a tope.

Así que con la cabeza puesta en Marruecos os traigo ambientes que nos trasladan inmediatamente a ese país. No soy de las que apuesta por un “total look” basado en esta decoración, más bien prefiero piezas sueltas que me recuerden a ella, sus lámparas y farolillos, la cerámica, los cojines o pufs y cómo no, para mí y para muchos, la pieza estrella, una buena alfombra Beni Ouarain no tiene competencia.

Os dejo con un montón de inspiración y me voy a poner la pierna en alto, que aún no lo he hecho y es prescripción médica :-)

Moroccan_Inspiration_30

Moroccan_Inspiration_1

Moroccan_Inspiration_2

Moroccan_Inspiration_3

Moroccan_Inspiration_4

Moroccan_Inspiration_5

Moroccan_Inspiration_6

Moroccan_Inspiration_7

Moroccan_Inspiration_8

Moroccan_Inspiration_9

Moroccan_Inspiration_10

Moroccan_Inspiration_11

Moroccan_Inspiration_12

Moroccan_Inspiration_13

Moroccan_Inspiration_14

Moroccan_Inspiration_15

Moroccan_Inspiration_16

Moroccan_Inspiration_17

Moroccan_Inspiration_18
Moroccan_Inspiration_19

Moroccan_Inspiration_20

Moroccan_Inspiration_21

Moroccan_Inspiration_22

Moroccan_Inspiration_23

Moroccan_Inspiration_24

Moroccan_Inspiration_25

Moroccan_Inspiration_26

Moroccan_Inspiration_27

Moroccan_Inspiration_28

Moroccan_Inspiration_29

Imágenes mi Panel de Pinterest: Moroccan Inspiration
Imagen portada: fabric.com

 

Anouk De Gruyter

Desde primavera estoy metida en un proyecto para decorar un salón, puede parecer mucho tiempo pero si el cliente no tiene prisa, minimizas el riesgo de arrepentirte por una mala compra. Los muebles están hechos a medida, así que eso también justifica la espera. Ya sólo me queda un último detalle, llenar de cojines su espléndida chaise longue.

¿Os podéis creer que algo que a priori no parece tan importante, está resultando ser un mundo? El caso que es que debo tener “ojos de rica” porque todo lo que me gusta y me encaja en ese salón no es nada barato. Si se tratase de un sólo cojín de 300€, quizás podemos sopesar el capricho, pero cuando necesitas un mínimo de seis, a varios tamaños, el presupuesto se dispara. Siempre cabe la opción de ir a grandes almacenes y comprar por 20€ montones de ellos (que los hay y muy bonitos), pero quizás para eso no se necesita la ayuda de un profesional, o en este caso, de una “bloguera entendidilla” :-)

Pues bien, en mi búsqueda he encontrado unos de la firma De Gruyter, absolutamente espectaculares, que cuadran a la perfección con lo que ando buscando, pero no son nada baratos. No obstante hay un por qué, su procedencia (Uzbekistán, Marruecos, India, Bolivia,..,) y sus telas, como la típica seda de los saris, avalan dicho coste.

Una vez en la web, ya sabéis que yo no me resisto a enredar en ella y me encuentro otras piezas preciosas traídas de distintas partes del mundo y también dos proyectos increíbles. Ahí va como primera imagen la de la cocina, creo que tiene mucho, mucho, pero que mucho, rollo… ¡Qué lo disfrutéis!

Piso en Madrid
degruyter_1

degruyter_2

degruyter_3

degruyter_4

degruyter_5

degruyter_6

degruyter_7

degruyter_8

degruyter_9

Casa en Sotogrande

degruyter_10

degruyter_11

degruyter_12

degruyter_13

degruyter_14

degruyter_15

degruyter_16

Photos by Maria Primo de Rivera

degruyter_17

degruyter_18

degruyter_19

degruyter_20

degruyter_21

degruyter_22

degruyter_23

degruyter_24

degruyter_25

degruyter_26

degruyter_27

degruyter_28

degruyter_29

degruyter_30

  • Recordad que hasta mañana por la noche sigue el sorteo de “La tapicería en casa“. Os lo dejo en este link que pertenece al post del vienes pasado donde lo explicaba (https://decofeelings.com/2015/09/04/sorteo-la-tapiceria-en-casa/) , no perdáis la oportunidad de llevaros unos de estos tres magníficos ejemplares a casa llenos de inspiración y tutoriales. ¡Suerte!

    La_Tapicera_en_Casa_1

Mi viaje a Marrakech

Si recordáis hace tiempo gané un concurso para blogueros cuyo premio era una estancia de fin de semana en el Riad Abracadabra, hoy os traigo la crónica de ese bonito viaje que sin duda me gustaría repetir. Inés, propietaria del Riad, nos dio tantas recomendaciones para visitar que fue imposible hacerlo todo en dos días, así que ya tengo excusa para volver.

Vais a ver un montón de imágenes (creo que he puesto unas 50) con comentarios junto a ellas, me voy a tener que acostumbrar a quitarme la vergüenza de salir en fotos, pero me sería imposible documentar este post de otra manera.

Nada más llegar a Marrakech, a eso de las 11:00 de la noche y sin cenar, nos sucedió la primera anécdota (divertida ahora que lo pienso, aunque no tanto en el momento). Inés me comentó que podíamos disponer de un servicio de chófer que nos llevara al Riad, dada la hora de llegada, era lo más prudente. En el aeropuerto encontramos unas cuantas personas portando el cartel correspondiente a su Riad, dispuestos a transportar a sus clientes. Mi marido se aproximó a uno de ellos cuyo cartel tenía el nombre de nuestro Riad pero con dos letras cambiadas, a mí no me sonaba el logo, pero todo fue tan rápido que nos subimos con él a la furgoneta. Veinte minutos después llegamos a un destino que no era el nuestro, tuvimos que regresar al aeropuerto (a pesar del cabreo de chófer que quería dejarnos tirados en medio de la ciudad). Ya en el aeropuerto y tras pagarle diez euros al buen hombre, encontramos a nuestro conductor que seguía esperando pacientemente, el otro pobre, había perdido a sus clientes (imaginamos que cogieron un taxi).

El sábado y el domingo fueron días de turismo, de mucho andar. Nos pateamos el zoco y la Plaza Jemaa el Fna, esta plaza es como el centro neurálgico de todo, puedes sentarte en una terraza y sencillamente dejar pasar las horas viendo todo lo que allí se cuece, de día y también de noche; encantadores de serpientes, vendedores de todo lo que podáis imaginar, tatuadoras de Jena, saltimbanquis,… no en vano es Patrimonio Oral e inmaterial de la humanidad y no la plaza en sí, sino todo lo que ocurre en ella.

En las imágenes iréis viendo nuestros recorridos. Es imposible compartir todo en un post, pero os diré que merece la pena ir, para mí fue un choque fuerte de culturas, me gustó pasear por sus infinitos laberintos de calles, el zoco, el Riad Abracadabra (comodísimo y de trato excelente, por cierto, con el mejor desayuno que he tomado en un hotel).

Ojalá podamos volver algún día. Gracias Inés, Bruno y al resto del personal, ¡un diez!

Marrakech_50

Marrakech_1

Desayuno en la terraza del Riad, no perdáis detalle: fruta, zumo de naranja natural, panecillos, bollería, café, embutido,…  y todo servido en tu mesa.

Marrakech_2

Marrakech_3

Marrakech_4

Marrakech_5

Marrakech_26

Marrakech_6

Marrakech_43

Marrakech_44

Marrakech_23

Marrakech_27

Marrakech_24

Marrakech_25

A patear…

Marrakech_11

Marrakech_12

Marrakech_13

Me hubiera llevado todas las lámparas, son espectaculares, pero no cabían en la maleta :-)

Marrakech_14

Marrakech_15

El zoco…

Marrakech_16

Marrakech_17

Marrakech_18

Marrakech_19

Rincones bonitos…

Marrakech_20

Marrakech_21

Hora de comer…

Marrakech_22

Marrakech_7

Marrakech_8

Marrakech_9

Marrakech_10

Marrakech_28

Marrakech_30

Marrakech_32

Marrakech_33

Marrakech_34

Marrakech_35

Marrakech_36

Marrakech_37

Marrakech_38

Marrakech_39

Marrakech_40

Marrakech_41

En la plaza otra vez…

Marrakech_42

Y de nuevo en el zoco…

Marrakech_45

Ganas de estrenar mis bailarinas cuando llegue el buen tiempo, me encantan…

Marrakech_48

Marrakech_46

Marrakech_47

Mi último té a la menta…

Marrakech_49

Riad Abracadabra & Abracadabra Store

En mi familia siempre hacen un chascarrillo sobre mí, dicen que recuerdo hasta el día en que nací. Realmente no es para tanto, pero reconozco que soy capaz de recordar de manera selectiva ciertas cosas, incluso de mi más tierna infancia. A estas alturas de mi vida, a punto de cumplir los cuarenta y dos, creo que muchos de mis recuerdos vienen asociados a un olor.

Dejando a un lado mi niñez, uno de los mejores recuerdos que tengo es mi luna de miel. Es obvio que el significado de este viaje tiene mucho que ver, pero os aseguro que si le preguntarais a mi marido sin que yo estuviera presente sobre algo especial de ese viaje, os hablaría sin lugar a dudas del olor del hotel. Tanto es así que trajimos la esencia en un bote, sí, la vendían, y todavía después de 12 años no hay más que abrirlo para transportarte a aquel lugar.

Cuando imagino destinos a los que me gustaría viajar, busco la misma sensación que nos dejó aquel hotel. Sin haber ido jamás a Marruecos, si pienso en este país, mi mente se llena de color y mi pituitaria puede percibir el rico olor de las especias. Aquí va mi próximo destino, número uno en mi lista de “deseos viajeros”, Abracadabra Riad en Marrakech.

Inés y Bruno, dos catalanes, compraron y transformaron un antiguo palacete perteneciente a una familia aristocrática marroquí y lo convirtieron en un precioso Riad. Para la restauración utilizaron materiales autóctonos como el cemento pulido artesanal o el barro cocido, guardando así su esencia pero adaptándolo a las comodidades que a todo viajero le gusta encontrar. En torno a un patio central se distribuyen las habitaciones, cada una diferente, aunque con los mismos acabados: suelos de dess, originales tabiques de tadelakt, alfombras bereberes y ventanas con rejas mozárabes. Como colofón, una terraza multiusos en la azotea, desde donde se puede saborear un buen desayuno, darse un baño o tomar el sol, hasta disfrutar del té o un cóctel al atardecer ¿se puede pedir más?… Sí, sí se puede, mientras esperamos a materializar este viaje, ¿qué tal unas compras en su tienda Abracadabra Store? yo ya elegí mi pieza, una de sus lámparas de techo tiene que ser mía ;-)

El Riad

Abracadabra Store